Melbourne (Australia): recreaciones destacan las atrocidades de sustracción forzada de órganos en China

Un grupo de practicantes de Falun Gong de Australia escenificó el asesinato de un practicante de Falun Dafa mediante la sustracción forzada de órganos con fines lucrativos, exponiendo la cruel brutalidad del régimen chino. Los manifestantes mostraron al público lo que muchos de sus compañeros enfrentan en China por negarse a cumplir las exigencias de las autoridades comunistas de renunciar a su creencia en Verdad-Benevolencia-Tolerancia.

Mientras tanto, un stand que acompañó a la representación mostró un documental sobre las atrocidades que tienen lugar en China con la sustracción forzada de órganos autorizada por el Estado.

Recreación de la sustracción forzada de órganos y asesinato de un practicante de Falun Gong en China

La recreación, expuesta en la Plaza de la ciudad en el distrito de negocios de Melbourne, llamó la atención de los transeúntes. Después de tres horas, más de 1.500 personas habían firmado las peticiones al Consejo de Derechos Humanos de la ONU y al Gobierno de Australia para poner fin a la brutal persecución a Falun Gong por el régimen chino.

Transeúntes firman las peticiones condenando el asesinato de practicantes de Falun Gong en China por sus órganos

Muchos de ellos también se registraron para un próximo seminario donde David Matas, abogado internacional de derechos humanos, presentará sus conclusiones sobre los crímenes de sustracción de órganos en China.

Profesionales de la medicina: la cosecha de órganos es sistemática y está promovida por el gobierno chino

El Sr. Fan relata las grabaciones de voz de los perpetradores publicadas en la página web de la Organización Mundial para Investigar la persecución a Falun Gong (WOIPFG), a la que representó en el evento.

"Un número creciente de testigos y evidencias han confirmado que los órganos fueron cosechados de practicantes vivos durante su detención en China", dijo el Sr. Fan a nombre de la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG). Informó que 22 grabaciones de voz de la investigación respectiva están disponibles en el sitio web de la organización.

El Sr. Liu y la Sra. An, quienes fueron encarcelados en China por practicar Falun Gong, hablaron sobre los análisis de sangre que les hicieron durante su detención. "Todos ellos están relacionados con la sustracción de órganos en vivo, un asunto que debemos seguir investigando para exponer al personal involucrado".

Ruan Jie, jefe de redacción de Tiananmen Times, dijo que la política del régimen comunista chino en la persecución a Falun Gong está diseñada para librar de responsabilidad a los perpetradores

Ruan Jie, jefe de redacción de Tiananmen Times, dijo que los delitos de sustracción de órganos no son casos aislados: "Cuando la represión a Falun Gong comenzó, Jiang Zemin el entonces jefe del partido comunista chino, afirmó que a nadie se le debía responsabilizar por torturar a los practicantes, incluso si llegasen a morir. Esta política dictada desde arriba (hacia todos los niveles de gobierno) hizo la persecución por todo el país incontrolable y mucho más destructiva".

"Si no damos un paso adelante y hacemos algo para ayudar a los practicantes de Falun Gong, tarde o temprano también vamos a ser víctimas de este régimen", agregó Ruan. Luego relató un incidente reciente en China en el que un estudiante ha sido golpeado por la policía hasta morir y los funcionarios incineraron su cuerpo antes de la llegada de su familia.

"El partido comunista chino centra su atención en controlar y esclavizar a la gente, sin respetar la vida de las personas. Si no nos defendemos y protegemos a nosotros mismos, nadie lo hará".

Lisa Lau, de Médicos contra la sustracción forzada de órganos (DAFOH) es una especialista en medicina que trabaja en Austin Health

Lisa Lau, de Médicos contra la sustracción forzada de órganos (DAFOH son sus siglas en inglés), enlistó los hallazgos que la organización ha reunido y declaró: "En China, los presos de conciencia se han convertido en víctimas de una fuente viva para la cosecha de órganos. Y entre ellos, los practicantes de Falun Gong son el grupo más grande que sufre esta tragedia".

Lau, experta en medicina que trabaja en Austin Health, el proveedor más importante en el campo de la salud en Melbourne, dijo que esa conducta tan vil así como la seria violación de los derechos humanos han saboteado la industria médica de muchas maneras. "Es por eso que muchas organizaciones internacionales, desde asociaciones de médicos hasta la ONU y la Organización Mundial de la Salud, la han considerado poco ética e ilegal".

Por si esto fuera poco, la sustracción de órganos de personas vivas en China es sistemática y está respaldada por el gobierno chino, explicó Lau: "Los abogados canadienses David Kilgour y David Matas han realizado investigaciones independientes al respecto, identificado que al menos 17 sitios en China proveen órganos de presos de conciencia, sobre todo de practicantes de Falun Gong".

Lau hizo un llamamiento para que más personas prestan atención a este asunto importante: "Dile a tus amigos y vecinos cercanos, informa a tus funcionarios electos, firma las peticiones, asiste a los talleres o seminarios relacionados y por favor apoya con todo lo que puedas para detener esta brutalidad".

"Los valores morales no pueden ser ignorados porque son nuestro futuro"

Oscar Sanjuan e Irene Hernández de España

Oscar Sanjuan e Irene Hernández, una pareja de España, se sorprendieron al oír hablar por primera vez de las atrocidades de la sustracción de órganos. "No es extraño que los comunistas chinos quieran bloquear dicha información y los detalles sobre el origen de los órganos, porque ellos quieren ocultar la verdad", dijo Irene.

Irene también apoya la legislación que en Estados Unidos y en otros países restringe la entrada a las personas involucradas en estos delitos.

Oscar dijo que más personas tienen que tomar medidas: "El gobierno comunista chino es conocido por la privación de la libertad de expresión y de los derechos humanos. La persecución a los practicantes de Falun Gong es un crimen contra la humanidad. Todos debemos actuar de acuerdo con nuestra conciencia para que esta grave violación a los derechos humanos termine".

Val Ha y Cathy Zhang, estudiantes del octavo grado, dicen que en primer lugar tal delito no debería haber pasado. "Nadie querría que tal tragedia pase a su familia y él o ella haría cualquier cosa para pararlo. ¿Ahora, cómo podría esto ocurrir en China? Como el gobierno comunista chino lavó el cerebro a la gente, así que ellos tan sólo se preocupan por el dinero y de sí mismos, nada más".

La Sra. Wu, una inmigrante china, estuvo de acuerdo con ellas: "Después que el partido comunista chino dañó los valores tradicionales, la gente se volvió insensible y da poca atención al bien común".

Agregó que esto puede ser un verdadero peligro para la sociedad y añadió: "Cuando los médicos cambian sus nobles carreras al asesinar, habría que pensárselo dos veces nuestra formación en el hogar y en la escuela. Los valores morales no pueden ser ignorados, ya que se trata de nuestro futuro".

"A medida que más gente despierte, la situación cambiará", señaló la Sra. Wu.

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2015/5/27/150785.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.