Filadelfia (EE.UU.): Los turistas chinos impacientes por renunciar al partido comunista chino en el Liberty Bell Center

A medida que más y más chinos viajan de vacaciones al extranjero, los practicantes de Falun Dafa de todo el mundo, aprovechan la oportunidad para hablar con ellos acerca de Dafa y ayudarles a que vean las mentiras perpetradas por el partido comunista chino (PCCh), que ha perseguido activamente esta práctica pacífica por más de 14 años.

La Liberty Bell es un símbolo de independencia y libertad en América. El Centro Campana de la Libertad (Liberty Bell Center) en Filadelfia, Pensilvania es un destino popular para los turistas de todo el mundo y una visita casi obligada para los turistas chinos. Como tal, es también un lugar donde los practicantes de Falun Dafa pueden ayudar a los visitantes chinos a aprender sobre Dafa y la brutal persecución en China. Después de enterarse de la verdad, muchos chinos están impacientes por renunciar al PCCh y a sus organizaciones afiliadas.

"En la información por el bloqueo de China, lo que la gente escucha acerca de Falun Gong son calumnias del partido comunista chino. Algunas personas cometen fechorías bajo mentiras engañosas. Vine voluntariamente al Liberty Bell Center para ayudar a los turistas chinos a conocer la verdad. Creo que, después de enterarse de los hechos la gente tomará una decisión correcta", explicó la Srta. Yan, que va con frecuencia a Liberty Bell Center para hablar con los visitantes de China.

Ella continuó: "Hoy día, aquí hay muchos autobuses turísticos llenos de turistas chinos. Casi todo el mundo pregunta por nuestros material informativo, tanto por los "Nueve Comentarios sobre el partido comunista chino", como por formación específica sobre Falun Dafa".

En el Liberty Bell Centre en Filadelfia, los turistas chinos leen los pendones informativos de Falun Gong. Muchos pidieron materiales impresos y tomaron fotos

Dos ancianos dijeron: Llegamos a los Estados Unidos para renunciar al partido
Una vez, dos caballeros chinos mayores de edad se acercaron y pidieron a un practicante de Falun Gong que les ayudarla a renunciar al PCCh. Uno de ellos dijo: "Hemos venido aquí especialmente a renunciar al PCCh. A nuestra edad, hemos experimentado todo tipo de intimidaciones del partido. Hemos sufrido muchas penalidades y casi perdimos nuestras vidas en China. Le agradeceríamos mucho si nos ayuda a renunciar a nuestra membrecía en el Partido".

Otro señor mayor, después de observar las pancartas de información, dijo:
"!Ustedes son grandiosos!". El PCCh es tan malo. Por favor, ayúdenme a renunciar al partido". Le contó al practicante que había leído material informativo de Falun Gong en China, distribuido por practicantes de Falun Gong que arriesgaron sus vidas para difundir la verdad. También había recibido el software liberador para romper el bloqueo informativo del PCCh y así fue capaz de leer las noticias y la información que no es accesible en China. También, pidió material informativo adicionales y dijo que a la vuelta iba a llevarlo a sus amigos.

Un joven tímido dijo: Quiero renunciar al PCCh con mi verdadero nombre
En otra ocasión, la Srta. Yan estaba hablando con un hombre mayor, mientras que un joven tímido se quedó a un lado y escuchó con atención. La Srta. Yan dijo: "Desde que el PCCh tomó el poder, ¿no ha sido perseguida cualquier persona del pueblo chino? La gente de nuestra edad ha experimentado tantas campañas políticas. Ahora, el Partido está persiguiendo a los practicantes de Falun Gong que siguen los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. El partido promueve el ateísmo y difunde mentiras para engañar al pueblo. Nosotros, los chinos creemos en el principio celestial que dice: la bondad será recompensada y la maldad recibirá retribución kármica. El Partido ha cometido numerosas faltas. ¿Cómo puede el Cielo tolerarlo? El cielo desintegrará al PCCh. Renunciar al PCCh y a sus organizaciones afiliadas uno se aleja del Partido y permite tener un futuro seguro".

Después de la explicación, la Srta. Yan se dio la vuelta hacia el joven y le preguntó: "¿Te has unido al Partido?" "Me uní a la Liga de la Juventud Comunista y a los Jóvenes Pioneros", respondió el joven. La Srta. Yan le preguntó: "¿Cuál es tu apellido? ¿Puedo darte un seudónimo para ayudarte a renunciar a estas dos organizaciones del PCCh?". El joven aceptó de inmediato y dio a la Srta. Yan su verdadero nombre. "Quiero renunciar a la Liga de la Juventud con mi verdadero nombre. Vengo de Shanghai como un turista", agregó. A continuación, tomó una copia de los Nueve Comentarios y se sentó a leerlo en un banco cercano.

Una familia de tres: Hemos renunciado al Partido mucho antes
Un sábado por la mañana, una joven pareja y su hijo llegaron al Centro. Ellos se adelantaron después de ver el stand de los practicantes. La Srta. Yan habló con ellos acerca de renunciar el Partido y a sus organizaciones afiliadas. El hombre dijo con nobleza: "Renuncié al partido en Australia. El Partido hace toda clase de maldades. Se montó un escenario sobre la autoinmolación en la Plaza Tiananmen para difamar a Falun Gong. "Él sacó un pendrive y dijo: "Mira, llevo esta unidad flash con un software liberador para evadir el bloqueo de Internet. Donde quiera que vaya, lo instalo para mis amigos y familiares y muchos otros, para que todo el mundo pueda leer la verdad. De esta manera he ayudado a mucha gente.

Un hombre de mediana edad se emocionó al ver a los practicantes de Falun Gong en el Liberty Bell Center y dijo: "Renuncié al Partido en Europa. El PCCh es tan malvado. Gané algo de dinero después de trabajar muy duro y superar innumerables penurias en China. Los funcionarios locales fabricaron mentiras contra mí y confiscaron mi dinero. Estaba siendo perseguido casi hasta la muerte. Sé cómo manejar un negocio y ganar dinero, pero es tan difícil en China. "¡El Partido es demasiado malo!. Lo odio".

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2013/11/25/143378p.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.