La cultura tradicional china: Tres historias cortas muestran que un pecado es cometido, incluso con un solo pensamiento lascivo

Primera historia
Durante el reinado del emperador Zhengde (1505-1521) durante la dinastía Ming, hubo un hombre llamado Zhao Yongzheng. Cuando era joven, se encontró con un adivino que le dijo: "Definitivamente vas a ganar el primer puesto en el examen provincial a la administración pública y conseguirás fama y fortuna cuando tengas treinta y tres años".

Al rendir el examen, el joven Zhao escribió un excelente artículo. El examinador decidió seleccionar su texto, pero contra todo pronóstico, no logró pasar el siguiente examen y no consiguió el primer lugar. Estaba muy molesto y en un sueño, reclamó a la Deidad imperial Wenchang (la autoridad encargada de la educación y de los exámenes) por qué había fallado el examen. La Divinidad le respondió: "Se suponía que ibas a llegar en primer lugar al examen provincial de la administración pública, pero hace poco tenías los ojos llenos de lujuria en tu criada y coqueteaste con la vecina. A pesar de que en realidad no has tocado a la mujer, tu mente estaba llena de lujuria. ¡Es por esta razón que este honor te ha sido retirado!".

Tras enterarse de lo que la divinidad le había dicho, Yongzheng estalló en lágrimas. Se comprometió a corregir sus errores, realizó muchas buenas acciones. Él escribió un libro para animar a la gente a permanecer castos, a restringir sus pensamientos y comportamientos de lujuria. En consecuencia, consiguió tiempo después el primer puesto en el examen provincial de la administración pública. Más adelante en su carrera, se convirtió en un señor feudal, el líder de una región.

Segunda historia
Había una vez un monje llamado Xingyun. Un día vio una flor de loto y tuvo un pensamiento de lujuria. Esa noche, una mujer llamó a su puerta. Xingyun abrió la puerta y encontró a la mujer y su criada. La mujer dijo: "Yo soy la Señora de Loto", Xingyun estaba muy feliz de ver a esta hermosa mujer y empezó a hablarla con afecto. Un momento después, la vela se apagó. La criada estaba sola al lado, le escuchó al monje llorar y una mujer hablarle con dureza, "¿Por qué tuviste este pensamiento de lujuria?, ¡Aunque verdaderamente fuera una mujer, no estaría de acuerdo en tener contactos sexuales contigo!". La criada acudió inmediatamente en busca de otros monjes. Forzaron la puerta y vieron a dos demonios, mientras que Xingyun había sido decapitado. ("Tailing Guangji" Tomo Trescientos cincuenta y siete)

Tercera historia
Durante los últimos años de la dinastía Qing, un candidato para el examen provincial de la administración pública fue a Beijing. El gerente del hotel donde se había alojado era una mujer, que había enviudado recientemente. Debido a las fuertes nevadas, la carretera estaba bloqueada y se vio obligado a permanecer unos días más. Después de varios días, se enamoró y empezó a tener pensamientos de lujuria. El pretendiente se dirigió a la habitación de la viuda y cuando estaba a punto de llamar a la puerta, de repente pensó: "No, no puedo hacerlo ya que me voy a presentar al examen provincial de la administración pública. Si tengo una relación con ella, el cielo me va a retirar el honor del primer lugar. ¡Se dio la vuelta a su habitación! Luego volvió allí la viuda y empezó a pensar en ello. Ella salió y pensó: "No, yo soy viuda y tengo que mantener mi castidad de mi esposo. ¿Cómo podría olvidar esto después de ver a un hombre joven? ¡No, yo debo volver a mi habitación! (Se dice en la mitología china que si una viuda sigue siendo casta de su marido y sigue siendo pura, se va al cielo después de su muerte, pero si una viuda es culpable de adulterio, el pecado es lo suficientemente grande para hacer que se vaya al infierno). La viuda regresó a su habitación.

Después de que el hombre regresó a su habitación, no pudo contener su deseo de ebullición, regresó a la puerta de la habitación y llamó a la viuda. Antes de que ella respondiese, desapareció rápidamente, dándose cuenta de que no debía hacer eso. Tenía miedo de perder la fama y la fortuna, a causa del adulterio. Hay un viejo proverbio que dice: " Incluso si usted tiene el conocimiento y está destinado a alcanzar el primer puesto en el examen provincial de la administración pública, si usted es culpable de adulterio o ha hecho las cosas mal, el primer lugar le será retirado por el cielo. Luego volvió a su habitación antes de que la viuda abriera la puerta. Pero la viuda sabía que era él, por lo cual, llamó a su puerta. Tenía una lucha interna, diciendo que no debía ser desleal. Volvió a su habitación. Salieron de nuevo y así no más, tres o cuatro veces. La última vez que el hombre abrió la puerta, se quedaron allí vacilantes, querían hacerlo, pero tenían miedo también.

En ese momento se oyó una voz: "¡Eh! Ustedes quieren hacerlo, entonces se asustaron otra vez. ¡Mi bloc de notas está completamente tachado!" Se oyó caer algo al suelo. El hombre y la viuda temblaban. Rápidamente se apoderó del cuadernillo de apuntes que había aparecido delante de sus pies. Se trataba de "El libro de los méritos y los errores". Sus nombres estaban en el libro: el primer lugar para el concurso de la administración pública y el nombre fue tachado por adulterio, una viuda que iba al cielo por su lealtad, el nombre fue tachado por adulterio. Mirando más de cerca, había escrito "no empleado" y los nombres fueron reescritos y luego abajo ponía "culpable" los nombres fueron tachados de nuevo, luego más abajo "no empleado" y los nombres reescritos, a continuación, "culpable" y nuevos nombres tachados. El bloc de notas se borró por completo. Después de ver esto, los dos regresaron cada uno a su habitación y ellos garantizaron que nunca tendrían pensamientos lascivos.

*****

Cada pensamiento emitido es conocido por el cielo y por la tierra. El pensamiento erróneo viene por tener pensamientos lascivos, tanto tiempo como no cometemos malas acciones. Que sin malas acciones, no había pecado, o bien que el pecado era pequeño. Parece que era culpable.

Cuando Lu Qing de la dinastía de Ming volvió de entre los muertos, oyó a un funcionario del infierno explicarle que los pensamientos de lujuria eran pecados serios. Si los dioses no registran escrupulosamente los pensamientos, es también un gran pecado para las divinidades a cargo de estas cosas.

Así que, si alguien quiere tener una oportunidad debe deshacerse de sus malos pensamientos lascivos de inmediato. Porque una vez que un pensamiento de lujuria aparece, es un gran pecado y no traerá nada bueno. Una vida puede ser cambiada para siempre y perderá su oportunidad, e incluso la vida puede acortarse. La desgracia llegará y sólo podremos culparnos a nosotros mismos.

¡Es aún más grave para un practicante, una preciosa oportunidad de cultivar puede ser arruinada por pensamientos lujuriosos!

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.