Los practicantes hablan sobre Falun Dafa en prisión. Algunos presos que estaban condenados a muerte cambian completamente en Nanyang, provincia de Henan

Desde el principio de la persecución, el 20 de julio de 1999, numerosos practicantes de Dafa han sido enviados a prisión. Casi cada uno de ellos pudo esclarecer la verdad sobre Dafa a todo tipo de personas. Hablaron a los funcionarios del gobierno, a los vigilantes de los centros de detención y a los guardianes de prisión de su experiencia personal con Falun Dafa. También les dijeron que nuestro Maestro es alguien de bien con una compasión muy grande. La gran determinación de los practicantes de Dafa cambió el corazón de la gente. Muchos, incluido los funcionarios de policía y hasta los peores criminales, después de haber oído sus historias, dijeron: “¡Su Maestro es verdaderamente grande! Los discípulos de Dafa son en efecto notables. Si todo el mundo leyera Falun Gong, la sociedad se volvería mejor".

En el año 2001, varios practicantes de Nanyang fueron detenidos ilegalmente en un centro de detención y aislados en celdas diferentes. Tres practicantes compartieron su celda con presos que estaban condenados a muerte. Estas personas estaban condenadas por su implicación en crímenes organizados. Durante todo el día llevaban amarrados hierros y esposas. Otros, fueron separados y compartían sus celdas con diferentes presos. Se negaban a corregirse en prisión y en su lugar se convertían en pequeños tiranos. Nadie se atrevía a provocarlos. Desde que los practicantes de Dafa fueron instalados en sus celdas, el jefe de los criminales y su cómplice nº 1 fueron conmocionados profundamente por Dafa y más tarde se hicieron practicantes. El dirigente criminal se volvió especialmente diligente en la cultivación. Cada tarde, a las 22 horas decía a todo el mundo: “¡Apaguen la tele, apaguen la tele, es la hora de estudiar la Ley!”.

Su primer cómplice lo hace también muy bien. Tan pronto como tiene tiempo, les pide a los practicantes que reciten para todos los que están en la celda el libro de Dafa y los nuevos textos del Maestro.

El segundo cómplice tuvo una actitud diferente. Continuó persiguiendo a los practicantes forzándoles a fregar su vajilla y a lavar su colada. No dejó de hacer cosas malas.

En abril de 2003, el jefe criminal y su primer cómplice recibieron la recompensa: su condena de pena de muerte pasó a ser cadena perpetua. Les quitaron las esposas y los hierros. Pero el segundo cómplice que perseguía a los practicantes fue ejecutado en abril. Actitudes diferentes hacia Dafa engendran resultados diferentes. Este acontecimiento fue como una sorpresa en el centro de detención. Los dos antiguos criminales agradecieron al Maestro y a los practicantes el haber salvado su vida y su alma. Poco tiempo después en mayo, los practicantes dejaron el centro de detención. Así, con sus pensamientos y acciones rectas se asimilaron a Dafa en todas las situaciones. Al mismo tiempo protegieron y promovieron la Ley. Su compasión, su naturaleza apacible y su gran tolerancia emocionaron los cielos y la tierra. Con los practicantes en prisión, muchos de los antiguos criminales resultaron profundamente conmocionados por Dafa y se hicieron practicantes. La inmensa mayoría de los policías supieron en su corazón que Dafa era bueno. El resultado es que su vida ha sido salvada durante esta persecución tan depravada.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.