Zhu Yuanzhang: poderoso militar de origen humilde

Zhu Yuanzhang (1328 -1398) era de una familia de campesinos pobres, se ganó la vida como un joven pastor, un mendigo, y un monje antes de unirse a un ejército insurgente para luchar contra los mongoles de la dinastía Yuan en 1352.

Zhu Yuanzhang, el emperador "enormemente marcial" de muy humilde origen.

En pocos años, se distinguió como una poderosa figura militar. A pesar de tener una educación deficiente, su perspicacia excepcional lo guio para invitar y atraer muchos intelectuales en su círculo de asesoramiento; mientras tanto aprendió de sus asesores el lenguaje formal tradicional chino, los clásicos confucianos, la estructura del gobierno y la historia de China.
En 1367, Zhu derrotó a otros grupos rebeldes y unificó el sur de China, convirtiéndose así en el único líder nacional de la lucha contra la dinastía mongol Yuan.

En enero de 1368, Zhu se proclamó como el emperador de la dinastía Ming (literalmente "luminoso, brillante"), titulado Hongwu ("Extraordinario Marcial, o inmensamente Marcial"). Estableció su capital en Nanjing y envió sus tropas para conquistar el norte, donde los mongoles todavía gobernaban.

Sus tropas capturaron Khanbaliq o Dadu (más tarde llamado Beijing) la capital de los mongoles en agosto de 1368, y oficialmente terminó con el régimen de los mongoles en China. La dinastía Ming, fundada por Zhu gobernó China durante más de 270 años.

Cuando el ejército de Zhu Yuanzhang tomó Dadu, capital de la dinastía Yuan, sus generales le presentaron exquisita joyería que obtuvieron del palacio y la ciudad. La reina dijo: "Todas estas joyas son realmente preciosas, pero ¿cómo es que la dinastía Yuan haya perdido su capital, incluso con tales joyas?". Dijo además: "Somos el emperador y la reina, pero nunca debemos olvidar nuestros orígenes humildes.
Oí que ese lujo conduce a la arrogancia, y la negligencia trae peligro. Así que siempre debemos mantener nuestra mente lista para penurias invisibles incluso en tiempos de paz. Su Majestad, me gustaría que se reúna con todos los grandes talentos para servir a su país.

Zhu apreció sus palabras y estuvo de acuerdo con la importancia de las personas con talento, y prometió que nunca disfrutaría del lujo. Inmediatamente se emitió un decreto para prohibir presentarle a él cualquier tesoro, y comenzó a reclutar talentos a nivel nacional.

Después de haber pasado por la miseria en su juventud bajo el dominio de los mongoles, Zhu hizo muchas normas para ayudar en la recuperación de la economía y mejorar la vida de las personas. Ordenó establecer escuelas Neo-confucianas en todos los niveles locales, académicos y los estudiantes fueron subvencionados por el gobierno para ayudarles a entrar en el servicio civil. Fueron introducidos exámenes en cada nivel para seleccionar los mejores talentos para el gobierno.

Para reducir la carga tributaria, se concedió a los grupos militares tierra para cultivos de auto-ayuda en períodos de paz, un sistema llamado weisu ("guardia-post"). Plenamente consciente de la miseria causada por la corrupción administrativa, Zhu castigó a los culpables de una manera brutal, con métodos como el desollado, la paliza hasta la muerte en público con palos gruesos de bambú. Incluso los familiares no fueron una excepción a ese castigo salvaje.

En su temprano reinado, Zhu creó un estricto marco legal para frenar que aquellos con poder se corrompieran con el fin de recuperar la economía de los gastos de la guerra lo antes posible. Como el té era raro en los países vecinos en la frontera noroeste y suroeste, el gobierno Ming designó el té como una exportación restringida, y decretó la "Ley del Té", que estipula que el té sólo puede ser negociado por el Estado con otros países por caballos, y se aplicaría la pena de muerte para las actividades de contrabando de té. Además, la ley también declaró que los funcionarios de fronteras que fueran negligentes sobre el contrabando de té también serían severamente castigados.

Un yerno del emperador estaba a cargo de las misiones diplomáticas en el oeste, y él se aprovechó de su cargo para contrabandear té a través de la frontera y obtuvo grandes ganancias. Solamente un nuevo funcionario del gobierno local se atrevió a detenerlo, pero fue golpeado por sus sirvientes y guardias. El funcionario subalterno decidió apelar el caso ante el emperador.

Zhu estaba furioso por el mal manejo y ordenó la muerte por ejecución de su yerno y sus cómplices en público, y recompensó al funcionario local. La historia de Zhu que "nadie está sobre la ley" ha sido muy bien considerada hasta hoy.

A lo largo de su vida, Zhu Yuanzhang estuvo trabajando con extraordinaria diligencia en las reformas de gobierno. De un humilde origen y pobremente educado en su juventud, se dedicó a seleccionar talentos mediante el establecimiento de escuelas y varios niveles de exámenes de condado, provincia a la nación. Nombró a los funcionarios públicos para controlar los asuntos militares, para restringir el poder de los generales militares. Usó el sistema ("guardia-post") Weisu para reducir la carga fiscal de su pueblo.

Prohibió estrictamente a los eunucos en el palacio interferir en los asuntos del Estado, y castigó las malas prácticas de una manera violenta para acabar con la corrupción, también emitió el Código legal del Gran Ming o Leyes del Gran Ming para regular el sistema de la legislación nacional.

Aunque se creía que su propósito era mantener un sistema altamente central para su gobierno, sus medidas durante su reinado lograron traer un código legal claro, comunidades bastante estables, prosperidad económica y una mejor vida para el pueblo.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.