El practicante Mo Zhikui en condición crítica en la prisión de Hulan, su madre apela desesperadamente por su liberación

El Sr. Mo Zhikui fue condenado a 12 años de cárcel en septiembre de 2013 por su creencia en Falun Gong. Al visitarlo solo una vez el 8 de enero de 2014, su familia descubrió que el Sr. Mo había contraído tuberculosis y tosía sangre. Sin embargo las autoridades penitenciarias de Hulan negaron la solicitud de la familia de dejarlo en libertad condicional por motivos médicos.

Además de esta visita, todos los demás intentos por parte de la familia de visitar al Sr. Mo han sido negados por las autoridades de la prisión de Hulan. Afirman que es porque el Sr. Mo se niega a usar el uniforme de recluso.
El Sr. Mo, residente del condado de Yilan, provincia de Heilongjiang, comenzó a practicar Falun Gong en 1997 y su salud mejoró como resultado de seguir los ejercicios y los principios morales en su vida cotidiana. Él solía sufrir de edema pulmonar y tosía sangre durante todo el día. Estos síntomas desaparecieron por completo en solo cuatro meses de practicar Falun Gong.

Antes de su encarcelamiento, El Sr. Mo se hacía cargo de su madre de 89 años de edad, un hijo con discapacidad congénita y una nieta que sufre de una enfermedad cutánea.

Le negaron la visita familiar
A finales de febrero de 2014, la esposa del Sr. Mo y su hija intentaron visitarlo nuevamente. Las autoridades de la prisión no sólo negaron la petición sino que también han intentado conseguir que lo presionaran a renunciar a su creencia.

Un mes más tarde, su familia volvió a intentar visitarlo pero solo pudieron dar vueltas entre los diferentes departamentos y oficinas.

El Sr. Mo dijo a su familia por teléfono que su condición había empeorado y el hospital de la cárcel realizó tres exámenes de rayos X. El Sr. Mo también mencionó que sus piernas estaban entumecidas y que se caía al caminar.

Su familia pidió entonces ver los resultados de los tres rayos X pero el director del hospital de la prisión les dijo: "nuestro hospital tiene pocos equipos por lo que sólo tenemos el diagnóstico de la tuberculosis pero no sé el grado. Él necesita seguir con el diagnóstico en un hospital externo".

Las autoridades de la prisión le dijeron a la familia de Mo que podía ser diagnosticado en un hospital externo con la condición de que paguen todos los gastos y que el Sr. Mo debe estar de acuerdo en vestir el uniforme penitenciario y estar esposado durante su tratamiento médico. Además, tampoco podría hablar durante el proceso. Cuando el Sr. Mo se negó a estas condiciones, las autoridades de la prisión no permitieron el traslado para continuar el tratamiento.

A continuación se muestra una carta de apelación que la madre del Sr. Mo envió a las autoridades.

Dejen que mi hijo vuelva a casa
Soy la madre de Mo Zhikui y tengo 89 años de edad. Ha pasado más de un año desde que mi hijo fue secuestrado. Estoy muy preocupada por su seguridad.

Me estuve preguntando, por qué la policía arrestó a mi hijo sin haber hecho nada ilegal. Solo por practicar Falun Gong y tratar de ser una buena persona, ha sido condenado a 12 años y está sufriendo malos tratos en la prisión de Hulan.

Desde que mi hijo fue detenido, nuestra familia de cuatro generaciones, antes de ser alegre y feliz, no ha tenido ni un solo día de consuelo y de paz. La policía saqueó nuestro hogar y preguntaron: "quién es dueño de la casa cuyo nombre está en la escritura de la propiedad", el comité del barrio amenazaba a mi nuera. También fueron a la guardería a preguntar dónde vivía mi nieta. Cada vez que oigo que alguien llama a la puerta mi corazón palpita y me tiembla todo el cuerpo de miedo.

Mi hijo ha sido detenido un total de ocho veces y ha sufrido muchos abusos. Le golpearon salvajemente y lo insultaron. Ahora sufre de tuberculosis, tose con sangre y experimenta entumecimiento en las piernas hasta la ingle. Este es el resultado directo de los malos tratos en la cárcel.

Mi nuera, nieta, nieto y yerno, nunca pudieron visitarlo después de viajar a la cárcel para verlo.

Uno de mis nietos tiene una discapacidad congénita y mi nieta sufre de una enfermedad de la piel. Su tratamiento es muy costoso. Sin mi hijo para que nos apoye, mi familia lucha por salir adelante. Cada día estoy deseando que mi hijo regrese a casa.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2014/4/20/被非法判刑十二年-莫志奎在呼兰监狱被迫害致重病-290289.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2014/5/2/428.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.