Pintura: Genocidio

“Genocidio” por Wang Zhiping, 2004

Todas las torturas físicas que han sido utilizadas contra los que practican Falun Gong han sido una tortura mental para tratar de forzarles a renunciar a Falun Gong firmando las “tres declaraciones” que consisten en: una carta de arrepentimiento, una garantía de no practicar nunca más Falun Gong y una lista de nombres y direcciones de todos los miembros de su familia, amigos y conocidos que son también practicantes, y así traicionar a su creencia espiritual y a su alma.

También fueron muy espantosas las agresiones sexuales y los atentados al pudor cometidos por la policía en contra de las mujeres que practican Falun Gong.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.