Zhuan Falun cambió mi filosofía materialista

En el otoño de 1998 llegué a conocer Falun Dafa. El impacto inicial y la felicidad que experimenté al empezar a estudiar y practicar Dafa continúan presentes en mi mente.

Al igual que otros chinos, yo también crecí en una sociedad atea; la doctrina impartida por el régimen comunista chino me había llevado a creer solo en la existencia del materialismo. Me dediqué tanto al estudio de las teorías marxistas que incluso obtuve un título de maestría en el campo de la llamada área de la "filosofía del materialismo". Yo fui muy vanidoso y me llenaba de orgullo al pensar que había aprendido la verdad máxima de este mundo materialista, por lo tanto desafiaba y criticaba a toda nueva teoría o estudio que parecía no estar en conformidad con los puntos de vista materialistas que yo tenía del mundo.

Una vez, mis padres viajaron todo el camino desde mi ciudad natal hasta la ciudad donde ahora vivo e hicieron todo lo posible para que yo me convirtiera al cristianismo lo cual rechacé con gentileza justificándome en el hecho de ser un miembro del partido comunista y por lo tanto no estaba supuesto a creer en ninguna religión. Ahora que reflexiono un poco me doy cuenta que debió haber sido algo dispuesto por el Honorable Maestro Li; si yo me hubiera hecho cristiano esto me hubiera impedido sobre todo practicar Falun Dafa.

En realidad, yo ya había oído hablar de Falun Dafa antes. Durante la década de 1980 y en los primeros años de la década de 1990, la nación china entera estuvo cautivada por una ola sucesiva del fenómeno qigong. De repente muchos maestros de qigong aparecieron en público y todo el mundo hablaba de qigong. En esa época vi por primera vez a Falun Dafa en una revista de qigong pero no le presté ninguna atención especial pensando simplemente que se trataba de otro tipo de ejercicios de qigong. Cuando oía a la gente hablar sobre las teorías de espacio-tiempo referidas en Falun Dafa, las refutaba con mi creencia materialista de "el tiempo es infinito, el espacio ilimitado". Luego en agosto de 1998, mi familia me trajo Zhuan Falun y por curiosidad sin pensarlo volteé unas páginas tratando de ver de qué se trataba el libro; mientras más leía el libro más me sentía atraído hacia él y lo terminé tan pronto como pude porque yo quería conocer todo lo que contenía. La visión entera que tenía sobre el mundo comenzó a cambiar mientras leía el libro, y me transformé en una persona completamente diferente ¡después de terminar de leerlo!

Siempre he tenido curiosidad por la teoría de la eternidad y me consideraba un tipo inteligente que podía fácilmente comprender las teorías abstractas o charlas informales sobre todo tipo de teorías, sin embargo, nada de esto fue capaz de afectar en absoluto la vanidad en mi corazón. Sin embargo, cuando terminé de leer Zhuan Falun mi cuerpo entero se estremeció, mi mente fue por una transformación gigantesca y fue simplemente increíble ver cómo había elevado la perspectiva que tenía sobre todo lo que me rodeaba. La gente se percató que ahora caminaba de una manera diferente que antes, y comencé a mirar al mundo de una manera totalmente diferente. Mi corazón se llenó de alegría, la esperanza de eternidad me levantó el ánimo, era como si estuviera envuelto en éxtasis. Me sumergí en la lectura de todos los libros y otros materiales de Dafa, vi además los videos de la conferencia de los nueve días. Comencé a tomar a la ligera las cosas materiales mundanas que estaban a mi alrededor.

En la medida que aprendía más y más sobre Dafa y la cultivación, mi entendimiento de Dafa profundizaba cada vez más. El conocimiento superficial que inicialmente tuve se hizo más racional. El ir a través de la devastadora persecución que el régimen comunista inició en 1999, me ha hecho creer en Falun Dafa con más firmeza y determinación. Falun Dafa se ha convertido en una parte inseparable de mi vida; nada en este universo puede cambiar la fe firme que profeso por Falun Dafa.

Antes de aprender Falun Dafa, yo pensaba que el universo simplemente no tenía límites, que no tenía ni principio ni fin. Sin embargo ahora me doy cuenta que este entendimiento está basado solo en el conocimiento superficial que los humanos tienen sobre el mundo desde el punto de vista molecular. Esta interpretación es insignificante si se compara con los criterios de planos superiores compuestos de partículas mucho más diminutas.

La explicación del Maestro sobre lo que Sakya Muni dijo que el universo es "tan grande que no hay nada fuera de él, sin embargo, tan pequeño que no hay nada dentro de él", súbitamente me despertó. El universo es infinito, pero también es infinitesimal. Seres de niveles superiores, como dioses y seres iluminados todos existen en planos más elevados que este mundo físico que está compuesto de moléculas superficiales. Mientras más pequeña sea la partícula, más poderosos y más inteligentes son los seres que viven en esas esferas. Hay tantas capas de universos como hay tantas diferentes capas de partículas, y cada una de esas capas es una esfera donde existen innumerables seres.

Tal teoría es lógicamente irrefutable y su claridad es abrumadora. Ante ella, todas las visiones ateas que tenía se destrozaron, se derrumbaron como un castillo construido de arena, desaparecieron casi en un abrir y cerrar de ojos. Como dice el refrán: "Un magnífico Dao es extremadamente simple y extremadamente fácil". Dafa me ha enseñado a mirar al mundo desde una posición mucho más elevada.

Desde el punto de vista de una lógica sencilla y clara, se puede deducir que este universo que es tan inmenso, tan preciso y tan ordenado, sólo puede ser controlado por seres supremos con una sabiduría extraordinaria; no hay otra manera de explicar el funcionamiento milagroso del universo. Seres superiores crean y proveen bendiciones a los seres de niveles inferiores. Esos seres celestiales poseen niveles más altos de mente-naturaleza y más sabiduría que los que viven en planos inferiores tales como los seres humanos en este mundo físico. Incluso en este mundo físico humano hay personas diferentes; algunos son ricos y poderosos, otros son pobres y miserables. En realidad, el destino de una vida humana individual lo predetermina las experiencias de sus vidas anteriores; si un ser humano ha acumulado enormes cantidades de virtud en sus vidas anteriores gracias al haber hecho todo tipo de buenas acciones, podrá disfrutar de una vida más cómoda y de abundancia en este ciclo de su presente vida. Esta es otra manifestación más de las enseñanzas del Buda.

El ateísmo, por el contrario, rompe la conexión humana con los reinos superiores; arruina el ambiente donde los seres superiores pueden rendir sus poderes para proteger a los seres humanos del peligro. Los seres humanos están solos y se han hecho impotentes como resultado del ateísmo. Cuando los seres humanos comienzan a creer en la evolución y piensan que los humanos provinieron de los animales, la creencia de haber heredado una naturaleza divina superior y honorable que está arraigada dentro de una vida humana, empieza por ser reemplazada por la creencia en el instinto animal de brutalidad y crueldad. Por lo tanto, la supervivencia del más fuerte y del más astuto se ha convertido en una creencia ciega. Los seres humanos hablan ahora sin escrúpulos de estas cosas y no se dan cuenta de su propia humillación cuando se tratan ellos mismos como si fueran animales.

Como la gente ya no cree que la vida va por el proceso de los ciclos de reencarnación y tampoco cree que las buenas acciones son recompensadas y las malas son castigadas, los seres humanos han comenzado a preocuparse sólo por obtener ganancias materiales en esta vida presente. En los esfuerzos que ponen por lograr fama y satisfacer sus intereses personales, la gente implacablemente se aprovecha de los demás, lo cual ha traído como consecuencia que todo el mundo haya generado una enorme cantidad de karma que va más allá de tener la oportunidad de pagar. La sociedad humana está llegando al borde de la catástrofe. Está muy claro que el ateísmo no es sólo una falacia, sino que es también una teoría extremadamente nociva que ha servido para enterrar la decencia del ser humano y la sabiduría otorgada por el cielo, haciendo que los humanos tengan el comportamiento desorientado de las bestias.

Después de haber terminado de leer Zhuan Falun y de comenzar a vivir la vida de un cultivador, continué con la lectura de las conferencias que el Maestro dio en todo el mundo. Las enseñanzas del Maestro sobre el universo y el origen de la vida hicieron que los entendimientos que tenía sobre seres superiores sean aún más claras. Al mismo tiempo, las historias de los compañeros practicantes que tenían el ojo celestial abierto y que por lo tanto han sido testigos de lo que acontece en el universo y a las vidas existente en reinos superiores también me ayudaron a reforzar mi cultivación.

En el año 2001 comencé a experimentar la separación de mi alma primordial de mi cuerpo durante la meditación; la experiencia fue tan real que me ayudó aún más a entender los milagros del universo además de validar a Dafa.

La primera experiencia que tuve sucedió cuando se inició el envío global de pensamientos rectos; ese día, yo había acabado de enviar pensamientos rectos a la medianoche y me encontraba medio adormecido, entonces sentí como si los pies flotaban en el aire y luego mi cuerpo se elevaba rápidamente hacia el cielo. Varios Falun me impulsaban y me encontré corriendo alrededor de un universo muy brillante. En la profundidad del universo, grité desde el fondo de mi corazón: "Zhuan Falun".

Mi voz fue tan fuerte y penetrante que parecía hacer eco en todo el universo. Cuando mi alma primordial regresó a mi cuerpo, sentí casi como que si mi cama vibrara. Posteriormente tuve experiencias similares; a veces yo montaba una bestia celestial, a veces me levantaban unas deidades que se parecían a mí cuando era joven, y otras veces aún simplemente un poder invisible me conducía y volaba en el cielo.

Las profundas enseñanzas en Zhuan Falun, las historias de los compañeros practicantes sobre sus experiencias en otros espacios y mis propias experiencias, todo aquello ha contribuido a mi firme creencia en Falun Dafa. Ahora todos esos adoctrinamientos ateos que antes guiaron mi educación, han desaparecido de mi mente. Estoy decidido a caminar por el sendero divino y volver a mi lugar de origen.

Versión en chino disponible en: http://www.zhengjian.org/node/112836


Versión en inglés disponible en: http://www.pureinsight.org/node/6343

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.