La Sra. Yang Chunfang, practicante de Dafa, no puede andar más por la tortura sufrida en el campo de trabajos forzados de Masanjia

La Sra. Yang Chunfang, practicante de Dafa de 34 años, venía de Goubangzi, ciudad de Jinzhou, provincia de Liaoning. Fue condenada ilegalmente al campo de trabajos forzados porque en 2001 había ido a Pekín a recurrir para Falun Dafa. En el equipo n°2 de la 2ª división, sección n°2 del campo de Masanjia, sufrió una cruel persecución y padeció un lavado de cerebro. Resistió a la tortura e hizo huelgas de hambre, pero fue alimentada a la fuerza por los guardias. Como se negaba a llevar el uniforme y a recitar el reglamento de la prisión, fue privada de sueño. Tres colaboradores* la torturaron por turno durante 24 horas. La mantuvieron en el suelo y le doblaron las piernas. Dos de ellos ejercían presión sobre sus piernas mientras otro le golpeaba la cabeza. Para impedirle que gritara y que los otros pudieran oírla, la amordazaron con una toalla. Más de diez días después, tenía las piernas tan dañadas por la tortura que no podía andar. Dos personas la arrastraron por el suelo por las piernas.

Temiendo que la familia de Yang pudiera ver que la habían torturado, los guardianes no les autorizaron a visitarla y los engañaron. Actualmente, Yang Chunfang no puede andar, pero nunca ha renunciado y sigue siendo sólida en su creencia.

* Los colaboradores son antiguos practicantes de Falun Gong que se desviaron debido al lavado de cerebro y la tortura.

Versión en inglés disponible en http://www.clearwisdom.net/emh/articles/2003/8/12/39054.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.