Los practicantes en China exponen a los agentes especiales del gobierno


"Hay un oficial de policía de paisano en este autobús, sigue ilegalmente a las buenas personas en vez de detener a los ladrones."

Durante todo un día, un agente de paisano siguió a un practicante de Dafa en un autobús. Una banda de golfos, en el mismo momento, robaba a la gente en el autobús. A la parada siguiente, dos de los ladrones salieron. El practicante entonces dijo a los pasajeros del autobús: "Dos ladrones acaban de bajar de este autobús después de haberos robado. Hay un oficial de policía de paisano en este autobús que sigue ilegalmente a buenas personas en vez de detener a los ladrones." El agente ya no pudo seguir tranquilo y discreto. Las palabras del practicante también llamaron la atención de los dos ladrones más que estaban todavía en el autobús. A la parada siguiente, estos dos ladrones salieron apresuradamente del autobús. El practicante dijo a los pasajeros: "Los dos ladrones restantes acaban de bajar del autobús, pero el policía de paisano hizo como si no supiera nada. Vigila solamente a las buenas personas en vez de detener a los criminales. Todos lo ven. Son pagados por el estado y el público y sólo persiguen a ciudadanos inocentes". El agente intentaba quedarse tranquilo. Cuando el autobús paró en la parada siguiente, el practicante se levantó y dijo a todos los pasajeros: "Después de que baje de este autobús, si ven a alguien llamar a su superior con su teléfono celular, es el agente especial". En ese momento, el agente ya había sacado su teléfono celular, pero no se atrevió a llamar y sólo pudo observar al practicante marcharse.

"¿Porqué sigue usted a una buena persona?"

Un día, un practicante de Dafa salió. Un agente especial de paisano esperaba afuera fingiendo escribir algo en su teléfono móvil. El agente siguió al practicante, quedándose a unos 50 metros detrás de él. El practicante dio la vuelta y caminó hacia el agente. Dijo: "¿Por qué sigue a una buena persona? Lo que usted hace es ilegal." El agente intentaba negarlo y seguía escribiendo en su teléfono móvil. Pero continuó siguiendo al practicante. El practicante se dio cuenta que el agente era vergonzoso. Así pues, sacó una cámara de fotos, la dirigió hacia el agente, y le dijo a la gente en la calle: "Es un agente especial quien sigue a una buena persona." El agente no pudo seguir tranquilo y se fue.

El practicante se dirige hacia el agente y dice a su amigo: "Me sigue."

Un agente especial subió en un autobús y se sentó detrás de un practicante. Cuando el practicante bajó del autobús, el agente también le siguió y llamó a su equipo con un teléfono celular para proporcionar información sobre el lugar. El practicante dio la vuelta repentinamente y miró fijamente al agente. El agente entonces bajó los ojos y dijo a su socio por teléfono que había sido localizado y que necesitaba a otro agente. Otro agente entonces vino para seguir al practicante. El practicante marchó hasta el segundo agente y lo miró a los ojos. El agente fingía estar tranquilo y tomó un diario para leer. El practicante entonces invirtió los papeles y comenzó a seguir al agente de cerca. Si el agente paraba, el practicante paraba también. Si el agente andaba, el practicante andaba también. El agente se dio cuenta de que estaba localizado, pero no quiso abandonar. En ese momento, el practicante encontró a un amigo que pasaba por allí. El practicante entonces se dirigió hacia el agente y dijo a su amigo, "Me está siguiendo." Su amigo se enfadó y se fue inmediatamente a preguntar al agente porqué seguía a la gente. El agente mintió y dijo que esperaba a alguien, y se fue inmediatamente. El amigo entonces preguntó al practicante porqué había sido seguido. El practicante dijo: "Sólo porque soy un practicante de Falun Gong. Emplean tal táctica para seguirnos y secuestrarnos." Su amigo dijo: "Los practicantes de Falun Gong son todos buena gente. Yo sé eso."


Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.