Dueño de una panadería brutalmente torturado en un Centro de Detención: "Pensé que no volvería a casa vivo"

La esposa del Sr. Wang no podía creer que el hombre que tenía de pie frente suya era su marido. Una vez sano y fuerte, ahora estaba demacrado, jorobado y estaba cojeando.

En los primeros tres días después que el Sr. Wang Haijin volviera a casa, no dijo nada sobre lo que le había pasado durante los últimos tres meses que estuvo en el centro de detención.

Cuando su esposa le preguntó, él sólo le dijo: "no pensé que volvería vivo a casa".

El Sr. Wang en la inauguración de su panadería El Sr. Wang después de su puesta en libertad

Este hombre de 1, 77m de altura, perdió 27 kilos estando en el centro de detención, pesando sólo 63 kilos cuando fue puesto en libertad. A menudo vomitaba después de comer, incluso, si sólo bebía agua. Su esposa sospechó que los guardias le habían drogado cuando ellos le alimentaban a la fuerza.

Incluso un mes después de regresar a casa, el Sr. Wang no podía dormir por las noches. Él seguía reviviendo cuando fue torturado durante sus 90 días de detención. Cuando estaba acostado en su cama para descansar, sus extremidades se estrechaban involuntariamente hacia los lados, como si le estuvieran practicando la alimentación forzada. Incapaz de comer o dormir bien, él seguía estando muy débil.

Cuando sonaba el teléfono, se asustaba y se ponía nervioso, preocupado que pudiera ser la policía. Alentado por su esposa y otros miembros de la familia, él gradualmente abrió su corazón y les contó toda la historia.

Alimentación Forzada
El Sr. Wang Haijin del Condado de Funing en Qinhuangdao, fue arrestado por su creencia en Falun Gong el 22 de abril en su panadería y fue llevado al Centro de Detención del Condado de Funing. Durante los 90 días que estuvo detenido allí, fue alimentado a la fuerza, salvajemente golpeado, abusado sexualmente y obligado a hacer trabajos forzados. Los primeros días en el centro de detención, se negó a vestir el uniforme de recluso. Tres presos lo golpearon y le rompieron sus dientes delanteros. Finalmente le pusieron a la fuerza el uniforme y se lo llevaron a la celda.

Ilustración de método de tortura: Alimentación forzada


El guardia Zhang Qiang del centro de detención le hizo hacer trabajos manuales antes de que se hubiera recuperado de su huelga de hambre y seguían incrementando su cuota de trabajo.

El 13 de mayo, un mes después de su detención, Chen Yingli y Chen Dedong de la División de Seguridad Doméstica de Funing le interrogaron en el centro de detención.

El Sr. Wang hizo una huelga de hambre de nuevo para protestar el interrogatorio. Guardias y reclusos se lo llevaron a una celda vacía y lo alimentaron a la fuerza. Varios reclusos sujetaban sus brazos y piernas, mientras que otro recluso cubría su boca, rompiendo uno de sus dientes en el proceso. Un médico le insertó un tubo grueso a través de su nariz hasta el estómago.

Sangre brotaba de su nariz y boca. Incluso el médico no pudo soportar esta escena espantosa y vomitó.

Mantuvieron el tubo en su nariz durante días. Los reclusos le alimentaban a la fuerza cada día durante ese tiempo, causándole un dolor insoportable.

Paliza y Abuso Sexual
Los guardias encerraron al Sr. Wang con Yan Wei, un preso en su "lecho de muerte". Yan golpeaba al Sr. Wang con sus esposas, por lo que sus manos se hincharon gravemente.

Reconstrucción de método de tortura: El lecho de muerte

Reconstrucción método de tortura: Paliza


El 21 de mayo, cinco reclusos le torturaron después de que la mayoría de los guardias se hubieran ido a casa, intentando obligar a abandonar su huelga de hambre. Li Long, el cabecilla de los presos, ordenó al preso Gao Naichang que pellizcara el pene del Sr. Wang. Li dijo que los guardias le habían mandado que no le dejaran heridas visibles.

Su salud deteriorada debido a trabajos forzados
A principios de junio, los guardias empezaron a obligar al Sr. Wang que hiciera trabajos manuales. Su tarea era de hacer 2.000 vasos de papel por día. Si él no podía terminar su cuota, los guardias le hacían limpiar los lavabos o le obligaban a estar parado en un lugar toda la noche.

La mayoría de los reclusos hacen de 2.000 a 4.000 vasos a diario. El centro de detención nunca proporcionó alimentos suficientes para los trabajadores a pesar de la fuerte carga de trabajo.

Debido al agotamiento y la desnutrición, el latido del corazón del Sr. Wang se fue acelerando y tenía dificultad para respirar. Su cuerpo comenzó a hincharse. Se sentía muy débil y perdió el apetito.

A mediados de julio, el Sr. Wang pidió ver a un médico. Del centro de detención le ignoraron porque él no podía pagarse el tratamiento. Le dieron unas pastillas y continuaron obligándole a trabajar.

Su salud se deterioró en pocos días. Sus piernas se hincharon bastante y él no podía comer ni dormir. Otra vez preguntó ir al hospital y los guardias finalmente le llevaron el 15 de julio. Fue diagnosticado con insuficiencia cardiaca y fue admitido en el hospital.

En Libertad Bajo Fianza
Chen Yingli, el jefe de la División de Seguridad Nacional, fue a casa del Sr. Wang la tarde del 21 de julio y le contó a sus familiares que la policía iba a liberarlo bajo fianza.

Su familia fue con Chen a la comisaría de Niutouya para llenar el papeleo. Pagaron 2.000 yuanes para sacarlo bajo fianza. Se llevaron al Sr. Wang a casa esa misma noche.

Antes de irse, Chen Yingli les seguía diciendo que ellos no habían acabado con él y que si su caso fuera presentado a la fiscalía, el Sr. Wang tendría que comparecer ante el tribunal.

Niegan Visitas Familiares
Cuando el Sr. Wang estaba detenido, su esposa fue al centro de detención varias veces a visitarlo. Pero cada vez se lo negaron. Yang Kejun, el jefe del centro de detención, no paraba de decirle que al Sr. Wang le iba bien.

Debido a los esfuerzos de su esposa en rescatarle, ella y sus dos hijas eran constantemente acosadas por las autoridades.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2014/8/4/90天非人摧残-“没想到还能活着回来"-295579.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2014/8/29/2745.html

* * *

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.