La “Sociedad de personas amenazadas” tomará acciones para asegurarse de que los funcionarios chinos que cometieron genocidio contra Falun Gong sean juzgados legalmente
 

La “Sociedad de personas amenazadas” tomará acciones para asegurarse de que los funcionarios chinos que cometieron genocidio contra Falun Gong sean juzgados legalmente

Ulrich Delius (Investigador en cuestiones asiáticas de la Sociedad de personas amenazadas)

Queridas damas, caballeros y amigos:

La persecución contra Falun Gong hace cinco años que dura y en China la situación de esta represión sigue expandiéndose. Desde el inicio de la misma el 20 de julio de 1999, más de mil practicantes de Falun Gong han muerto a causa de las torturas de los policías chinos. Solamente durante los meses de abril y mayo de 2004, más de sesenta practicantes de Falun Gong perdieron sus vidas por la persecución. Actualmente centenares de miles de personas siguen siendo encarcelados en prisiones y campos de trabajos forzados sin ningún proceso legal previo.

La Sociedad de personas amenazadas demanda a la República Popular de China por su clara violación de su propia Constitución, la cual protege la libertad de creencia. China prohibió de forma totalmente ilegal la práctica de este pacífico movimiento espiritual. Las autoridades de Pekín realizaron un amplio y sistemático genocidio contra este grupo que cuenta con cientos de millones de practicantes; todo esto sólo se debe a que el tirano partido comunista chino se sintió amenazado por él. Lamentablemente, hoy en día, los nuevos líderes del gobierno siguen la misma política de represión del ex líder del partido comunista chino y ex presidente, Jiang Zemin.

Aunque las torturas están legalmente prohibidas en China y que ésta firmó la Convención Anti-torturas de las Naciones Unidas prometiendo crear leyes para luchar contra ellas, los practicantes de Falun Gong siguen recibiendo torturas bajo custodia policial.

En China, los casos de torturas y asesinatos de los practicantes de Falun Gong no son procesados por la justicia. Los policías torturadores no sólo no reciben castigos sino que son recompensados por sus “excelentes actuaciones”, utilizando métodos brutales para perseguir a los practicantes de Falun Gong. Por esta razón, China no sólo violó sus propias leyes sino que además inflingió gravemente las leyes internacionales. Nosotros, la Sociedad de las personas amenazadas, tomaremos acciones para asegurarnos de que estos funcionarios chinos que cometieron genocidio contra Falun Gong sean juzgados legalmente.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.