Brisbane (Australia): Anécdotas en un lugar con una atracción turística popular a visitantes chinos

Para muchos turistas chinos que llegan de visita, el barrio chino de Brisbane sirve como puerta de entrada a Australia. Es un lugar favorito para comer en familia entre las visitas hechas a más lugares desconocidos.

Cuando los autobuses con turistas llegan a Chinatown, son recibidos por guías voluntarios practicantes que les dan la bienvenida y les muestran noticias sobre la posibilidad de renunciar al partido comunista chino (PCCh) y sus organizaciones afiliadas, una oportunidad que rara vez se ve en China continental.

Aquí presentamos algunas de las historias que los voluntarios han recogido durante los muchos meses que han estado trabajando en el barrio chino. Ellos proporcionan interesantes informaciones sobre la población china de hoy.

Los practicantes de Falun Dafa sostienen pancartas en la acera donde se detienen los autobuses turísticos

El 1º de octubre es el día nacional en China, un día festivo donde a los trabajadores se les permite tomar una semana de vacaciones. En Brisbane, el barrio de Chinatown se llena de turistas chinos en este momento y el número de personas que renuncia el PCCh también aumenta.

La practicante Sra. Bal
La Sra. Bal es una de los practicantes voluntarias de Falun Dafa en el centro de servicio para renunciar al PCCh en el barrio chino y ha tenido muchas experiencias de turistas con toda clase de personalidades.

Una vez ella se encontró con un joven chino alto. Se le acercó cortésmente y le preguntó si le gustaría renunciar al partido.

Fríamente respondió, "Yo creo en el budismo". Esto significaba que él no era un comunista ateo y como él no era un ateo, podría quedarse como miembro del partido sin ninguna repercusión – o así era su lógica.

Sin embargo, la Sra. Bai, decidió hablarle desde un ángulo diferente.

Ella continuó tranquilamente, "Bien. Aquí no hay ningún conflicto. También sigo las enseñanzas budistas. El budismo cree en el karma y lo bueno es recompensado mientras que el mal es castigado. Por ejemplo, los altos funcionarios del PCCh ahora están siendo castigados por sus acciones atroces.Seguramente sabes acerca de esto".

Entonces, ella entró en detalles sobre cómo los funcionarios del PCCh habían participado en la persecución a Falun Gong y habían caído en desgracia en manos de su propio partido.

Mientras el joven escuchaba, su postura se iba relajando cada vez mas. Finalmente, cuando la Sra. Bai le preguntó otra vez si le gustaría dejar el partido, su respuesta se convirtió en un firme gesto de aprobación con la cabeza. En otra ocasión, la Sra. Bai había estado de voluntaria fuera de un supermercado del barrio, chino cuando se le acercó un hombre de China.

Él la miró a los ojos y dijo con condescendencia:,"Estas mintiendo. No creo ninguna de estas cosas que dices. He vivido todo este tiempo en China y nunca he visto que pasen ninguna de estas cosas".

La Sra. Bai al contrario continuó con el mismo tono: "Señor, usted no puede ver o tocar el aire. Pero el aire sigue ahí, ¿verdad? No podemos ver ni tocar las ondas de radio ¿Tampoco existen?"

El hombre no sabía qué decir.

La Sra. Bai lo dejó y se dirigió hacia una anciana que había estado a un lado observando este intercambio. La mujer había estado sonriendo en respuesta a la Sra. Bai y parecía muy interesada en lo que ella decía.

"Señora, usted se ve como una buena persona ¿Quiere dejar el partido? Podemos utilizar un seudónimo si lo desea", dijo. La mujer aceptó enfáticamente.

La Sra. Bai se dirigió entonces al hombre de nuevo, contándole cómo la máquina de propaganda tan grande como es la del PCCh puede fácilmente hacer atrocidades en forma invisible. Después de un tiempo, finalmente, él también accedió a renunciar al PCCh.

El practicante Hank
Hank, un joven practicante de Falun Dafa, en Chinatown es parte del esfuerzo que se hace en el área circundante para ayudar a los chinos a dejar el partido.

Durante su turno Hank había notado recientemente, que un hombre chino había estado observando las pancartas informativas expuestas. Naturalmente, Hank se acercó y trató de entablar una conversación.

"China ha estado estos días en una situación política tensa y de otro tipo" comenzó. "Señor, si usted se ha unido a cualquiera de las organizaciones del PCCh, le recomiendo que renuncie para mantenerse seguro".

El hombre se puso tenso.

"No creo que tenga nada que ver conmigo. No tengo nada que temer", respondió. "El partido comunista chino no puede ser tan malo como ustedes dicen. Usted está sólo exagerando las cosas".

Luego empezó a caminar para irse, pero Hank lo atrapó antes que cruzara la calle.

"Señor, por favor, sólo deme un poco de su tiempo y escuche lo que le voy a explicar, por favor", dijo Hank".

"¿Porqué la gente debe renunciar para estar seguro?", continuó. "Porque el partido ha perseguido millones de chinos en estos últimos sesenta años. Estas atrocidades no pueden quedar impunes, y si no renuncia, cuando caiga el partido, va a caer con él".

"¿Ha pertenecido a las organizaciones afiliadas del partido?", preguntó Hank.

"Solía ser un joven pionero," confesó el hombre.

"Así que una vez usted se comprometió a servir al partido con su vida", dijo Hank. "Ese voto no se va solo, a menos que usted expresamente renuncie".

"Quiero decir, eche un vistazo a Bo Xilai, Wang Lijun y Zhou Yongkang. Solían ser tan poderosos miembros del partido; ¡Mírelos ahora! Están en la cárcel no sólo debido a la corrupción sino también por la sustracción de órganos a practicantes de Falun Gong vivos. Un partido que permite que la gente tan malvada circule libremente por tan largo tiempo no puede ser bueno. Señor, usted es un buen hombre y no me gustaría verlo asociado con ellos".

Después de eso, el hombre inmediatamente dijo a Hank que quería dejar tanto los jóvenes pioneros como la Liga de la juventud.

El practicante Ben Smith
Siendo un occidental que no habla el idioma, la gente puede preguntarse por qué un practicante y empresario como Ben Smith entrega su precioso tiempo para trabajar como voluntario, sostener pancartas y personalmente, expone tableros en el barrio chino.

El Sr. Ben Smith sostiene una pancarta exponiendo el crimen que comete el PCCh cosechando órganos de personas vivas

Como practicante de Falun Dafa durante largo tiempo, él ha llegado a tener una vida muy feliz y saludable debido a esta práctica espiritual y ver que Falun Dafa ha sido prohibido en su país de origen debido a la traición del PCCh, le ha causado gran disgusto.

Sintió la necesidad de crear conciencia sobre esta situación que sufre el pueblo chino, para que no se dejen engañar por las mentiras del PCCh y atacar a una práctica que trajo tantos beneficios a la sociedad China antes de la persecución.

"Los chinos han sido profundamente envenenados por las mentiras y la propaganda del PCCh y quiero ayudar compartiendo la verdad con ellos aquí en el barrio chino," dijo el Sr. Smith.

"Me gustaría que sepan que no sólo los chinos practican Falun Dafa, sino también, personas de todas las razas y de todos los rincones del mundo se han beneficiado con la práctica. Espero que puedan conocer más sobre Falun Gong y la verdad sobre la persecución en China y no sean engañados nunca más".

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2014/10/15/布里斯本-气候好--退党好-298996.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2014/10/22/146505.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.