Perú :Ciudades del norte de Perú acogen Falun Gong

Por un practicante de Falun Gong
 


A mediados de octubre de 2003, practicantes de Falun Gong fueron a las ciudades de Chimbote y Chiclayo, al norte de Perú, con el fin de presentar Falun Gong y hacer tomar conciencia con respecto a la persecución de Falun Gong en China.

Gente impaciente de obtener la información de Falun GongEnseñando Falun Dafa en un parque
Practicantes entrevistados por los medios de comunicación

La visita a Chimbote fue bien cubierta por los medios de comunicación locales. El diario Diario de Chimbote fue el primero en entrevistar a los practicantes por la mañana, después, dos radios locales informaron sobre la demostración de los ejercicios y la enseñanza gratuita, en la plaza del centro de la ciudad, por la tarde. Mucha gente mostró un gran interés por Falun Gong e hizo numerosas preguntas relativas al aprendizaje.

La visita a Chicayo fue también un éxito. Pudimos ver que la gente tiene mucho interés por aprender Falun Dafa. Después de que los practicantes pusieron los pósters, la gente se aglomeró en torno nosotros pidiendo folletos. Los dos primeros días, cinco cadenas de radio locales vinieron para hacer entrevistas en directo de nuestra actividad. La estación de TV local Panamericana Canal 9 también nos entrevistó en el primer día y difundió la gravación en las noticias matinales al día siguiente. Tres diarios locales cubrieron también nuestro acontecimiento. Durante estas entrevistas, los practicantes no sólo presentaron Falun Gong a los medios de comunicación, sino que también hablaron de la persecución de Falun Gong por el régimen de Jiang.

Puesto que el diario publicó el horario y el lugar de las clases gratuitas de Falun Gong, numerosas personas vinieron a aprender el tercer día después de mediodía. Aunque éramos 5 practicantes los que mostrábamos los ejercicios, no éramos, sin embargo, suficientes. Después de haber aprendido las cinco series de ejercicios, mucha gente no quería irse y deseaba aprender más sobre Falun Gong. Algunos quisieron tomar fotografías con practicantes para guardar un recuerdo, otros se unieron a la clase siguiente para reiniciar los ejercicios.

Cuando andábamos por las calles de Chiclayo, la gente que nos reconocía exclamaba "Falun Dafa", y algunos paraban para pedir folletos. Los conductores de taxi pitaban y hacían la señal del pulgar levantado.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.