La presión del grupo de Jiang conduce a una campaña de atrocidades sistemáticas en campos de trabajo

En estos últimos años, hay personas que no comprenden claramente por qué estas brutales torturas son utilizadas sobre los practicantes de Falun Gong en campos de trabajo o en las prisiones de China. Piensan que son actos individuales o una política local. Pero este no es el caso. La dureza de la persecución es el resultado de la presión que el grupo de Jiang propagó entre los miembros del Partido que iban desde la instancia más alta, a la más baja. En consecuencia, estas atrocidades han sido cometidas sistemáticamente en todo el país.

Desde el principio de la persecución, varios funcionarios pudieron comprender que los practicantes de Falun Gong son buenas personas y no quieren tener nada que ver en la persecución. Muchos policías en los campos de trabajo declararon públicamente que los practicantes eran buenas personas y que Falun Dafa enseña a ser una buena persona. Sin embargo, a causa de una gran presión política, son obligados a implicarse en la persecución.

En 2002, cuando fui detenido y llevado al campo de trabajo de Changlingzi en la ciudad de Harbin, provincia de Heilongjiang, oí al instructor de la cuarta brigada, Wang You, declarar a menudo que una vez asistió a una conferencia en Pekín con el director Shi Changjing y el director adjunto de la oficina de la educación, Yang Yu. Durante la conferencia fue subrayado que el "índice de transformación" de practicantes de Falun Gong en los campos de trabajo de la región de Heilongjiang era el más bajo del país. Les fue dado un ultimátum al personal en el que estipulaban que si el índice no mejoraba, serían destituidos de su puesto. También en los

Después de esto, el sistema legislativo de la región de Harbin organizó su propia conferencia. El director de la oficina legislativa de la ciudad de Harbin se dirigió furiosamente a los directores de los campos de trabajo: "¡Si debo ser despedido de mi puesto a causa de esta historia, voy a empezar primero por despediros a vosotros!". En consecuencia, se puso en marcha una campaña de persecución. Cada etapa fue meticulosamente planificada. Por ejemplo, cada campo de trabajo seleccionó matones para la "preparación de clases especiales". También seleccionaron materiales y métodos de torturas que en su inmensa mayoría provocaban la muerte sin dejar rastro. En estos métodos encontramos la jaula de acero, el atropello, el descuartizamiento, etc. Cuando los practicantes mueren de tortura declaran que mueren de enfermedad. Con el fin de esconder sus crímenes, envían a los practicantes que están en condiciones críticas al hospital Wanja, asociado al campo de trabajo de Wanja. Son desligados de toda responsabilidad en cuanto el hospital declara que la muerte es causada por una enfermedad. Según lo que sé, los practicantes Zhang Tao y Li Hongbin murieron de camino hacia el hospital de Wanja. Muchos otros después de ser enviados al hospital, no sólo no reciben tratamiento médico sino que sufren todavía más torturas y brutalidades.

Con los estímulos de sus superiores, los guardianes de los campos de trabajo se vuelven más violentos y brutales. Torturan a los practicantes con todos los medios posibles como electrochoques con porras de alto voltaje, suspensión y palizas, "coser" con agujas, quemar con cigarrillos, así como otras formas de castigos físicos insoportables. El director Shi Changjing declaró públicamente: "¿Qué es una prisión? ¡Es el infierno sobre la tierra!"

Versión en chino disponible en:
http://minghui.ca/mh/articles/2004/9/3/83217.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.