Encontrar 150 yuanes fue una oportunidad para revelar la verdad sobre Falun Dafa

Por un practicante de Falun Gong de Gongzhuling de la provincia de Jilin en China
 

Hace algunos días, en el camino de vuelta después de entregar las mercancías a un cliente, encontré un permiso de triciclo y 150 yuanes en efectivo en la calle. Inmediatamente pensé que debía encontrar al propietario cuanto antes, con el fin de devolverle el permiso y el dinero porque suponía que estaría muy preocupado. Además, por este incidente también podría probarle a mucha gente que Falun Gong enseña a la gente a ser virtuoso. El mismo día, empecé a hacer gestiones en el entorno con el fin de averiguar quien era el propietario del dinero. Como el nombre y la foto de la persona estaban en el permiso, al buscarlo contacté con muchos conductores de triciclo, clarificando la verdad sobre Falun Gong al mismo tiempo. En este camino, toda la gente a la que hablé se enteró de los hechos sobre Falun Gong y verdaderamente comprendieron la bondad de Dafa. La gente dijo: "Usted verdaderamente es una persona gentil, es difícil encontrar a una buena persona como usted en la sociedad de hoy. Otro no habría devuelto el dinero recogido en la calle. "Les dije que practicaba Falun Gong y que nuestro profesor (2) nos dice que los practicantes de Falun Gong tratan continuamente de ser mejores personas. Alguien me dijo que cuando encontrara al propietario que había perdido los artículos, éste debería agradecer ofreciéndome una recompensa. Le dije que no devolvía el dinero a cambio de una recompensa sino que mi intención era hacer saber a más gente como ellos la verdad respecto a Falun Dafa, y que no tenía nada que ver con la propaganda que la TV había difundido. Mientras estaba explicando los hechos, un grupo de conductores de triciclos se acercaron a mí. Alguno de ellos me miraron con admiración, otros levantaron su pulgar en signo de aprobación, otros todavía dijeron: "Falun Dafa es muy bueno”, mientras que otros pedían: “¡por qué no muestras los ejercicios de Falun Gong ahora!”

Al día siguiente fui al mercado para continuar mi búsqueda. Pude esclarecer los hechos a más gente y en el proceso encontré al propietario de una tienda. Me preguntó por qué quería devolver el dinero que había encontrado. Le respondí que era un practicante de Falun Gong, alguien que trate de ser una buena persona, que no se refiere a la fama ni a la riqueza, y que piensa siempre en otros. Entonces dijo: ¿Te atreves a hablar de Falun Gong? y le contesté: “¿por qué no? La gente tiene la libertad de creencia y no violamos ninguna ley”. Luego le expliqué la verdad sobre la puesta en escena del incidente del auto inmolación de la plaza Tienanmen organizado por el régimen chino, y con ejemplos le expliqué que el acontecimiento era un montaje preprogramado. El propietario de la tienda me preguntó: “¿Cual es su creencia? Me gustaría conocerla también. ¿Cómo puedo enterarme?” A lo que le respondí: "Creemos en la Verdad, Compasión y Tolerancia y puedo enseñarle los ejercicios si usted quiere aprender”.

Al rato, todos comprendieron y lanzaron hacia mí un gesto con la cabeza con una sonrisa. Más tarde encontré al propietario de los objetos perdidos y le devolví el dinero y las demás cosas; me apretó la mano con emoción y dijo: “Muchas gracias mi hermano”. Le dije que no era un asunto importante y que la cantidad de dinero no era tan enorme, pero que sabía que ganar 150 yuanes, llevaría a un conductor de triciclo cinco o seis días. Su padre vino hacia mí, me apretó también la mano agradeciéndome. Yo le dije: "Los agradecimientos deben hacerse a Falun Dafa, si es que usted realmente quiere agradecérselo a alguien. Es lo que realmente nuestro Maestro nos enseñó. Su hijo quería invitarme a cenar y me ofreció una recompensa de 50 yuanes. Le dije que no podía aceptarlo y que si realmente hubiera apreciado tanto el dinero, ¿lo hubiera buscado durante dos días? Les expliqué que mi intención era darles a conocer a todos ellos, aprovechando este acontecimiento, que Falun Dafa es verdaderamente bueno. Les ofrecí un VCD sobre Falun Gong y les dije que lo miraran con sus familias. Así, el padre y el hijo volvieron contentos a la casa con el VCD.