Practicante mantiene la integridad y la castidad a pesar de la tentación

El invierno pasado, mi marido fue con un amigo a una ciudad. Allí recibieron una "cálida hospitalidad". La recepción local de la fiesta arregló que hubieran mujeres jóvenes y bonitas para acompañarlos, para brindarles entretenimiento y servicios sexuales cada día.

Mi marido es un practicante de Falun Gong. Él sigue estrictamente los principios de esta práctica y se negó a recibir los servicios, rechazó los servicios, sin importarle lo que los encargados de la recepción hicieron para persuadirlo.

El amigo de mi marido estaba impresionado por su rectitud. La recepción local de la fiesta también le mostró tener gran respeto. El amigo le preguntó varias veces por qué era tan serio lo de las relaciones sexuales. Mi marido le dijo: "Yo soy un practicante. Falun Gong tiene requisitos muy estrictos en los asuntos relacionados entre mujeres y hombres y uno, definitivamente, no puede desviarse".

Al escuchar esto, el amigo dijo: "ahora es tan difícil encontrar gente buena como tú. Debería aprender Falun Gong de ti".

Practicar Falun Gong salvó a mi esposo y a nuestro matrimonio
Antes de practicar Falun Gong, mi marido y yo estuvimos a punto de separarnos. Cuando finalmente decidí pedirle el divorcio, los dos fuimos afortunados por haber empezado a practicar Falun Gong. Hemos estado practicando durante 16 años.

Antes de practicar Falun Gong, mi esposo y yo discutíamos constantemente. Él tenía mal temperamento, especialmente después de emborracharse. Me controlaba mucho y no me permitía ni siquiera hablar con otros hombres. Con frecuencia me decía que tenía aventuras y me reprendía. Me sentía profundamente herida. Para evitar problemas, no me atrevía a mantener contacto con ex compañeros de colegio o de trabajo. Sin embargo mi esposo todavía me acusaba usando palabras humillantes. Más tarde tuve miedo de conocer algún hombre. Incluso ver a un extraño, me daba miedo de que una mirada no intencional, podría causar que mi esposo me humillara.

Después de cinco años discutiendo y sufriendo su control, no pude soportar más y estaba preparada para pedirle el divorcio. Justo en ese entonces, a mi esposo le diagnosticaron cáncer y no le hicieron efecto los diferentes tratamientos que le aplicaron.

Aprendiendo Falun Gong
Un amigo nos contó que Falun Gong era conocido por sus muchos milagros, así que decidimos intentarlo. Empezamos a leer "Zhuan Falun" y a practicar los ejercicios. Todos los síntomas de mi esposo desaparecieron en sólo diecisiete días. Así fue como empezamos nuestra cultivación.

Como la enfermedad desapareció, mi marido se puso más alegre y de mente abierta. Ya no sospechaba que le fuera infiel y mi vida se tornó armoniosa.

Antes de practicar Falun Gong, a mi esposo le gustaba beber alcohol y se llenaba de lujuria. Después de convertirse en practicante, sigue estrictamente la disciplina de acuerdo con las exigencias de la práctica y puede resistir cualquiera tentación.

Tornándose virtuoso
La virtud poderosa de Falun Gong ha transformado a las personas que han caído en este mundo sucio, en gente pura y compasiva y la han convertido en gente buena y disciplinada.

Debido a la corrupción de los funcionarios del partido comunista chino (PCCh), así como los contenidos indecentes publicados por los medios de comunicación y la pornografía en los sitios Web a lo largo de todos los rincones de China, la gente se ha depravado. Esto ha causado muchos divorcios y ha dañado a las familias. Las caóticas relaciones sexuales llevan a un brusco descenso de la moralidad y la frecuencia diaria de asesinatos.

Los practicantes son autodisciplinados y mantienen su pureza y rectitud y son una corriente limpia y clara en el mundo corrupto de hoy.

Versión en chino disponible en: http://www.minghui.org/mh/articles/2014/6/16/在女色面前洁身自好的修炼人-293533.html

Versión en inglés disponible en: http://en.minghui.org/html/articles/2014/7/18/2086.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.