Reino Unido: Foro en el Parlamento del Reino Unido sobre la sustracción de órganos: juntos para terminar este crimen contra la humanidad

"El tiempo es esencial en esto. Tengo certeza de que hombres y mujeres inocentes están siendo asesinados en China por sus órganos. Ustedes tienen en su poder la habilidad de ayudar a detener este crimen contra la humanidad de diversas formas. Gracias por realizar este seminario. Muchos de nosotros en la coalición internacional para terminar el saqueo de órganos en China estamos muy contentos de que estén haciendo esto ahora".

Estas fueron las palabras de apertura de David Kilgour, ex secretario de estado de Canadá para la región de Asia Pacífico, en un foro en el Parlamento del Reino Unido el 11 de noviembre por la sustracción de órganos a practicantes de Falun Gong vivos. Neil Parish, un parlamentario conservador, fue el anfitrión del foro.

Los discursos presentaban evidencia de que hoy en China se sustraen los órganos de practicantes de Falun Gong mientras están vivos y enfatizó que un gran número de vidas inocentes han sido asesinadas, y muchas más en riesgo de serlo. Los disertantes también le recordaron a la sociedad y al gobierno británico que no deberían ser engañados por los dichos del partido comunista chino de que planean eliminar gradualmente en cinco años la sustracción de órganos de prisioneros ejecutados.

Los discursos encendieron una discusión reflexiva entre los que asistieron, estaban presentes parlamentarios del Reino Unido, ayudantes de legisladores, miembros del consejo municipal, periodistas, personas preocupadas por los derechos humanos, y estudiantes chinos en el extranjero.

En sus discusiones los participantes se enfocaron en una cuestión esencial: para detener los crímenes de la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong vivos en China, ¿qué puede hacer el Reino Unido? ¿Qué pueden hacer los británicos?


Un foro con la temática de la sustracción de órganos a practicantes de Falun Gong vivos se llevó a cabo en el parlamento del Reino Unido el 11 de noviembre de 2013.

Neil Parish: el Reino Unido debería trabajar duro para detener la sustracción de órganos en China

El Sr. Neil Parish, parlamentario conservador del Reino Unido, organizó el foro en el parlamento sobre la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong vivos


Esta fue la segunda vez que el Sr. Neil Parish es anfitrión de un foro parlamentario sobre la sustracción de órganos. Dijo que para poder defender los derechos humanos, hará todo lo posible para detener los crímenes del PCCh en la sustracción de órganos, y espera empujar al gobierno del Reino Unido para hacer esfuerzos más consistentes.

Dijo: "Creo en los derechos humanos básicos y creo en lo que es correcto y lo que es incorrecto y la sustracción de órganos a las personas sin su consentimiento, y siendo la persona inocente, debe ser el peor de los abusos".

Él espera que el gobierno británico no sea engañado por las promesas del PCCh del "mejoramiento gradual", sino que intensifique sus esfuerzos de dos formas:

Una es presionar al régimen chino a que detenga la persecución; otra es tener más información para evitar que los británicos viajen a China para trasplantarse. Mencionó que se reuniría con la baronesa Warsi, de la oficina del Ministerio de Exteriores, para discutir directamente "qué podemos hacer para evitar que los británicos vayan a China a recibir trasplantes de órganos de prisioneros de consciencia, especialmente de Falun Gong". También planea hacer que los departamentos de salud y médicos del Reino Unido provean información relevante a la gente en sus sitios web.

Experto en trasplante de riñones: No "eliminas gradualmente" un genocidio

Dr. Adnan Sharif, consultor de trasplante de riñones del Reino Unido, es entrevistado después del foro.

El Dr. Adnan Sharif, experto en trasplante de riñones del hospital Reina Elizabeth de Birmingham, miembro de la sociedad de trasplantes británica y de Médicos Contra la Sustracción Forzada de órganos (DAFOH), viajó al parlamento británico para participar del foro.
Dijo que el aspecto ético es un aspecto muy importante de los trasplantes. La "sustracción forzada de órganos" es éticamente atroz, y completamente inaceptable. Espera que la comunidad internacional se una para presionar al régimen comunista chino y terminar con estos crímenes de la sustracción de órganos.

"Sustracción forzada de órganos; estás hablando de una actividad criminal, podrían ser individuos o podrían ser organizaciones. Esto es esencialmente organizado a nivel estatal. Es increíble cuando hablamos de números como 50-60 mil asesinados por trasplantes simplemente para hacer negocios lucrativos.

"Cuando piensas en ello, es estremecedor. Si fuera cualquier otro país estoy seguro que la comunidad internacional se hubiera lanzado encima con toda su fuerza. Existe esta cuerda floja cuando nos relacionamos con China, necesitamos ser críticos a la distancia, lo cual pienso es una vergüenza".

Con respecto a la promesa del PCCh de "eliminar gradualmente la sustracción de órganos de prisioneros ejecutados", el Dr. Sharif dijo: "Es ridículo, no ‘eliminas gradualmente’, simplemente lo dejas de hacer. Toma un ejemplo, si alguien comete un genocidio, no lo detienes gradualmente, simplemente lo detienes y ya".

"Todas las declaraciones que hemos visto de China parecen tener una falta de entendimiento fundamental y de reconocimiento de que lo que han estado haciendo está mal. Todo suena y parece como ‘Sí, seguramente dejaremos de hacer esto porque no queda bien a nivel internacional y no podemos ir a las reuniones internacionales con este tema’, y porque quieren participar a nivel internacional de los trasplantes y ser bien vistos. Ese parece ser el principal motor por el que están intentando cambiar, no porque reconozcan que lo que han estado haciendo está mal y es inaceptable".

Corto plazo de espera para matar por demanda
En su discurso, el Dr. Kilgour reafirmó: "Nuestra conclusión principal es que hoy en día, allí continúa habiendo una sustracción a gran escala de órganos involuntaria a practicantes de Falun Gong. Sus órganos vitales, riñones, hígados, córneas y corazones, son sustraídos involuntariamente para venderlos a altos precios, a veces a extranjeros, quienes normalmente tienen largas esperas por donaciones voluntarias de estos órganos en sus países de residencia".

El Sr. David Matas, abogado de derechos humanos canadiense quien colaboró con David Kilgour en la investigación de la sustracción de órganos, envió su discurso al lugar. Escribió: "Los tiempos de espera para trasplantes de órganos en China son días o semanas. En cualquier otro lugar del mundo los tiempos de espera son de meses o años. Tener un corto tiempo de espera por un donante de órganos significa que alguien está siendo asesinado para el trasplante".

El Sr. Matas señaló que el PCCh no se atreve a dejarlo ir a China para contarle a los chinos la verdad. "No puedo ir a China y decirles a los chinos que su propia gente, que siguen sus propias tradiciones, practicantes del espiritual Falun Gong, están siendo asesinados por sus órganos. El partido comunista chino no me dejaría, ni a nadie, decirles eso a los chinos en China. Pero, yo sí puedo decírselos a ustedes".

La persecución a Falun Gong hizo posible el crimen más perverso
Ethan Gutmann, experto en China, presentó su investigación en el foro. Dijo que bajo el mandato del régimen chino, ya existían los trasplantes de órganos de prisioneros ejecutados, pero después de la persecución a Falun Gong que fue iniciada por el régimen, este crimen contra la humanidad pasó a ser de gran escala, el crimen más grande de la historia humana.

El Sr. Gutmann también señaló que los altos miembros del PCCh estaban ya completamente al tanto de la sustracción forzada de órganos a gran escala sobre los practicantes de Falun Gong. Su investigación y conclusión están detalladas en su último libro: Slaughter.

El profesor Li Huige, representante de Médicos Contra la Sustracción Forzada de órganos en Europa, dijo en su discurso: "El sistema del PCCh destruyó la cultura tradicional china. Arruinaron los valores morales de los chinos. El sistema instiga venganza contra Falun Gong. Deshumanizaron a los practicantes y utilizaron por completo su maquinaria para apoyar completamente y a gran escala la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong vivos".

El profesor Li investigó varios casos y datos que revelan cómo el mandato despiadado del PCCh le quita la humanidad a sus seguidores. Por ejemplo, Wang Lijun, ex jefe del buró de seguridad pública de Chongqing, mató a miles de personas en nombre de la experimentación de trasplantes de órganos.

Para terminar con este crimen hace falta el apoyo de la comunidad internacional
El Sr. Kilgour señaló la importancia de los esfuerzos globales, diciendo: "Los otros países al menos tienen el poder de terminar con la complicidad con el aviso en sus propios países".

Enumeró algunas medidas concretas que los gobiernos podrían adoptar a nivel global. "El Reino Unido y otras naciones responsables podrían adoptar medidas para combatir los abusos en los trasplantes de órganos por medio de legislaciones extraterritoriales, informes obligatorios sobre el turismo de trasplantes, que las aseguradoras de salud no paguen por trasplantes en el extranjero, y bloquear la entrada de personas involucradas en el tráfico de órganos".

Agradecimiento por la información
En el foro, un practicante de Falun Gong recibió un correo electrónico de un parlamentario que asistió, expresó su gratitud y deseo de continuar recibiendo noticias del tema. Dos estudiantes chinos que asistieron dijeron que estaban estremecidos por la información que recibieron. Dijeron que agradecían la oportunidad de poder acceder a información que el PCCh hace tanto esfuerzo por bloquear en China.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2013/11/19/英议会大厦内的声音-一起制止这反人类罪行-282884.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2013/12/5/143501.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.