Un gran desfile en el centro de Londres presenta a Falun Gong y la belleza de la cultura tradicional china, y denuncia los crímenes de los derechos humanos en China

El sábado 15 de enero, varios centenares de practicantes de Falun Gong europeos de una veintena de países desfilaron por el centro de Londres. El desfile comenzó en Withehall y acabó junto a la residencia del Primer Ministro, pasando por la inmensa mayoría de las calles turísticas de Londres, entre ellas Trafalgar Square.

El desfile estaba compuesto de varias secciones representando diferentes temas. La primera evocaba la popularidad mundial de Falun Gong y los beneficios aportados a la sociedad, tres practicantes marchaban en cabeza representando los principios: Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Las banderas revelaban el pacifismo de la práctica, que cuenta con unos cien millones de practicantes repartidos en sesenta países. La siguiente sección mostraba la belleza de la cultura tradicional china, forma que los practicantes adoptan a menudo para dar a conocer Falun Gong y despertar las conciencias sobre la persecución. Los tambores a la cintura acompañaban a los tradicionales bailes chinos.


La segunda mitad del desfile estuvo dedicada a la persecución en China, que no conoce la calma desde hace más de cinco años. Detrás de los carteles que anunciaban las querellas contra Jiang Zemin y otros altos funcionarios responsables de la persecución contra Falun Gong, una mujer llevaba retratos de sus compañeros chinos de práctica, asesinados en esta persecución. Carteles revelaban los métodos medievales y crueles de tortura utilizados para forzar a los practicantes a repudiar a sus creencias. Dos de estos métodos utilizados en los campos de trabajo forzados fueron representados sobre un carro por practicantes en una simulación en vivo. Las organizaciones de derechos humanos especificaron que cien métodos de tortura eran comúnmente utilizados por las autoridades chinas para perseguir a la gente y habían documentado 38.000 casos específicos de tortura o abusos graves contra practicantes de Falun Gong.


Había numerosos espectadores mirando el desfile y cogiendo documentos de información o los periódicos, enterándose cómo la práctica fue introducida al público en 1992 en China y después su difusión en China en el resto del mundo así cómo de la persecución lanzada en 1999 por el antiguo dirigente chino Jiang Zemin. Más de 1.200 practicantes muertos han sido documentados aunque la cifra real podría, según fuentes chinas, acercarse a los 10.000. La inmensa mayoría de estas muertes se produjeron en la detención y fueron realizadas por funcionarios chinos.

El desfile pasó por la Embajada de China donde el Presidente de la Asociación europea de Falun Dafa y el vicepresidente de la organización no gubernamental Amigos europeos de Falun Gong –-personas que no practican Falun Gong pero apoyan sus actividades- entregaron una carta que pedía a las autoridades chinas acabar con la violación de los derechos humanos contra los practicantes de Falun Gong. El personal de la embajada se negó a abrir la puerta para recibir la carta. Esta fue depositada en el buzón.

Entregando una carta en la Embajada de China

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.