Por qué Falun Dafa lo es todo para mí

Antes de encontrar a Falun Dafa, o mejor dicho, antes de que el Dafa del Shifu Li Hongzhi me recogiera, mi vida estuvo en un estado casi de extinción final en calidad de ser humano.

A pesar de haber sido responsable como esposo, empleado, padre, abuelo y sobre todo dedicado a mis obligaciones en general, queriendo ser digno en todo, de haber entregado todo lo mejor de mí a quien fue mi esposa, tanto en el aspecto económico como emotivo, de pronto me encontré en un mar de incógnitas, pesares, incoherencias; había perdido todo cuanto construí a través de mi vida; lo entregué todo además de mis cuidados, respeto y protección a la mujer que pasó a ser parte de mis días.

Después de 36 años de casado, cierto día, me encontré solo, enfermo, sin trabajo y sin nadie en mi vida; pues también había perdido absolutamente todo cuanto pude acumular a través de mis años de trabajo, incluyendo una porción que me quedaba de una herencia que recibí después de la muerte de mi padre (antes de casarme), además de bienes raíces. Una forzada pelea de divorcio, sin que ni siquiera pudiera defenderme, porque quien debió haber sido mi abogada, extrajo de mí todo cuanto pudo a su favor de mi ex esposa, porque era su mejor amiga y representó a mi ex cónyuge.

De la noche a la mañana, me encontré sin esposa, hijos, nietos, familiares, amigos, conocidos; me habían aislado como si hubiera llevado en mí algo que contaminara a los demás; ni siquiera fui escuchado por la persona que me atendió cuando acudí a una iglesia deseando encontrar a alguien con quien conversar. Allí fue cuando comprendí el por qué hay muchos que se quitan la vida y pude darme cuenta que el valor material como: dinero, bienes raíces, comodidades y enseres, no significan absolutamente nada en la vida del ser humano. Para mí, eso fue un descubrimiento y debido a ese dolor que tenía, caminando triste en un parque, encontré un árbol muy particular que pasó a ser mi amigo, aunque sé que no podía hablar, sentí en él un confidente en quien depositar todo mi dolor, pesares, angustias y esos deseos inmensos de reconquistar esa paz y bienestar que de pronto habían desaparecido.

Cierto día, caminando alrededor de un lago en Raleigh, Carolina del Norte, encontré meditando con sus piernas cruzadas a un practicante de Falun Dafa, su cara expresaba serenidad, paz, sentimientos de bondad, esos que había perdido y, gracias a este buen practicante, encontré el sendero de reconciliación para conmigo mismo. Aprendí los ejercicios de Falun Gong, me ofreció el libro "Zhuan Falun" y desde el primer momento encontré en esta práctica la bondad que jamás pude obtener y a continuación voy a describir el por qué Falun Dafa, también llamado Falun Gong pasó a ser todo en mi vida.

Por qué Falun Dafa es y será todo para mí
Porque a través de sus enseñanzas aprendí que el camino a seguir es la de contemplarme hacia adentro con una mirada imparcial y allí logré hallar las faltas que cometí a través de mi vida, para tratar de repararlas.

Porque pude mirarme tal cual soy, con defectos, apegos, miserias humanas y detectar el por qué a mi vida llegaron tantas y tantas miserias que lastimaron mi alma, quizás, por no haber aprendido a sentir compasión por quienes me hicieron daño.

Porque pude hacer consciencia que todo dolor es el reflejo kármico que he venido acarreando a través de mis vidas; que todo lo sufrido simplemente es una porción pequeña del mal que acumulé, quién sabe por cuántos años de vidas.

Porque a través de sus enseñanzas he podido encontrar lo pequeñito que soy y que mi verdadera valía nunca estará en el aspecto material, sino en lo que ahora puedo hacer para conquistar una vida de bondad para ser compartida con quienes me rodean; liberándome de apegos, nociones humanas que menguaron mi entendimiento y de la magnificencia que hoy encuentro en Dafa.

Porque al poder cultivarme, el sufrimiento físico de enfermedad quedó atrás, después de haber sido sanado por la magnificencia de Shifu. Comenzó a enderezarse mi columna vertebral que por décadas la tuve distorsionada, igual que retornó a su sitio original mi mandíbula que por 48 años estaba dislocada; desaparecieron mis problemas de próstata que por mucho tiempo me causaron molestias diarias, igual que esos cálculos renales que me hacían orinar sangre con dolores insoportables; inclusive se me enderezó el tendón contrahecho de mi meñique izquierdo que lo tuve desde que nací; dejé de usar lentes trifocales y en mí, desapareció toda molestia y anormalidad física.

Porque he llegado a sentir compasión por todos cuantos me ofendieron, denigrando mi moral y haciéndome aparecer como alguien despreciable y degradante.

Porque a pesar de haber cometido muchos errores a comienzos de mi cultivación, debido a eso, fui despreciado, humillado entre practicantes y públicamente; me sentí al borde de abandonar la práctica que engrandece mi alma y aunque siento no haber sido el practicante diligente que anhelo ser; tal vez la magnificencia de nuestro Shifu sintió más compasión por mí y se apiadó, permitiéndome que continuara buscando la forma de recuperar esos días cuando sentí que volvía a retoñar mi mirada, porque siento que no supe atesorar esa Divina bondad que se comparte con todos sus discípulos.

Porque cierto día, estuve por morir asfixiado y tan sólo dando las gracias por haber conocido a Dafa, volví a respirar sin dificultad y normalmente.

Porque en mis momentos duros, por difíciles que hayan sido, siempre he tenido la protección de Shifu y Dafa y los problemas se me han solucionado. A comienzos de 2014 en una visita a mi país de origen, me encontré sin dinero y sin documentos debido a un robo; y lo que para muchos habría sido algo muy difícil de solucionar, mi problema fue resuelto gracias al taxista a quien le hablé de Dafa y las dificultades que atravesaba en esos momentos; él solucionó mis necesidades a través de un contacto conocido por este señor y lo que no pude solucionarlo en casi tres semanas, fueron resueltos en menos de una hora.

Porque en otra ocasión, de pronto no pude inclinarme; el dolor era intenso en la parte inferior de mi espalda, no podía vestirme y desvestirme, ni caminar sin la ayuda de un andador, ni mantenerme sentado, ni de pie, ni acostado porque el dolor era intenso y aunque estuve en contra de ser atendido por algún doctor, mi familia quiso saber de mi problema, que para mí, se debió al karma, quizá por no haber sido diligente en el estudio y práctica del Fa.

Porque cuando fui atendido por un traumatólogo, encontró, después de un par de rayos X, que mi situación necesitaba de atención médica ya que mi quinta vértebra lumbar oprimía el nervio contra la parte del hueso de mi cadera. Ese Dr. no podía solucionar mi problema y dijo que lo tendría por largo tiempo. Por supuesto que rechacé ser atendido por un médico. Les hablé de Dafa, de los milagros obtenidos a través de la práctica y él, junto a sus enfermeras, pudieron constatar que en menos de dos semanas pude volver casi a mi estado normal. Todos quienes trabajan en ese lugar lo consideraron algo completamente milagroso y me solicitaron información sobre Dafa.

Porque en medio de aquellos días, llegaron a visitarme un par de compañeras del grupo de práctica y después de enviar pensamientos de rectitud, sin que haya podido moverme sin la ayuda del andador, de inmediato pude caminar sin apoyarme en él.

Porque aunque no podía inclinarme para hacer el cuarto ejercicio en la práctica de grupo, me forcé a inclinarme poco a poco y en el tercer set logré completar el ejercicio en forma normal y desde ese entonces hasta hoy, no he necesitado absolutamente de nada y ahora mi vida es normal.

Porque he logrado alejarme del aspecto afectivo que no me permitía vivir sin ese enojo inmenso que sentí debido a todos los agravios, maltrato, injusticias y traiciones que me habían hecho.

Porque he logrado sumergirme en las enseñanzas de Dafa y en las virtudes que alcanzamos cuando en nuestro ser, hemos logrado digerir que únicamente los principios universales de "Verdad-Benevolencia-Tolerancia" son los que nos permiten ver que los practicantes de Dafa nos cultivamos en medio de la gente común, pero que jamás debemos comportarnos como ellos.

Porque he logrado perdonar a quienes me han ofendido y porque aún sigo en esa lucha de abandonar todos esos pensamientos que un día, a más no poder, me sentí con animadversión y sentimientos negativos para con aquellas personas.

Porque aunque me sigan denigrando y enviando sentimientos negativos, para aquellas personas tan sólo siento benevolencia y los deseos inmensos de que algún día puedan elevarse y conocer Dafa.

Porque dentro de mí he encontrado que: de todo cuanto me llega, le doy las gracias a Shifu; lo bueno me da alegría, lo malo me hace crecer, porque siempre en mi interior, busco mejorar mi ser.

Porque he podido contemplar, que la vida que tenemos es para vivirla en bien, despojándonos de apegos, apartándonos del mal y destruyendo el karma, hasta que nuestra esencia pueda retornar a su estado de pureza original.

Deseo de corazón que todos los Dafa dizi podamos encontrarnos unidos en un solo cuerpo, sin que interese el nivel de cultivación que cada uno hayamos alcanzado; que luchemos por eliminar toda brecha que nos impide mirarnos con bondad y que en un solo cuerpo, luchemos usando nuestros pensamientos rectos, para que en conjunto podamos extirpar aquello perverso del PCCh en China y en el mundo, hasta que un día, quizá no lejano, logremos llegar al corazón de todos los seres conscientes, dándoles a conocer la magnificencia que Dafa encierra y de la salvación que alcanzaremos cuando hayamos logrado eliminar todos los apegos, nociones humanas y el terrible karma que aún no nos permite sentirnos libres, en paz y sin enojos, porque en el sendero de cultivación, a veces nos creamos brechas que no nos han permitido propagar el Fa, esclarecer la verdad y salvar a seres conscientes, tal como nos solicita nuestro magnánimo Shifu.

Espero rectificar todo mal comportamiento que tal vez ocasionó discordia en medio de compañeros practicantes, que todos podamos entregarnos a sentir que únicamente somos discípulos de Dafa y que busquemos atraer a esos seres conscientes que se iniciaron en el Fa y que luego se apartaron por falta de nuestra compasión.

Entrego todo lo mejor que haya en mí para únicamente cultivarme en Dafa y sentirme acreedor a la salvación que el magnánimo Shifu nos brinda. Tal vez no lo merezca, ni sea merecedor de todo cuanto he recibido, pero desde lo más sano e íntimo de mi esencia, únicamente espero alcanzar la transparencia más alta que me permita abandonar este mundo y si no soy merecedor de ingresar al Paraíso Falun, al menos pueda llegar al seno de mi hogar original, mi verdadero ser.

Gracias magnánimo Shifu por la salvación que me prodigas, permitidme continuar hasta el momento en que se haya purificado mi esencia a su más alto grado de pureza, para poder asistirte a salvar a más seres conscientes, dándoles a conocer de tu misericordiosa magnánima bondad dentro y fuera de este, nuestro mundo actual.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.