Practicantes torturados, desfigurados y sufrieron transgresión sexual con cigarrillos encendidos
 

Practicantes torturados, desfigurados y sufrieron transgresión sexual con cigarrillos encendidos

Una practicante de Falun Gong de alrededor de veinte años de edad fue detenida en 2001 en Beijing por ir a pedir al gobierno que pusiera fin a la persecución. En el centro de detención se puso en huelga de hambre por varios días. Los guardias la golpearon en varias ocasiones para hacer que terminara con la huelga de hambre, pero ella continuó.

Un día los guardias se la llevaron y ella regresó poco después con lágrimas en los ojos. Con una expresión muy dolorosa en el rostro, se puso a comer.

Otros practicantes detenidos en la misma celda se preguntaban qué le había sucedido. Ella les contó que los guardias la habían desnudado e insertado un cigarrillo encendido en la vagina. Los guardias la amenazaron con que si continuaba la huelga de hambre, le harían lo mismo cada día hasta que terminara la huelga de hambre.

***
Cigarrillos han sido utilizados para torturar a los practicantes en cualquier parte del cuerpo y de todas las maneras posibles durante la persecución de Falun Gong.

Un cigarrillo encendido (foto del internet)

En comparación con otros métodos horripilantes de tortura, una quemadura de cigarrillo es más difícil de detectar, pero el daño infligido puede revestir la misma gravedad.

El centro de un cigarrillo encendido puede alcanzar los 800° C (1500° F) y 200-300° C (400-600° F) en la periferia. Estas altas temperaturas pueden quemar gravemente la piel y también puede causar sangrado, formación de ampollas, descamación de la piel y ocasionar agujeros. Cuando se queman las puntas de los dedos, las uñas pueden desprenderse. Algunos practicantes perdieron el conocimiento debido al dolor extremo.

En algunos casos, la quemadura con cigarrillos es realizada junto a otras formas de tortura, tales como palizas, la aplicación de porras eléctricas, echar agua hirviendo, exposición prolongada bajo un sol abrasador, congelación y ser colgado de las muñecas.

El dolor físico es sólo un aspecto de esta tortura. Policías y guardias a veces agreden sexualmente a las practicantes mujeres quemándole los genitales. Esto es también a veces realizado conjuntamente a la violación. Los practicantes tienen gran cuidado de proteger su pureza, por lo que el asalto sexual causa gran dolor tanto mental como físico.

Las practicantes mujeres son torturadas
Los guardias violaron repetidamente a una practicante de 19 años de edad y le quemaron los senos y genitales con cigarrillos.

La Srta. Xiao Yi (肖 亦), de 19 años de edad, fue trasladada al Hospital Mental de Changzhi de la provincia de Shanxi para ser sometida a más torturas. Los guardias la violaron 14 veces durante tres noches. Los guardias que la violaron le quemaron los pezones, senos y genitales con cigarrillos, dejando numerosas marcas de quemaduras en su cuerpo.

Queman la sección torácica de una mujer con 100 cigarrillos
Se necesitan de dos a tres cigarrillos para quemar un agujero a través de la piel de una persona. Mientras la Sra. Zhu Lianshen (朱连申) era interrogada en una comisaría el 15 de mayo de 2002, Xu Shaobin (徐少彬) y otros funcionarios le hicieron más de 40 agujeros alrededor de la cintura utilizando más de 100 cigarrillos.

La Sra. Zhu Lin (朱 琳) también fue torturada nuevamente por Xu en julio de 2003. En el centro de detención del condado de Nong'an, Xu le cubrió el cuerpo con quemaduras de cigarrillos, desde los pechos hasta la parte baja del abdomen, produciéndole muchos agujeros en la piel.

Ilustración de tortura: Quemando la espalda con cigarrillos

Introducción en la nariz de cigarrillos encendidos y cubiertos de pimiento en polvo
Cuando la Sra. Zhao Yuhong (赵玉红) fue arrestada en 2002, el personal de la Oficina 610 de Zhaoyuan la ató a una silla de metal para ser interrogada. Entonces comenzaron a torturarla con una forma nueva de usar el cigarrillo. Sumergian un cigarrillo encendido con pimienta en polvo y se lo introducían a la fuerza en la nariz, causando quemaduras dolorosas. La tortura hizo que la Sra. Zhao sufriera un colapso mental. Ella no pudo hablar por más de un año y no pudo dormir durante varios años.

Le queman el lóbulo de una oreja y le producen un agujero
En el campo de trabajos forzados de Changlinzi, al mismo tiempo que mantenían colgada a una practicante, los guardias le quemaban la cara con cigarrillos encendidos produciendo varios agujeros grandes en su piel, ocasionando además un agujero a través del lóbulo de una oreja.

La tortura con cigarrillos aplicada a practicantes masculinos
Las quemaduras de los dedos causan el desprendimiento de las uñas
Cuatro guardias en el campo de trabajos forzados de Suihua en Heilongjiang, torturaron al Sr. Peng Shucha (彭树 权) quemándole los dedos con cigarrillos. Todos las uñas se volvieron negras y se desprendieron.

Ilustración de tortura: Quemaduras de manos

Quemaduras de cigarrillo entre los dedos
Otro ejemplo de esta atrocidad en el campo de trabajos forzados de Suihua fue realizado por el guardia Fan Xiaodong quien insertó un cigarrillo encendido entre los dedos anular y meñique de la mano derecha al Sr. Miao Xinglong (苗 兴 龙). En la medida en la que la llama del cigarrillo disminuye, Fan lo soplaba y lo volvía a colocar en el mismo lugar. Fan repitió esto tres veces aplicándolo específicamente en aquellos lugares donde el Sr. Miao tenía ampollas en las manos debido al trabajo forzado. El olor a carne quemada flotaba en el aire.

Cigarrillos y velas encendidas para quemar la espalda
El Sr. Zhang Zhikui (张致奎) recuerda la tortura que sufrió el 1 de octubre de 2001 en una comisaría: "Los guardias me ataron a un banco de hierro ["tiger bench" en inglés] y me aplicaron quemaduras de cigarrillo en todo el cuerpo. Perdí el conocimiento varias veces a causa del dolor; me echaban agua fría para mantenerme despierto. Me colocaron una vela encendida en la espalda y dejaban que la cera caliente y derretida goteara sobre mi espalda. No pude dejar de temblar por el dolor".

Ilustración de tortura: Quemaduras de brazos y pies

La quemadura de cigarrillo produce ampollas en los labios.
Sun Guijie, el ex vicepresidente del condado de Laishui, provincia de Hebei, ha participado activamente en la persecución a Falun Gong. Cuando un practicante de ese lugar, el Sr. Xia Hongmin (夏洪民), fue detenido el 7 de abril de 2000, Sun personalmente le quemó los labios con un cigarrillo. El Sr. Xia gritó desesperadamente. Luchó contra las varias personas que lo sujetaban, pero Sun continuó quemandole los labios dos veces más.

El Sr. Xia recordó, "Tres grandes ampollas me aparecieron en los labios. Debido al dolor, no dejaba de sudar y sentía frío de adentro hacia afuera".

Quemando las palmas con cigarrillos
En el campo de trabajos forzados de Shuangkou en Tianjin, los guardias obligaron al Sr. Li Liang (李良) a levantar las manos con las palmas hacia arriba. A continuación le aplicaron cigarrillos encendidos en las manos hasta quemarlas completamente. Las manos le supuraron y el olor a carne quemada impregnaba toda la habitación.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2014/9/28/中共酷刑-烟头烧烫-298287.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2014/10/9/146309.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.