Estudiante graduado expone los crímenes y las torturas que sufrió en el campo de trabajos forzados de Tuanhe, Beijing

Soy del condado de Yishui, provincia de Shandong y comencé a practicar Falun Gong en agosto de 1997. A finales de noviembre de 2006, era un estudiante graduado en la universidad del petróleo en Beijing, China. Cuando agentes de la división de seguridad doméstica del distrito de Changping de Beijing y la "Oficina 610" me ​​arrestaron en la escuela, ellos me llevaron al centro de lavado de cerebro de Changping.

En el centro de lavado de cerebro de Changping, el personal intentó transformarme obligándome a ver vídeos que difamaban a Falun Gong y a Shifu. Dos ex practicantes que se habían vuelto en contra de Falun Dafa ayudaban al personal del centro con sus actividades de lavado de cerebro. Uno de ellos era una mujer (apellido Gao), era muy arrogante y difamó a Falun Gong y al Shifu delante de mí muchas veces. También me maldijo. En otra ocasión, un guardia ordenó a otro guardia de seguridad contratado para que me golpease. El guardia de seguridad me sujetaba en el suelo, pero yo le mire a los ojos directamente y le dije: "¡Falun Dafa es bueno, Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno!". Se marchó sin decir una palabra.

El personal se dio cuenta, que no podía obligarme a renunciar a mis creencias. El 12 de enero de 2007, me trasladaron al centro de detención de Changping. Me negué a cooperar con ellos y tampoco firmé ninguna declaración, porque creía firmemente que no había nada malo al practicar Falun Gong. Le expliqué los hechos acerca de la persecución a los presos en la celda y varios me pidieron ayuda para renunciar al partido comunista chino (PCCh) y a las organizaciones afiliadas. También expresaron que nunca van a participar o apoyar las actividades de persecución contra los practicantes.

Después de detenerme en el centro de detención de Changping por más de 30 días sin procedimientos legales, los funcionarios de repente me comunicaron que iba a ser llevado a un campo de trabajos forzados durante dos años. Me negué a cooperar con ellos, por lo que tres o cuatro guardias vinieron y me esposaron. Un guardia me agarró del pelo y me arrastró a un vehículo policial. Entonces me llevaron a la Sección de Transferencia de Tuanhe en Beijing, junto con otros.

Los agentes de policía me obligaron a someterme a un examen físico en la sección de Transferencia de Tuanhe. Yo no cooperé y seguí gritando: "Falun Dafa es bueno, Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno". Más tarde, otro oficial llevó a cuatro presos conmigo a la celda de aislamiento de la Primera Brigada. Me quitaron la ropa y me metieron un trapo usado de limpiar el suelo en mi boca. En los siguientes días, estuve en la celda con un seguimiento continuo por cuatro prisioneros. Los guardias se turnaban en sus intentos de lavado de cerebro. Jugaron a "chico bueno-chico malo", pero no les funcionó. Cerca de un mes más tarde, me trasladaron a otra celda en donde fueron detenidos unos drogadictos y los guardias les ordenaron vigilarme y acosarme. Durante este tiempo, trajeron a un experto en el lavado de cerebro a practicantes de Falun Gong, trató de destruir mi creencia en Falun Dafa jugando con mi mente. Más tarde, los guardias ordenaron a los drogadictos que me metiera debajo de un marco de la cama y pusieron varias cosas debajo de mi cuerpo, que tenían el nombre del Shifu o "Falun Dafa" escrito en ellos. Constantemente calumniaron a Falun Gong y al Shifu, me separaron lo dedos, causando dolor e hinchazón en las articulaciones.

El 14 de mayo de 2007, las autoridades decidieron llevarme al campo de trabajos forzados de Tuanhe, Beijing. Yo no cooperé, así que me desnudaron, me electrocutaron con bastones eléctricos, me arrastraron a un coche de policía y luego me llevaron al campo de trabajos forzados.

Ilustración tortura: descarga eléctrica

En el campo de trabajos forzados de Tuanhe, cinco guardias me llevaron a la Cuarta Brigada, que se formó ese día específicamente para perseguir a los practicantes. Me pusieron en una celda solo. Tian Enze, otro practicante, fue llevado a la Cuarta Brigada ese mismo día y también le metieron en una celda de aislamiento. Los prisioneros se turnaban para vigilarnos todos los días y también había cámaras de vídeo. En sus intentos de lavado de cerebro, me obligaron a ver vídeos difamatorios. Los prisioneros me forzaron a quedarme quieto en un pequeño taburete de plástico por un período prolongado. También me obligaron a permanecer inmóvil durante mucho tiempo, hasta que mis piernas y pies estaban muy hinchados. Además, hubo momentos en que me negaron el uso del baño, me obligaban a orinar y defecar en los pantalones. Me vi obligado a usar esos pantalones, incluso durante las comidas.

En otra ocasión, los guardias ordenaron a los presos privarme del sueño, permitiéndome sólo 2-3 horas de sueño al día. Más adelante, lo acortaron a una hora por día y, finalmente, a no dormir en absoluto. Sin embargo, yo era capaz de mantener firme mi creencia en Shifu y en Dafa, manteniendo mi mente clara. Me torturaron de muchas maneras. Un prisionero ató hilos a mis cejas, luego tiraba de ellos. Con el tiempo perdí todo el pelo de las cejas. A continuación, utilizó el mismo método para lograr arrancarme mis pestañas y el vello facial. Otro prisionero llamado Zhang Guobing de Zhoukou, provincia de Henan me escupió en la cara y el cuerpo, una vez incluso me forzó a abrir la boca y escupió en ella. Los guardias y los prisioneros me humillaron y torturaron física y mentalmente.

Ilustración de la tortura: La alimentación forzada

Los guardias se dieron cuenta de que ninguno de sus métodos estaban funcionando, así que me pusieron en una habitación especialmente diseñada en otra brigada. Las paredes y el suelo de esa habitación estaban cubiertas con una esponja suave para evitar que los presos se suiciden. Me tuvieron sin comer durante tres días, me moría de hambre, los presos me arrastraron por toda la habitación. Decían que estaba en huelga de hambre y que el médico de la prisión me obligaba a comer dos veces al día. El doctor me puso una sonda de plástico desde la nariz al estómago. A menudo tiraban de la sonda para sacarla y luego la empujaban para dentro varias veces sólo para torturarme. El prisionero Zhang Guobing también orinó en el líquido pegajoso utilizado para alimentarme a la fuerza. Después de dos semanas, los guardias se dieron cuenta una vez más que sus métodos de tortura no funcionaban, por lo que me trasladaron de nuevo a la Cuarta Brigada a continuar con mi persecución.

Los funcionarios transfirieron a un grupo específico de siete u ocho prisioneros desde otros lugares del campo de trabajo. Los guardias les entrenaron intensivamente y luego, junto con, Zhang Guobing, les ordenó que continuaran con la tortura.

Durante el día, cuatro presos participaron en la tortura. Fueron dirigidos por, Zhang Guobing, Zhang Wenbin y Liu Jinsuo. Ellos metieron mis heces en mi boca. Zhang Guobing ordenó a los otros tres quitarme la ropa y luego metió un cepillo de baño en mi ano. Empujaron el mango con tanta fuerza que no podía defecar. También forzaron mis genitales y me empujaron de espaldas contra un calefactor que estaba extremadamente caliente. Otro cambio fue de tres o cuatro prisioneros incluido uno llamado Du Fu y otro apodado "Pequeño Shandong". Me desnudaron y forzaron de nuevo mis genitales. "Pequeño Shandong" me tiró del pelo púbico y abrió la ventana para que me congelase con el aire frío del invierno. Ellos también me pellizcaron muy fuerte los pezones con sus uñas. Me despertaron por la noche vertiendo agua fría sobre mí, o pincharon mi piel con agujas. Luego me arrastraron por el suelo, me desnudaron y me echaron agua fría. Otro prisionero llamado Yuan Li a menudo utilizaba una punta afilada de su placa para levantarme las uñas.

Después de dos días y dos noches con esa tortura, mi mente y mi cuerpo no podía soportarlo más. Experimenté una crisis nerviosa y en contra de mi voluntad, cumplí con ellos por escrito y firme las tres declaraciones. Ahora que lo pienso, sinceramente lo lamento y me siento muy avergonzado de mí mismo, por el Shifu y por Dafa. Varios días más tarde, utilizaron los mismos métodos de tortura en otro practicante llamado Zhao Bao, quien también rechazó la transformación por un largo tiempo.

Durante mi detención en el campo de trabajos forzados, los guardias con mayor responsabilidad en mi persecución fueron Wei Gong (en ese momento, el capitán de la Cuarta Brigada); Weiguang Zhao, Li Wei (yo y otros practicantes de Falun Gong fuimos perseguidos activamente, con varios métodos de cruel persecución) y Yang Bo. Los guardias que participaron en menor grado son: Li Hongxing, Xu Jianhua, Guo Jinhe, Pan Lin y Chen Guoxu.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2013/3/1/硕士研究生曝光北京团河劳教所迫害手段-270518.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2013/3/11/138440.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.