La hija de una practicante de Falun Gong despierta a la verdad

Mi madre, tía y abuela han estado practicando Falun Gong desde que yo era pequeña.

Durante mucho tiempo me acordaba de Falun Gong como la práctica que beneficia a mi madre, pero, al mismo tiempo, esto infundió temor en mi corazón. Tenía miedo de perder a mi familia y me hizo temer por mi futuro.

Ahora he aprendido la verdad sobre la persecución y comprendí que era el partido comunista chino el que me hizo temerosa al comenzar la persecución de Falun Gong.

Un día, cuando estaba en preescolar, esperé y esperé a mi madre para que me recogiera. Se hizo muy tarde y luego vino mi padre. Él se enojó y me dijo que mi madre no se preocupaba de mí debido a Falun Gong.

Ese día yo estaba muy confundida, mi dulce y amable madre fue detenida por la policía, que se suponía debía cuidarnos de los delincuentes.

Mi madre no estaba cerca cuando estuve en la escuela primaria. En la escuela intentaron ponernos en contra de Falun Gong. Yo era escéptica, pero gradualmente me fui convenciendo un poco.

Después que mi madre regresó a casa, me habló sobre Falun Gong y la verdad de la persecución. Esto me despertó el recuerdo de cuando tenía cinco años de edad. Estaba en casa de mi abuela, viendo que mi familia reunida estudiaba las enseñanzas de Falun Gong y hacía los ejercicios. Tuve una verdadera sensación de alegría y felicidad.

Mi tía abuela recordaba que les dije que vi "cintas blancas" que les rodean cuando hicieron los ejercicios. Mi madre llamó a las cintas blancas "mecanismos de energía".

Este recuerdo de mi infancia sobre Falun Gong, era tan diferente de las acusaciones sin fundamento que me enseñaron en la escuela.

Todavía luché durante mucho tiempo en mi mente. Por la noche me sentí obligada a buscar alguna tijera que escondía bajo mi almohada porque alguien me dijo que los practicantes apuñalaban a sus familias con objetos afilados.

Mis padres finalmente se divorciaron. Aunque cada semana iba a visitar a mi madre, aún tenía el temor de que pudieran arrestarla de nuevo y me dejara otra vez.

Creciendo sin mi madre cerca todo el tiempo, creía que yo había sufrido mucho más de lo que debía. Necesitaba encontrar a quien culpar, por lo que culpé a mi padre por no rescatar a mi madre; culpé a mi niñera por ser mala conmigo. Culpe a mi madre por no estar ahí cuando le necesitaba y culpé a Falun Gong por poner a mi madre en tantos problemas.

Ahora lamento haber culpado a las personas de manera equivocada. Siempre había creído que mis familiares más cercanos eran los causantes de tanto dolor. Pero no eran ellos. Fue Jiang Zemin, el ex dictador chino porque persiguió a las personas, desintegró mi familia y me privó de la felicidad que anhelaba.

Como miembros de la familia de practicantes de Falun Gong, si seguimos escondiéndonos en la oscuridad y no luchamos por ellos, vamos en contra de nuestra conciencia. No podemos perder la oportunidad de apoyarlos a ellos y a la justicia.

Le pedí a mi madre que documentara el sufrimiento que he padecido en su demanda contra Jiang.

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2015/9/21/152627.html

* * *

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.