Heshi, un ritual de sinceridad

Caminando por la calle, al pasar delante de una vidriera me paré para ver una estatua de cerámica. Era la imagen de un ángel que estaba arrodillado y parecía esperar atentamente, con sinceridad y pureza y con ambas palmas de la mano unidas una contra la otra simbolizando Heshi.

Después de comenzar mi cultivación supe a través de una conferencia del Maestro, que Heshi era un ritual de la escuela Buda. A medida que miraba la video-conferencia del Maestro, mi espíritu se abría cada vez más y me sumergía en un estado de paz, producido no sólo porque tenía un Maestro y me había propuesto cultivar, sino también porque comenzaba a comprender cada vez más claramente el significado de la vida. Un sentimiento de bendición surgía muchas veces en mi corazón, especialmente cuando escuchaba la conferencia del Maestro. Entonces, las palmas de mis manos se juntaban de una manera natural, una contra la otra y mis ojos se llenaban de lágrimas de gratitud.

A lo largo de mi viaje de regreso a mi ser original, tuve numerosas comprensiones profundas que sobrepasaban el límite de las palabras. A menudo, he utilizado el gesto Heshi para expresar mi gratitud hacia esos momentos. Aunque Heshi parece un gesto simple, su carácter sagrado es manifestado por el respeto profundo hacia el Maestro y hacia el Fa, así como una fuerte creencia y determinación en proseguir la cultivación.

Después de que el Partido Comunista Chino (PCCh) comenzara la persecución contra Falun Gong, en julio de 1999, una gran campaña se llevó a cabo en la televisión china difamando al Maestro. Un día, mientras almorzaba, vi la foto del Maestro que salía en la televisión; me levanté y, a pesar de que los miembros de mi familia no eran practicantes, me incliné ante la imagen del Maestro y con un respeto profundo hice el gesto de Heshi. Más tarde, mi familia me dijo que les había impresionado verme así, y que el tiempo parecía haberse detenido. Me comentaron que en lugar de prestar atención a lo que decía la televisión, todos ellos se fijaron en mí en esta actitud digna y noble.

Recuerdo tan claramente esta escena, que el gesto de Heshi, aunque silencioso, refleja, de por sí, un profundo sentimiento interior. Viniendo de la Escuela Buda, este gesto transporta la paz y la compasión de quien practica y se preocupa de los seres vivos y su respeto a la Ley Buda. Su connotación interior es muy profunda.

El gesto de Heshi me acompañó durante más de diez años en mi trayecto de cultivación. Lo he utilizado para expresar mi gratitud hacia el Maestro, mi respeto a otros practicantes y en los momentos de iluminación.

La historia pasará y cuando la Ley de Buda prevalezca de nuevo en la sociedad común, posiblemente, la gente integrará este gesto en sus vidas diarias y lo transmitirá de una generación a la otra, eternamente.

Versión en chino disponible en: http://www.zhengjian.org/zj/articles/2010/8/12/67879.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.