Taiwán: El pleito de los practicantes de Falun Gong contra Jiang Zemin está en apelación en el tribunal supremo


En el pleito por genocidio depositado por siete practicantes de Falun Gong de Taiwán contra Luo Gan, Li Lanqing y el anterior Jefe de Estado chino Jiang Zemin, el Alto Tribunal de Taiwán llegó a un veredicto de "error jurisdiccional”. El abogado que representa a los practicantes expresó su desacuerdo y recurrió el pleito al Tribunal Supremo de Taiwán el jueves por la tarde, el 12 de febrero de 2004.

Era el primer pleito en la historia de la comunidad de Taiwán que ciudadanos taiwaneses ponen a anteriores dirigentes chinos por sus crímenes contra los derechos humanos.

Según la Ley de Genocidio, el Alto Tribunal es el primer Tribunal de Justicia para tal pleito. Siete practicantes de Falun Gong de Taiwán depositaron el pleito el 17 de noviembre de 2003. Durante los dos meses siguientes, el Alto Tribunal consideró su decisión final de "error jurisdiccional", sobre la base de que el Tribunal no tenía jurisdicción legal sobre los tres acusados. El equipo legal de los demandantes practicantes de Falun Gong puso en duda la decisión y expresó su desacuerdo. En la tarde del 12 de febrero de 2004, recurrieron el caso al tribunal supremo.

Chu Wan-chi, portavoz de Taiwán para el equipo legal que dirigía la "Coalición Global para llevar a Jiang a la justicia" dijo que el Alto Tribunal había llegado a la decisión de "error jurisdiccional" sobre la base de una única razón: los demandantes no presentaron prueba "activa suficiente" de que habían seguido sufriendo, física y emocionalmente, después de haber vuelto de nuevo a Taiwán, de China. Por lo tanto, el Alto Tribunal decidió que no tenía jurisdicción legal sobre los reos porque las infracciones fueron en China y las consecuencias de estas infracciones se produjeron en China también. Chu Wan-chi expresó que en la etapa de procedimiento judicial que determina si había jurisdicción sobre los acusados, se había exigido a demandantes que proporcionaran una "prueba activa," algo que no tiene fundamento jurídico o racional. Basado en la razón antes citada, una jurisprudencia "de error jurisdiccional" es inadecuada y el equipo legal de los demandantes mantiene que la decisión del Alto Tribunal es incorrecta.

Wei Qian-Feng, abogado y presidente de la asociación de derechos humanos de Taiwán, hizo observaciones sobre el hecho de que los tribunales de Taiwán tienen jurisdicción legal en este caso. Dijo que es un hecho conocido que los practicantes de Falun Gong son perseguidos en China, muy especialmente sobre la base de los informes anuales de "la Casa de la Libertad", y esto a través del mundo, hay muchos otros pleitos que se refieren a la persecución de practicantes de Falun Gong en China. Además, se persiguen a los ciudadanos de Taiwán y practicantes de Falun Gong en muchas regiones de China continental. Según la ley criminal, la ley sobre el genocidio y de otros reglamentos pertinentes, el Alto Tribunal no habría debido seguir estrictamente una interpretación legal tan rígida que llevó a declarar ningún derecho de jurisdicción. En su lugar, el Tribunal habría debido seguir una interpretación que estuviera de acuerdo con la ley internacional y la tendencia de las leyes puestas en práctica en muchos países (una interpretación más flexible y sociológica) y habría debido declarar el derecho de jurisdicción antes de tener un pleito. Así, se habría respetado la intención de la ley que es proteger los derechos humanos y los derechos del débil.

Según la Asociación Falun Dafa de Taiwán, a parte los siete practicantes de Falun Gong nombrados como demandantes en el pleito, al menos cuatro practicantes suplementarios, incluido Cheng Xi, Cheng Shi-hueng, Zhang Qiong y Hsian Li-jie, han sido condenados ilegalmente al encarcelamiento en China por un período de al menos dos años.

La Asociación Falun Dafa de Taiwán también mencionó que practicantes de Falun Gong de seis países: Estados Unidos, Bélgica, Alemania, España, Corea y Taiwán, pusieron denuncias contra Jiang y sus cómplices, y que practicantes en otros países pondrán continuamente denuncias contra ellos también. La querella global contra Jiang será la mayor querella internacional de los derechos humanos, basada en las acusaciones más ampliamente extendidas contra los más altos funcionarios de un país, desde la querella del anterior dictador chileno, Augusto Pinochet que tuvo lugar en España.

Antecedentes

El asunto puede ser descrito desde julio de 1999, cuando el régimen de Jiang comenzó la represión total de Falun Gong. Durante 2000 y 2003, siete practicantes de Falun Gong de Taiwán, Wang Hsiu-hua, Lin Hsia-kai, Chan Jun - Pei y su hija, Du Shi-Hsiong, Yang Yingsheng y Lin Shan - Ben, fueron a China para sus negocios o para visitar a sus padres. Sin embargo, el régimen de Jiang, la "oficina a cargo de negociar con el asunto de Falun Gong" y la oficina de la Seguridad Nacional los detuvieron ilegalmente, los hirieron y les extorsionaron "confesiones" por la violencia, simplemente debido a su condición de practicantes de Falun Gong.

Después de haber sido liberados y vuelto de nuevo a Taiwán, los siete practicantes decidieron exponer a la comunidad de Taiwán el hecho de que Jiang persigue globalmente a los practicantes de Falun Gong y viola las libertades de creencia. Para restablecer la justicia según la ley, recurrieron al depósito de una querella al Alto Tribunal de Taiwán el 17 de noviembre de 2003.

El 15 de noviembre de 2003, dos días antes de la presentación, casi diez mil practicantes de Falun Gong se reunieron para unir su apoyo a la querella inminente de los derechos humanos, practicando pacíficamente los ejercicios y la meditación delante de la oficina del Presidente de Taiwán.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.