"Maestro Li, ayúdame, por favor"

Debido a la persecución, estuve en prisión durante más de un año en 2011. Aclaré la verdad a más de cuarenta reclusos y la mayoría de ellos decidió renunciar al partido comunista chino (PCCh) y a sus organizaciones afiliadas. Ellos entendieron que Falun Dafa es bueno y mostraron respeto por el Maestro. Muchas veces, cuando pidieron "Maestro Li, ayúdame, por favor!" sus vidas se salvaron del peligro. Aquellos que con frecuencia, decían: "¡Falun Dafa es bueno!; Verdad-Benevolencia-Tolerancia" es bueno" recibieron reducción de sus condenas y otros fueron puestos en libertad mucho antes de lo que esperaban. La fe en el Maestro y en Dafa les trajo bendiciones.

Por estar encarcelados, los reclusos naturalmente anhelan la libertad. Disfrutaban cuando les contaba sobre Falun Gong. Les gustaba, especialmente, escuchar la historia sobre una persona que fue rescatada misteriosamente, tras caer de una chimenea muy alta: Un trabajador estaba derribando una chimenea muy alta en una granja de pollos. De repente, una fuerte ráfaga de viento comenzó a soplar y lo hizo perder el equilibrio. Mientras caía, exclamó en alta voz: "Maestro Li, por favor, ayúdame!" En ese momento crítico, una fuerza invisible lo atrajo de nuevo a la parte superior de la chimenea.

El dueño de la granja de pollos fue testigo del incidente. Sorprendido por lo que vio, exclamó: "¡ Esto es un milagro! Me asustaste hasta morir. ¿Qué pasó exactamente?" El trabajador le respondió: "Desde que tengo un trabajo peligroso, un practicante me dio un símbolo de Falun Dafa y una tarjeta donde está escrito "Falun Dafa es bueno"; "Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno". Él me dijo que recordara esas palabras y las repitiera con frecuencia para protegerme. También, dijo que si me encuentro en algún peligro, debía decir: '¡Maestro Li, por favor, ayúdeme! Así que hice lo que él me aconsejó y de hecho, ¡el Maestro Li me rescató!" Después del incidente, el trabajador regresó donde el practicante y él mismo comenzó a practicar Falun Dafa.

Después de haber contado esta historia, "¡Maestro Li, por favor, ayúdame!" se convirtió en el dicho más popular entre los reclusos. Uno de los internos, Yongli, me preguntó: " ¿ El Maestro Li también va a rescatarme? Por favor, mantenga en secreto que renuncié a la Liga de la Juventud. Si alguien informa sobre mí a algún guardia, le reducirán su condena, pero la mía aumentará. Me dijeron que me darían dos años más. ¿Qué debo hacer?" Le dije: "No te preocupes. Has dejado la liga juvenil y la marca de la bestia se ha borrado de ti. Tu suerte está en camino".Al día siguiente, en el tribunal el juez redujo su condena y fue liberado de inmediato. Aturdido, gritó en su corazón, "Maestro Li en realidad me ha rescatado!"

Un ex-mafioso me dijo con entusiasmo, "El Maestro Li también me rescató! Mi condena se redujo a la mitad". Entonces él me contó lo que pasó, "Camino a la corte, grité en mi mente: '¡Maestro Li, por favor ayúdeme!' Realmente funcionó. Según la ley penal que leí hace unos días, debería permanecer preso como mínimo quince años. Ya he estado encerrado dos años y me siento miserable aquí. No puedo imaginarme estar 12 años más. No sabía que podría tener tan buena suerte una vez que creyera en Falun Dafa".

Cuando los nuevos reclusos llegaban a la prisión, les contaba su experiencia, incluyendo a Dayu, un ex empleado del gobierno anterior. Mientras Dayu estaba estacionado en una agencia en Hong Kong, se familiarizó con un cartel sobre drogas y finalmente, comenzó a venderlas. Debía haber sido condenado a quince años por tráfico ilegal de drogas. Él prometió no hacer ninguna otra cosa ilegal y empezó a decir con gran sinceridad: "¡Falun Dafa es bueno. Verdad-Benevolencia-Tolerancia" es bueno". También rogó al Maestro Li que lo ayudara. Antes que comenzara el juicio, el juez le preguntó en voz baja: "¿Cómo te sentirías si solo te diera tres años?" Él no podía creer lo que acababa de oír. Miró al juez y vio que el juez le mostraba tres dedos y quedó estupefacto. Después me dijo dos veces, "Hay muchos sitios de práctica de Falun Gong en Hong Kong. Me hubiera gustado haber creído antes en Falun Gong. No me habría enredado con las drogas ilegales. Gracias por contarme sobre Falun Gong!” Le contesté, "No me des las gracias, ¡dale las gracias a mi Shifu! Si yo no hubiera practicado Dafa, me habría muerto a causa de las enfermedades que sufrí antes. El Maestro Li también me salvó!"

Ah Xiang era gerente de la Asamblea Popular Municipal. Fue detenido por un caso de crimen organizado que implicaba una gran suma de dinero. Fue encerrado en la cárcel sin un juicio por varios meses. Estaba muy preocupado. Así que se me acercó y me pidió que le dijera la frase que los otros habían aprendido de mí. Yo estaba muy feliz de saber que finalmente quería conocer la verdad. Después de haber sido testigo de la buena suerte de otros reclusos después de renunciar al PCCh, finalmente, él también quería escuchar la verdad. Yo le dije: "Si renuncias al PCCh la buena fortuna te llegará pronto". De inmediato decidió renunciar a la Liga de la Juventud. Un guardia lo llamó por su nombre a la mañana siguiente. En cuanto a mí, yo estaba perplejo. Me acerqué y le di la mano. Luego le pregunté por qué lo estaban llamando. Una persona fuera de la celda le dijo, "Usted está en libertad, váyase a casa!" Al salir de la celda, se volvió para despedirse de nosotros como si nos dijera: "Es cierto que el Maestro Li ha venido a rescatarme!"

Un condenado a muerte, llamado Rong Cheng, iba a ser ejecutado. Después que escuchó la verdad sobre la persecución, contó: "Hace unos años, un monje me pidió que me cultivara con él en el budismo, pero yo le dije que me diera un par de años. El monje suspiró considerándome irremediable. Tras el asesinato, entendí por qué el monje suspiró. Si me hubiera cultivado con él ¿yo no hubiera matado a nadie?. "Luego me pidió que le enseñara Falun Gong. Él dijo: "Si practico Falun Gong, Satanás no se atreverá a aceptarme en la puerta del infierno, ¿no? Te prometo que voy a ser una buena persona en mi próxima vida" Yo le ayudé a renunciar a los Jóvenes Pioneros y le dije: "Vas a ser una buena persona".

Con mi ayuda, tres internos renunciaron al PCCh, dieciocho dejaron la Liga de la Juventud y trece dejaron a los Jóvenes Pioneros. Su creencia en el Maestro les ha traído a todos ellos buena suerte.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2014/1/2/“李大师真救俺了-”-284987.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2014/1/9/144261.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.