Irlanda: Una demostración de las torturas en Dublín conmociona a la gente

La tarde del sábado 17 de julio, los practicantes de Falun Gong de Irlanda, fueron a la plaza del Correo situada en el centro de la ciudad para realizar una sesión continua de seis horas de demostración de las torturas que sufren los practicantes de Falun Gong en China. Las torturas como las sillas eléctricas, clavar agujas de bambú en las uñas, encerrar a la gente en jaulas diminutas…etc., fueron fielmente representadas ante la gente. Muchos peatones se pararon para observar y coger folletos informativos de esclarecimiento. A través de un altavoz y acompañado de una triste música de fundo, el presentador contó historias trágicas, desgraciadamente todas ellas reales que continúan ocurriendo en China. La gente se sintió profundamente conmovida.

Esta actividad atrajo especialmente a muchos chinos. Los practicantes explicaron pacientemente a sus compatriotas el grado y la amplitud de la persecución a lo largo de estos cinco años; la verdad sobre las difamaciones a través del sistema educativo y de los medios de comunicación, la verdad del montaje de la “auto-inmolación en la plaza de Tiananmen”, etc.

Una señora irlandesa estuvo mirando durante varias horas y no quería marcharse. Cuando acabamos la actividad, ella vino hacia los practicantes, con lágrimas en los ojos y dijo: “¡Estáis haciendo muy bien! ¿Venís todas las semanas? ¿Cuándo vais a estar aquí?”

Un señor dijo a los practicantes con la mano señalando la bandera de Irlanda en el edificio de Correos: “¿La veis? Fue alzada después de la lucha, debéis luchar contra ellos”. Un practicante le respondió: “Sí, estamos luchando. Nuestros lápices son nuestras armas, nuestros mensajes son las balas. Estamos luchando pero pacíficamente. La violencia no salvará a China, lo importante es parar de inmediato las propagandas difamatorias que provocan odio y lucha entre la gente de China. Cuando todos conozcan la verdad de esta persecución y se opongan a ella, entonces se extinguirá automáticamente".

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.