Dichos chinos: estar allí sólo para completar el número

Pasó a ser el lenguaje que describe a quienes se disfrazan entre los profesionales de un determinado campo, pero que en realidad carecen de calificación y sólo están en el puesto para cubrir una vacante.

Un hombre que pretende ser músico cuando, de hecho, no sabe cómo tocar su instrumento y se presenta como algo distinto de lo que realmente es. (Catherine Chang/La Gran Época)

El dicho chino 濫竽充數 (làn yú chōng shù), literalmente "pretender tocar el yu para completar el número", a menudo se traduce como "estar allí sólo para recuperar el número".

El dicho se origina en la historia sobre un hombre llamado Nanguo del libro "Han Feizi" (韓非子) escrito al final del período de los Reinos Combatientes (475-221 a. C.).

Según cuenta la historia, el rey del estado Qi era muy aficionado a escuchar el yu, un instrumento de viento formado por múltiples tubos de bambú. El rey disfrutaba especialmente al escuchar una gran orquesta de 300 músicos tocando una melodía grandiosa en el yu. Los músicos del palacio recibían un pago generoso.

Nanguo supo de la generosidad del rey y logró convertirse en miembro de la orquesta real, a pesar de no saber tocar el yu en absoluto.

Cada vez que la orquesta tocaba para el rey, Nanguo simplemente se sentaba con los otros músicos y pretendía tocar, sin producir ningún sonido. Nadie notó su engaño.
Varios años más tarde, el rey murió y su hijo le sucedió en el trono. Al nuevo rey también le encantaba escuchar la hermosa música reproducida en el yu, pero prefería a los solistas en vez de las grandes orquestas, así que dispuso que los músicos se turnaran para ejecutarlo individualmente.

Nanguo se asustó mucho al escuchar la noticia. Para evitar ser descubierto, apresuradamente hizo maletas y huyó del palacio.

Más tarde, la frase "estar allí sólo para completar el número" se convirtió en el lenguaje que describe a quienes se disfrazan entre los profesionales de un determinado campo, pero que en realidad carecen de calificaciones y sólo están en sus puestos para cubrir una vacante.

El dicho se utiliza para ridiculizar a alguien que carece de talento y habilidad. Cuando se usa como referencia propia, es simplemente para expresar la propia modestia.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.