Declaración de la practicante sueca de Falun Gong Pirjo Svensson

Soy inocente. Nunca jamás hice algo en contra de Tailandia ni de otros países. Mi esposo trabaja en Tailandia y he vivido bastante tiempo allí en los últimos 3 años. Aquí tengo muchos buenos amigos y me gusta Tailandia desde lo profundo de mi corazón.

El mismo día que me detuvieron, era justamente el día que el Primer Ministro chino visitaba Tailandia para asistir a una cumbre asiática. Esto no es una casualidad en absoluto. Tengo muchas razones para creer que la Embajada china en Tailandia es la verdadera manipuladora detrás del telón. El régimen chino de Jiang ya había presionado a varios países anteriormente en la cuestión de Falun Gong.

Hay gente que dice que ciertas personas temían que celebráramos actividades de apelación el 29 de abril durante la visita del Primer Ministro chino a Tailandia. El día anterior a la llegada del Primer Ministro chino, es decir, el 28 de abril, un amigo mío tailandés de Bangkok recibió una llamada telefónica de la oficina del Primer Ministro tailandés, en la conversación le preguntaron que si íbamos a organizar actividades de apelación o no. Mi amigo les comunicó que no teníamos este plan.

En el mes de febrero de este año, un practicante de Falun Gong de nacionalidad china que posee permiso de asilo de la ONU solicitó la prolongación de su visado en Tailandia, la solicitud le fue denegada. En el mes de mayo, otros 3 practicantes chinos de Falun Gong que también poseen permisos de asilo de la ONU sufrieron el mismo destino al solicitar la prolongación del visado en Tailandia. Ellos se encuentran ahora en una situación muy peligrosa. Por eso, esto no sólo se trata de mi caso y de mi difícil situación sino que es una cuestión de defender los derechos humanos básicos.

He sufrido la detención en Tailandia, pero mi situación no es nada comparable con la de mis amigos practicantes de Falun Gong en China, sus situaciones son muchísimo más terribles. En China, ellos sufren brutales torturas hasta incluso la muerte. Sin embargo, durante el tiempo de mi detención, puedo seguir haciendo los ejercicios y demostrarlos a las más de 100 personas detenidas en la celda. Los empleados del centro de detención son muy amables conmigo.

El calor es lo único difícil de soportar, pero ya me estoy acostumbrada. Agradezco mucho las ayudas y los apoyos ofrecidos por parte del gobierno sueco, sobre todo los ofrecidos por la Embajada sueca en Bangkok. El embajador Jan Nordlander ha estado tratando mi caso personalmente y me ofrece mucha ayuda. A mi parecer, el Ministerio de Exteriores de Suecia pidió mi inmediata liberación el día 14 de mayo (miércoles). Debo agradecer a todos los amigos de todo el mundo por sus apoyos morales y sus cartas escritas al gobierno de Tailandia.

La palabra “Tailandia” significa “la tierra de libertad”, espero que el gobierno tailandés sea inflexible ante las presiones de China y que cree un buen futuro para su pueblo manteniendo y protegiendo su libertad.

Echo mucho de menos a mis familiares, ellos también están muy preocupados por mí. Además, mi trabajo en Suecia también me necesita. Espero que el gobierno tailandés trate este asunto manteniendo la Justicia y los pensamientos rectos.


Pirjo Svensson
Enviada desde Bangkok, Tailandia
22 de mayo de 2003

* * *

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.