Compasión y crueldad: antiguo refugio judío y una notoria prisión en la misma calle de Shanghai

Hay dos lugares destacables en Changyang Road en Tilanqiao, en el distrito de Hongkou de Shanghai: El Museo de refugiados judíos de Shanghai, que era un refugio seguro para los judíos durante la segunda guerra mundial; y la prisión de Tilanqiao, famosa por perseguir a los practicantes de Falun Gong.

Shanghai abrió sus puertas a los judíos que estaban bajo la amenaza de ser asesinado por los Nazis durante la segunda guerra mundial. Más de 20.000 judíos escaparon del Holocausto huyendo a Shanghai y encontraron refugio en Tilanqiao. La Historia registra la compasión del pueblo chino. El ex Ohel Moshe es ahora el Museo de los refugiados judíos de Shangai.

Museo de refugiados judíos

Sin embargo, en la misma calle de este refugio, se encuentra la prisión de Tilanqiao de Shanghai, donde los practicantes de Falun Gong están siendo perseguidos. Debido a la ubicación de la cárcel, para los residentes de Shanghai, "Tilanqiao" es un apodo para la prisión.

Desde 1999 la prisión de Tilanqiao es notoria por perseguir a los practicantes inocentes de Falun Gong. Como otras prisiones y campos de trabajo en China, los funcionarios de la prisión Tilanqiao llevan a cabo la política de persecución genocida de Jiang Zemin de "Arruinar su reputación, quebrarlos financieramente y destruirlos físicamente" y "golpear hasta la muerte [a los practicantes de Falun Gong] contará como un suicidio".

Debido al bloqueo de internet en China, no es posible tener una cuenta precisa del número de practicantes que hayan muerto en la Prisión de Tilanqiao o las cuentas de tortura a las que hayan sido sometidos. Sin embargo, se sabe que los practicantes de Falun Gong aún siguen detenidos en la prisión de Tilanqiao.

La prisión de Tilanquiao en Shanghai

En la misma ciudad y en la misma calle, por una parte hay: un asilo para víctimas de crímenes genocidas por los nazis y por otra parte, una prisión que lleva a cabo una política genocida del partido comunista chino (PCCh). Un contraste agudo en el camino de Changyang: compasión de un lado y maldad por otro.

Los Nazis, que participaron en la persecución de los judíos, fueron juzgados y condenados después de la guerra, incluyendo enfermeras y guardias. En 2013, Hans Lipschis de 93 años, quien fue deportado de los Estados Unidos por mentir sobre su pasado Nazi, fue detenido por las autoridades alemanas con las acusaciones, de que él sirvió como guardia en el campo de exterminio en Auschwitz.

El castigo del cielo puede parecer lento, pero es seguro. Según la ley del cielo el bien está recompensado y el mal, será castigado. Tenemos esperanza de que aquellos que hayan participado en la persecución de Falun Gong dejen de hacerlo de inmediato, para compensar el daño que hayan causado y de esa manera conseguir un lugar seguro para refugiarse.

* * *

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.