Argentina, Buenos Aires: “Falun Dafa Hao” resuena en Casa de Gobierno


Con una compañera practicante fuimos a la Casa Rosada (la casa de gobierno donde se encuentra el presidente de la República Argentina), para dejar un paquete aclarando la verdad ya que en este momento las relaciones comerciales con China se han incrementado enormemente y el actual presidente planea un viaje a ese país para el año entrante.

Luego de dejar el paquete y hacer las averiguaciones pertinentes seguimos camino a otros lugares que teníamos planeados, después de un tiempo nos dimos cuenta de que teníamos que volver a pasar por la Casa Rosada. Cuando estábamos terminando de cruzar, vemos un grupo de personas chinas ingresando al edificio, al ver al grupo detenidamente, noto que uno de ellos tenía un chaleco con las iniciales CCTV en su espalda, entramos raudamente detrás de ellos, nos acercamos y les dimos un material en chino que teníamos a mano, a la persona que parecía ser la periodista me le acerque con una sonrisa diciéndole “Ni Hao”. Ella contestó muy sonrientemente, cuando vieron que el material era sobre Falun Dafa, lo dejaron sobre la máquina detectora de metales, el policía que se encontraba en la entrada los tomó y nos preguntó si eran nuestros, le contestamos que era para el grupo que estaba ingresando, él muy gentilmente se acercó con los papeles a ellos, no teniendo más remedio que tomarlos de mala manera ya que no podían tirarlos en medio del hall de entrada. Luego le ofrecimos un volante al policía y aprovechamos para aclararle la verdad.

Yo simplemente no podía terminar de creer lo que estaba pasando, y trataba de tener el corazón lo más sereno posible, no entendía por que se me daba esta oportunidad y cual era la mejor forma de aprovecharla.

Nos quedamos paradas mirando como hacían los trámites para ingresar, y de mi boca salieron las palabras “Falun Dafa Hao”, ellos no se dieron por aludidos, yo insistí: “Falun Dafa Hao”, mientras intentaba al mismo tiempo mandar pensamientos rectos. Finalmente ingresaron y tuvieron que esperar detrás de una puerta de vidrio. Yo seguía aturdida y solo atine a seguir con la mirada al grupo, ellos parecían evitar mis miradas, excepto por uno quien tenía una cámara que parecía tan sorprendido como lo estaba yo, y continuamente giraba su cabeza.

Hubiera deseado estar mejor cultivada y tener mejor entendimiento para aprovechar bien esta oportunidad.

Creo que lo más importante de este hecho, es que estas personas viajaron más de 30 horas, pensando seguramente que en un lugar tan alejado, no los seguirían las mentiras que tienen que vivir en su país, entiendo que nuestro honorable Maestro nos guío hasta allí para recordarles que de la mentira no se escapa, y que los valores de Verdad, Benevolencia y Tolerancia son valores universales, que se cultivan y florecen aun en el fango como la flor de lían.


Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.