Wilmington (EE.UU.): Los practicantes arman un stand en el festival por el día de la Tierra

Wilmington es un pequeño pueblo en la costa este de Estados Unidos. Durante los últimos años, los practicantes han establecido un puesto en el Festival del Día de la Tierra. El festival se realiza en el mismo parque donde los practicantes se reúnen para hacer los ejercicios.

Durante el festival, muchas personas se detuvieron para hablar con los practicantes. Muchas personas dijeron que ellos nunca habían oído de Falun Dafa antes. Asimismo, muchas personas dijeron que vendrían para aprender la práctica. Un practicante imprimió un folleto con los días y horas de práctica, así como información de contacto, para el grupo de estudio. "Nos quedamos rápidamente sin estos volantes y entonces escribíamos a mano los datos. Hicimos por los menos 10 flores de loto antes del Festival y en solo 30 minutos desaparecieron", dijo uno de los practicantes.

Una cosa extraordinaria acerca de este festival fue la cantidad de personas que se cruzaban con los practicantes que ya los conocían de la vida diaria. Un practicante conocía a casi todas las personas que pasaban por el stand del trabajo o porque les había entregado un ejemplar de La Gran Época. Una persona que tiene un negocio de comestibles y a quien el practicante ya le había dado anteriormente un ejemplar del periódico La Gran Época también estaba en el festival. El practicante se detuvo frente a su stand para saludar al dueno del negocio. Aun si él ya habia distríbuido ejemplares del periódico, folletos y otros materiales a esa tienda, el practicante quedó sorprendido al saber que el propietario realmente no sabía mucho acerca de la persecución. Fue una gran oportunidad para clarificar la verdad. Un joven que también recibía el periódico se tomo el tiempo necesario para aprender los ejercicios en el festival.

Muchas madres con sus niños pasaron por el stand y conocían a los practicantes del colegio de los niños y de la comunidad. "Era una gran oportunidad de clarificar la verdad a los que encontramos en nuestra vida cotidiana y a quienes siempre quisimos clarificar la verdad", dijo uno de los practicantes. Los que comprendieron el esfuerzo de actividades pasadas, ofrecieron apoyo dando a los practicantes información de otros eventos en la comunidad para poder asistir. Un practicante fue a dar un folleto al propietario de una tienda, que dijo: "Ah! ¿Cómo es que nunca vino a dejar folletos en nuestra tienda? Traiga algunos por favor a nuestro negocio".

Los practicantes realizaron la enseñanza de ejercicios y muchas personas de todas las edades se unieron. Una señora permaneció en el stand durante mucho tiempo, escuchando todo lo que el practicante dijo sobre la persecución. Cuando el practicante preguntó si alguien quería preguntar, la señora dijo que aunque ella actualmente no estaba interesada en practicar, quería hacer algo para detener la persecución y preguntó que podía hacer. Tomó muchos materiales de información y estuvo interesada en los Nueve Comentarios. Dijo que podía escribir cartas a su congresista. Los practicantes le dijeron que todo lo que ella pudiera hacer marcaría una diferencia. Los practicantes locales comprendieron que si hacen un trabajo muy bueno para exponer completamente el mal y la persecución, las personas querrán naturalmente oponerse a la misma.

Un joven de 11 años de edad, se detuvo en el puesto, señaló un cartel que representa la tortura y dijo firmemente: "¡Eso no debe permitirse! Pensé que eso ya no existía, que ya no sucedía. ¡Cómo podemos permitir que esto suceda!". Este joven era tan firme en sus palabras, firmó la petición y tomó información para sus padres. El practicante le dijo es posible detener esta persecución contando a todas las personas lo que sucede.

Otra señora y su hija en el stand resultaron ser vecinas de uno de los practicantes. En el pasado, el practicante había mostrado a la hija como hacer flores de loto y la historia de los Pétalos de la Paz, y compartió brevemente esto con la madre. Esta vez en el festival, la madre aprendió mucho más. Se paró un rato a mirar fijamente la imagen del Falun en Zhuan Falun y a leer "Lunyu". Dijo a su amigo que Zhuan Falun es grandioso. Puso sus bolsas en el stand de los practicantes y pasó toda la tarde junto a los practicantes.

Madre e hija disfrutan de las flores de loto de papel

Otro practicante (también padre) tuvo que cuidar de sus niños en el festival. Aunque estaba ocupado cuidando de los jóvenes niños, llevaba una camiseta amarilla con las palabras "Falun Dafa" y "Detengan la persecución". Un hombre le preguntó acerca de la camiseta y muchas personas en el festival lo habían visto.

Al día siguiente, un hombre y su esposa asistieron al grupo de ejercicios en el parque y recibieron el libro de Falun Gong. Habían recibido información sobre la práctica en la feria.

Versión en inglés disponible en: http://www.clearwisdom.net/html/articles/2011/5/4/124885.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.