Organizaciones europeas de derechos humanos conmemoran el decimoquinto aniversario del incidente de "4 de junio" y condenan la persecución de los practicantes de Falun Gong


Alrededor del período del 4 de junio, muchas organizaciones realizaron actividades apelando a la gente a mostrarse concernidas por los problemas de los derechos humanos en China.

El 3 de junio, la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH) publicó un informe en París titulado: "Quince años después del acontecimiento del 4 de junio en la plaza Tienanmen. Las voces diferentes nunca han sido autorizadas". Las infracciones de la libertad de expresión, de la libertad de alianza y de la libertad de información son todavía endémicas en China; desde la última mitad de los años 90, el número de los sometidos a la "re-educación" por el trabajo y la pena de muerte no disminuyó. Los practicantes de Falun Gong, los partidarios del cristianismo, los jefes de los sindicatos de trabajo así como los que critican el gobierno en Internet han sido perseguidos brutalmente, según el informe. El informe citaba a Sidiki Kaba, presidente del FIDH: "Sostenemos que el desarrollo económico debe marchar mano a mano con el progreso político, o la mayoría de los chinos serán unas víctimas en el proceso del desarrollo y del progreso.

Las actividades realizadas en Estocolmo en Suecia, el 4 de junio, en conmemoración de los hechos, llamaron una vez más a la gente a prestar mayor atención a la sangrienta matanza que se efectuó en China quince años antes y en la situación actual de los derechos humanos en China. El secretario general de la ICPC declaró en su artículo: "El 4 de junio hace quince años, el gobierno chino ordenó al ejército disparar sobre estudiantes no armados, esto tuvo como resultado la muerte de numerosos estudiantes que estaban en huelga del hambre sobre la plaza Tienanmen. En nuestros días, el gobierno chino sigue violando los derechos humanos. Los periodistas y los activistas demócratas que se atreven a decir la verdad por Internet, en los periódicos, o en las revistas están detenidos y condenados. Los practicantes de Falun Gong, tanto como los partidarios de otros grupos religiosos, están privados de su derecho de creencia".

El IGFM y la fundación de búsquedas sobre los Laogai publicaron conjuntamente informes y tuvieron actividades en conmemoración del incidente del 4 de junio, invitando a las personas a expresar sus inquietudes sobre la situación de los derechos humanos en China.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.