Carta de un practicante occidental a amigos y familiares en vísperas del 20 de julio. El recuerdo del día más sombrío de la historia de hace cinco años

Queridos amigos y familia,

Algunos me habéis conocido recientemente y otros, ya me conocéis de toda la vida. Como China tiene muchos habitantes, la gente cree que la posibilidad de encontrarse está predestinada por el cielo. Por esto, considero muy valiosa nuestra relación predestinada que ha hecho que nos conociéramos y pongo todo mi corazón para escribir esta carta hoy, víspera del 20 de julio, día en el que hace cinco años el ex dictador chino Jiang Zemin inició la más brutal persecución de la práctica espiritual de Falun Dafa que yo mismo practico. Deseo compartir con todos vosotros lo que hay en mi corazón en cada momento, cada día. Verdad, Compasión y Tolerancia.

Desde que me inicié en la práctica de Falun Dafa he aprendido a amar estos principios de Verdad, Compasión y Tolerancia en mí y también en los demás. Trato de hacer lo mejor posible para seguir estos principios en mi vida diaria y asimilarme a ellos abandonando las costumbres perjudiciales y las mentalidades egoístas y aprendiendo a no tomar ventajas de otros y a tomar la responsabilidad de mis propias incapacidades.

Nuestro Maestro el Sr. Li Hongzhi ha enseñado que estas características son el fundamento verdadero de la vida, la composición del universo y la naturaleza de toda vida, incluido nuestras propias vidas. Sin el menor asomo de duda creo verdaderamente en esto.

Lo considero verdadero porque descubrí la benevolencia y la pureza dentro de mí y lo veo expresado en otros practicantes a los que conozco y también en los familiares de éstos que no practican. Supe que cada uno tiene una "naturaleza Buda / buena naturaleza” y que cada uno tiene también una "naturaleza de demonio / naturaleza mala”. Lo que es verdaderamente insensato es que la naturaleza del demonio odia a la naturaleza Buda y tratará siempre de impedir que la bondad predomine. Podemos darnos cuenta de eso en la vida diaria. Por ejemplo, cuando uno quiere perder peso, o quiere dejar de quejarse, impedir los arranques de cólera, etc. es verdaderamente difícil conseguirlo y habitualmente debemos sufrir para mejorarnos. Según las enseñanzas de Falun Dafa, puedo comprender algunos significados más profundos que me permiten mejorarme en estos aspectos en mi vida diaria. Lo más maravilloso es que cuando renuncio a mi mentalidad de "impaciencia" por ejemplo, experimento un sentimiento maravilloso y compasivo acompañado por la capacidad de comprender mejor a otros.

Usted conoce posiblemente la persecución que se efectúa en China contra Falun Gong. Una persecución brutal y sistemática que actúa con rigor en toda China bajo el poder del dictador Jiang Zemin y que es terriblemente difícil de imaginar con nuestra mentalidad occidental. Con el fin de ejecutar la orden de Jiang de “erradicar Falun Gong”, cien millones de practicantes han sido colocados delante del ultimátum de renunciar a su creencia firmando una declaración de renuncia. Por miedo y bajo la amenaza, muchos renunciaron a Falun Dafa, abandonando al mismo tiempo oportunidades tan preciosas de adquirir beneficios muy grandes por la práctica de Falun Gong. Otros se negaron a abandonar su creencia y fueron el blanco del ataque del gobierno. En este día 20 de julio de 2004, hace cinco años, Jiang ordenaba la erradicación de Falun Gong e implicaba a una nación entera a perpetrar estas atrocidades o hacer frente a la persecución.

Los practicantes de Falun Gong creen que “se cosecha lo que se siembra” y que las buenas acciones tienen una buena respuesta y que el mal nos hace daño a nosotros mismos. Un poco como el principio del karma. Sabemos que hasta el pensamiento de una persona hacia algo, cuenta. En el caso de la persecución de Falun Gong, la nación entera ha sido golpeada por obstáculos de ataques de propaganda contra Falun Gong, sembrando la confusión y asustando a la gente. Las mentiras de Falun Gong han sido propagadas en el mundo entero para apoyar políticas inhumanas de persecución de gente inocente. La dictadura china también amenazó y ha hecho presión sobre los gobiernos de otros países, lo que ha afectado la buena voluntad de los medios de comunicación de reportar positivamente el problema así como la capacidad del ciudadano medio de aprender la verdad.

De hecho, mucha gente en el mundo ha sido influida desfavorablemente en esta persecución. Siento una gran compasión por todos ellos, entonces me comprometí todos estos años a decir la verdad y a tratar de parar la persecución. Es porque creo tan fuertemente en la bondad de Verdad, Compasión y Tolerancia y en la práctica de Falun Gong que deseo ayudar a otros.

Los practicantes de Falun Gong de todas partes tienen el mismo corazón. Emprendieron acciones pacíficas para animar a los ciudadanos de todas las naciones a levantarse para defender la libertad de creencia e impedir que más dolor se siga cometiendo contra un gran número de gente. Hacemos vigilias con velas, apelaciones durante las 24 horas delante de los consulados, paradas, marchas SOS, escribiendo cartas para enviar a los medios de comunicación, etc …

Las cosas que hacemos para poner fin a la persecución están vinculadas a nuestros principios fundamentales de mejoramiento de sí. Cuando apelamos mostramos nuestra compasión y profundizamos nuestra comprensión compasiva del mundo.

Hacia los que provocan estas atrocidades contra nosotros, no tenemos animosidad. Todavía tenemos la compasión de apelar a sus naturalezas de Buda y tratar de darles a entender que lo que hacen es malo. Instituimos pleitos contra un número de altos funcionarios responsables de la persecución, para obtener justicia y servir de disuasión para estos perseguidores. Si no hay sistema de justicia en China para proteger a los practicantes de Falun Gong ahora, hay un sistema de leyes internacionales, y más importante, hay una ley en el corazón.

Pertenece a las personas de corazón a quienes apelamos para que nos ayuden a terminar la persecución en China con el fin de proteger la preciosa buena naturaleza de la humanidad y los principios universales. Su comprensión es lo que nos importa. Cada persona puede escoger en qué creer o no creer. No deseo embrollarles con estas cuestiones de creencia o de religión. Simplemente hablo de la buena naturaleza de la gente.

Creo sin la menor duda que sin esta buena naturaleza, sin Verdad, Compasión y Tolerancia, no habría más felicidad verdadera en el mundo.

Con mis mejores deseos para usted y su familia

[Un practicante occidental]

* * *

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.