Noruega: El relevo de la Antorcha de los Derechos Humanos llega a Oslo
 

Noruega: El relevo de la Antorcha de los Derechos Humanos llega a Oslo

El sábado 13 de octubre en el estadio Bislet, dónde tuvo lugar el encendido de la llama olímpica durante los Juegos Olímpicos de 1952, acogió nuevamente otra llama. Esta vez se trataba del relevo de la Antorcha de los Derechos Humanos. El relevo de la Antorcha se presentó en Atenas en agosto de este año, uno antes del inicio de los Juegos de Beijing con el ánimo de recorrer treinta países a lo largo del mundo con el objetivo de pedir a China que cumpla su promesa de respetar los derechos humanos. El relevo de la Antorcha recibió un amplio apoyo de la gente, políticos y ex medallistas olímpicos tanto noruegos como internacionales.

En 2001, cuando el Comité Olímpico Internacional eligió a Beijing como sede de los Juegos Olímpicos de 2008, fue en gran parte porque la delegación china prometió mejorar la situación de los derechos humanos en China. Pero hoy, a menos de un año del inicio de los Juegos, organizaciones tales como Amnistía Internacional, Reporteros sin Fronteras, Human Right Watch, Naciones Unidas y otros organismos, comprobaron un número creciente de violaciones en China.

Como dijo en su discurso de bienvenida a la Antorcha Reidar Smith, un hombre de ochenta y cinco años que formó parte del grupo de resistencia Milorg D13 durante la ocupación de Noruega durante la II Guerra Mundial: "Los dirigentes chinos muestran claramente hoy que su modo de vida se hunde en la oscuridad y su intolerancia humana es grande y horrorosa".

El Sr. Jianhui, refugiado chino de la ONU en Noruega y practicante de Falun Gong confirmó esto en el momento de dar su testimonio sobre el brutal tratamiento que soportó durante cuatro años en un campo de trabajos forzados en China. Los guardianes le decían: "Si te golpeamos a muerte, no tendremos que asumir ninguna responsabilidad".

Las víctimas de los abusos del régimen
Otras víctimas de los abusos del régimen además de Falun Gong son los tibetanos, que están sometidos a detenciones arbitrarias y al uso extensivo de la tortura; los Ouigors, que son arrestados y torturados por sus actividades separatistas bajo el pretexto "antiterrorista" desde el incidente del 9/11 de 2001, así como los cristianos, que informan de que sus casas son sometidas a pillaje y son detenidos y torturados en este período anterior al inicio de los Juegos Olímpicos de Beijing.

Además, las Naciones Unidas y otros organismos informaron que numerosos órganos eran sustraídos a practicantes de Falun Gong con vida con fines de lucro en el marco de la infame persecución que se mantiene desde hace ocho años contra esta pacífica práctica.

Apoyo de políticos, de atletas y otros
"Al aceptar acoger los Juegos Olímpicos, China también aceptó la Carta Olímpica y los valores que pertenecen a la idea Olímpica moderna tal como lo expresó Pierre de Coubertin. Hoy, esto significa que los derechos humanos fundamentales deben ser respetados", dijo Olemic Thommessen, miembro del Parlamento y portavoz del Partido Conservador para los deportes y la política.

Subrayó que según la Carta Olímpica, las Olimpiadas deberían: "Establecer una base de respeto de los principios éticos fundamentales universales y contribuir al desarrollo de una sociedad armoniosa y pacífica que mantenga la dignidad humana".

Modulf Aukan, ex miembro del Parlamentario por el Partido Demócrata Cristiano; Bjorn Jacobsen, miembro del Parlamento por el Partido Socialista y Torbjorn Roe Isaken, dirigente de los Jóvenes Conservadores, mantienen la exigencia de que China respete los derechos humanos y que las Olimpiadas y las violaciones de los derechos humanos no pueden coexistir.

Erik Bjorkum, medalla de plata en vela durante los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988, es uno de los medallistas olímpicos noruegos que apoya el Relevo de la Antorcha. Dijo: "Es triste ver que China no comprendió en absoluto sobre qué están fundados los ideales Olímpicos. ¡Aplaudo la Antorcha y espero que gane la medalla de oro!".

Nota: En lo concerniente a la sustracción de órganos a practicantes de Falun Gong, usted puede leer el informe independiente canadiense “Cosecha sangrienta”, que expuso la conclusión de que los campos de trabajo son utilizados como banco de órganos vivos.

Versión original en noruego disponible en: http://no.clearharmony.net/articles/200710/1846.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.