Yue Fei: símbolo perdurable de lealtad en la historia china

Yue Fei (1103-1142) es uno de los generales más famosos de China. Nacido a finales de la dinastía Song del Norte, fue conocido no sólo por sus éxitos militares, sino también por sus altos estándares éticos, es un símbolo perdurable de lealtad en la historia china.

General Yue Fei, un símbolo perdurable de lealtad en la historia china.

La infancia de Yue Fei está lejos de ser perfecta. No podía pagar la escuela debido a la pobreza, sin embargo, su intenso deseo de aprender impresionó a un viejo artista marcial que luego lo tomó como alumno de forma gratuita. Yue Fei no defraudó a su maestro.

Con su gran diligencia y gratitud, resultó ser su alumno favorito, tanto en las artes literarias como las marciales. Como Yue Fei estaba acercándose a la mayoría de edad, su maestro le dio un regalo llamado ballesta "armadura divina" en reconocimiento a sus destacadas habilidades en el tiro con arco. Cuando su maestro falleció, Yue Fei estuvo de luto riguroso. Mantuvo con él la ballesta "armadura divina" durante toda su vida.

Yue Fei comenzó su carrera militar cuando China fue invadida desde el norte por los Jurchens alrededor de 1125. La corte imperial tenía desesperada necesidad de guerreros capaces, sin embargo, Yue Fei enfrentó un dilema: por un lado quería luchar contra los invasores y defender a su país, y por otro también quería quedarse y cuidar a su anciana madre.

Desgarrado entre la competencia de las virtudes chinas de lealtad y piedad filial, no sabía qué hacer. Para animarlo, su madre le pidió quitarse la parte superior de su ropa y luego le tatuó cuatro caracteres chinos en su espalda: jing zhong guo bao — "servir lealmente al país". Ahora era capaz de cumplir tanto con el deseo de su madre como el de su servicio al país, Yue Fei rápidamente fue a la batalla. Regresó a su ciudad natal, para cuidar a su madre después de la disolución del ejército en el cual sirvió. Él saludaba a su madre todos los días y cocinaba la medicina de hierba para ella.

En 1127, los Jurchens atacaron Kaifeng, la capital de Song del norte, llevándose prisionero al emperador, su padre, y cientos de funcionarios de Palacio. El hermano menor del emperador escapó, cruzando el río Yangtze y estableció el gobierno Song del Sur.

En el mismo año, Yue Fei se unió a las fuerzas de Song del Sur y se convirtió en un oficial militar. De 1128 a 1133, sufrieron muchas derrotas en las batallas contra Jurchens, sin embargo, Yue Fei fue invicto y se convirtió en un símbolo nacional de esperanza en tiempos difíciles.

Asumió el mando de una fuerza grande, Yue Fei era estricto con sus soldados y les prohibía aprovecharse de gente común en las ciudades por donde pasaban. Su ejército fue renombrado como el ejército de Yue de "no saqueos, incluso si se morían de hambre; no saqueos, aunque estuvieran congelados hasta la muerte".

Además de la estricta disciplina, Yue Fei era también famoso por proteger y cuidar a sus soldados. En las batallas, demostró gran valentía a su ejército liderando cargos en el frente. En el campo de batalla cuando sus soldados se enfermaban, él personalmente les administraba la medicina. Si morían en batalla, ayudaba a sus familias. Cuando recibía recompensas de la corte imperial, las compartía con sus soldados.

No sólo a sus soldados, también fue conocido por proteger a los civiles. Varios años después de que la nueva Dinastía Song del Sur fuera establecida, fue enviado para reprimir un levantamiento, lo hizo, pero después de aplastar la rebelión, el emperador le ordenó ejecutar a todos en la ciudad. Yue Fei vaciló, pidiendo reiteradamente que las vidas de los ciudadanos ordinarios se salvarán, convenció al emperador para ejecutar únicamente los que habían instigado la revuelta. Los habitantes de la ciudad estaban muy agradecidos con Yue Fei por salvar sus vidas.

En 1133, el emperador le hizo entrega de una bandera que decía: "La más alta lealtad de Yue Fei", celebrando su devoción por el bienestar de las personas, como el del trono.

De 1134 a 1140, Yue Fei puso en marcha la ofensiva y recuperó muchos territorios ocupados en el sur del río Yangtze. Su ejército se convirtió en la principal fuerza de gobierno Song del Sur y fue reconocido por su valentía. Una vez, cuando unos 300 soldados del ejército de Yue dirigido por un oficial de repente encontraron las tropas de élite Juchen de 6.000 soldados y caballería de otros 1.000, sin entrar en pánico lucharon ferozmente hasta su última gota de sangre. Ninguno de ellos sobrevivió a la batalla, pero Juchen sufrió una pérdida de casi 1.000 soldados.

Poco después de esta batalla, 800 soldados dirigidos por el hijo de Yue Fei de 22 años derrotaron a más de 100.000 soldados de Jurchen, obligándolos a huir. Cuando las fuerzas de apoyo llegaron, encontraron a los soldados sobrevivientes del ejército de Yue bañados en sangre, desde sus cascos, armaduras, lanzas hasta sus caballos. El general al frente del ejército Jurchens dijo: "Es más fácil mover una montaña que vencer al ejército de Yue" con un profundo suspiro.

Pero el intento de Yue Fei para recuperar todo el territorio perdido y su logro provocó celos entre varios funcionarios cercanos al emperador. Encabezado por el ministro Qin Hui abogando para sellar un acuerdo de paz con Jurchens, dijeron al emperador que, lejos de la capital, Yue Fei podría llegar a ser demasiado poderoso y peligroso.

En 1141 justo después de derrotar al ejército Jurchens cerca de Kaifeng y la preparación para la recuperación de la antigua capital, Yue Fei fue obligado a regresar al palacio, dejando las zonas que había asegurado ser re-conquistadas por los ejércitos enemigos. Se dice que Yue Fei comentó, "Diez años de esfuerzo destruidos en un instante".

Desafortunadamente, los problemas de Yue Fei no terminaron con su regreso al palacio. Fue despojado de su poder y un año más tarde, un magistrado controlado por Qin Hui lo condenó a muerte con cargos fabricados.

Yue Fei tenía 39 años de edad cuando murió. Una vez dijo célebremente "Un país podrá disfrutar de la paz cuando los funcionarios no sean seducidos por el dinero y los militares no tengan miedo a sacrificar sus vidas luchando por el país". Por desgracia, el emperador de la dinastía Song del Sur no pudo entender esto.

* * *

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.