De perseguidora a perseguida: policía china retirada presenta denuncia penal contra ex dictador

Cuando Cui Huifang vio a una anciana presa en un campo de trabajo realizando ejercicios lentos de qigong, inmediatamente entró en cólera y golpeó a la septuagenaria con tal fuerza que se tambaleó hacia atrás y se estrelló contra una cama de marco de metal.

¿Cómo se atreve a hacer los ejercicios durante mi turno, pensó Cui, en ese entonces era una mujer policía en un Centro Aislado de Rehabilitación Forzada en la ciudad nororiental china de Jiamusi, provincia de Heilongjiang.

Lanzar insultos y golpear a los practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual tradicional china que consiste en ejercicios suaves y las enseñanzas de verdad, benevolencia y tolerancia, esto era una rutina familiar para Cui después de que la persecución de la práctica comenzará, por orden del ex jefe del Partido Comunista Jiang Zemin, en julio de 1999.

Pero al poco tiempo, Cui cambió de parecer. De hecho, justo después de lanzar ese golpe, ella inmediatamente tuvo un pensamiento: Por favor, no lastimar.

El pasado mes de enero, Cui, de 52 años se jubiló como agente de policía. El 12 de febrero, los oficiales de seguridad pública allanaron su casa, la secuestraron y desde entonces la mantienen en un centro de detención en Jiamusi, en la parte más noreste de China, en la frontera con Siberia.

Al final de julio, Cui hizo que sus familiares enviaran por correo una denuncia penal en su nombre ante el máximo tribunal de la nación y órgano de acusación en contra de Jiang Zemin. Más de 100.000 denuncias se han presentado contra Jiang, un intento de tener a las autoridades chinas a la altura de sus propias promesas sobre el estado de derecho, para enjuiciar al ex líder del Partido por crímenes contra la humanidad y genocidio.

"Yo era un miembro activo y soy testigo de la sangrienta campaña de persecución contra Falun Gong", escribió Cui en su denuncia. "También experimenté personalmente la bondad de Falun Gong, y me convertí en una practicante".

"Ahora, yo también soy una víctima de la persecución".

Ocurrió lo inesperado
En los campos de trabajo, los practicantes de Falun Gong son sometidos a lavado de cerebro, abuso y tortura en un intento de conseguir que renuncien a su fe. Cientos de miles fueron perseguidos de esta manera en un momento dado, y más de 3.800 fueron perseguidos a muerte, según el sitio web oficial de Minghui. Los números se cree que son mucho más altos, pero es difícil conseguir información independiente fuera de China dado los estrictos controles del Partido Comunista.

Cui Huifang no pensó nada inicialmente de la persecución a los practicantes de Falun Gong. Años de torturar rutinariamente a prisioneros en los campos de trabajo como parte de su "reforma" la habían insensibilizado completamente; algunos de sus colegas, incluso lo disfrutaban.

Pero el comportamiento de los practicantes de Falun Gong comenzó a conmover a Cui. Los practicantes no sólo no mostraron odio a sus torturadores, devolvieron con amabilidad el abuso brutal por parte de Cui y otros.

"A medida que pasaba el tiempo, me sentía más y más inclinada hacia los practicantes de Falun Gong", recordó Cui a un amigo, quien lo escribió en una carta para el fiscal de Jiamusi.

El desespero fue creciendo viendo que los practicantes de Falun Gong todavía se aferraban a su fe, las autoridades del campo en Jiamusi decidieron intentar un enfoque psicológico; los libros de Falun Gong fueron entregados a los policías, y se les ordenó que los leyeran y refutaran sus enseñanzas, como parte del intento de forzar a los practicantes a retractarse de su fe.
A Cui se le entregó "Zhuan Falun", el libro principal de Falun Gong. Después de leerlo, "sucedió lo inesperado", escribió su hijo de 26 años de edad, en una carta al fiscal en Jiamusi.

Cui dejó de beber, dejó de jugar mahjong, un juego de fichas chino que se utiliza a menudo para el juego, dejó el lenguaje vulgar, y se hizo más saludable. "Zhuan Falun cambió por completo la vida de mi madre", escribió su hijo.

Convertirse en una practicante de Falun Gong fue una lucha para Cui. Al leer "Zhuan Falun", Cui sintió que Falun Gong "es recto y enseña a la gente a ser amable", y sintió las "injusticias" de la calumnia del Partido Comunista hacia el grupo. Pero entonces inmediatamente dejó el libro y pensó: "¿Cómo puedo pensar de esa manera; soy una mujer policía con un trabajo y una familia!"

Historia notable
Siendo testigo de primera mano del "severo terror en China" finalmente fortaleció la resolución de Cui de practicar Falun Gong.

Cui Huifang, una ex policía y participante en la persecución de los practicantes de Falun Gong, fue conmovida por el comportamiento de aquellos a los que perseguía y ella misma se convirtió en una practicante. (Minghui.org)

Un año antes de que se retirara del trabajo, Cui decidió mostrar su apoyo a los practicantes de Falun Gong que fueron torturados en la cárcel Jiansanjiang en Heilongjiang. Luego, la policía local golpeó y detuvo a los abogados-Tang Jitian, Jiang Tianyong, Wang Cheng, y Zhang Junjie, que habían tratado de defender a los practicantes.

Después del caso Jiansanjiang, Cui se dio cuenta de que estaba siendo seguida y vigilada por las autoridades. Ellos hicieron su movimiento en febrero, arrestándola a ella con el cargo de "mantener secretos de estado y documentos confidenciales".

El abogado con sede en Beijing Li Xiongbin, se reunió con Cui, y le dijo a Minghui que el cargo era "una mera formalidad" y que la cuestión clave detrás de su detención fue su extraordinaria historia, una ex policía que se convirtió en una practicante de Falun Gong.

Cui Huifang "se convirtió en una practicante a causa de sus experiencias, y ella está diciéndole a la gente por qué practica y lo que es la disciplina", dijo Li.

"Esto ha tenido un efecto impactante en la gente".

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.