Nu Wa: diosa creadora de la raza amarilla

Las leyendas orientales y occidentales tienen un punto en común: los seres humanos fueron creados por Dios

Nu Wa: diosa creadora de la raza amarilla (Ilustrado por SM Yang/La Gran Época)

Según la leyenda antigua más difundida en China, los seres humanos fueron creados por Nu Wa y todos los chinos descienden de ella.

Se dice que los primeros Nious, figuras de barro creadas por Nu Wa, eran como muñecos sin vida, pensamientos o movimientos. Como Nu Wa no estaba satisfecha con eso, exhaló su aliento mágico dentro de los Nious y les dio un alma, e inmediatamente se transformaron en seres humanos con vida.

Pero a estos seres humanos les faltaba sabiduría y la capacidad para soportar los cambios externos. No sabían cómo controlar sus emociones y no tenían un entendimiento comprensivo de lo que sucedía en el medio ambiente. No tenían lógica ni ideología y eran muy vulnerables a la muerte. Cuando un grupo de Nious moría, Nu Wa debía crear otro grupo. El trabajo complementario era muy tedioso e interminable.

Nu Wa dio algo de sabiduría a los seres humanos y creó instrumentos musicales para ellos. Así se desarrolló la música, el canto y la danza y los seres humanos podían expresar sus sentimientos al cantar y danzar. Desde entonces, tenían cultura para gobernar y enriquecer sus vidas.

Para solucionar el problema de tener un nuevo grupo de Nious viviendo en la tierra después que los más viejos morían, Nu Wa estableció un sistema de matrimonio para que los hombres y mujeres Nious vivieran juntos y criaran a sus propias generaciones.

Gradualmente, la gente supo cómo disciplinarse y manejar los acontecimientos en el ambiente que los rodeaba. La historia humana, cultura y otros aspectos comenzaron a ser desarrollados y se difundieron poco a poco. Progresivamente la vida simple se volvió abundante y el significado de la vida se transformó de algo vacío en algo civilizado.

La leyenda occidental tiene una historia similar: Dios usó su costilla para crear a Adán y a Eva. Así, las leyendas orientales y occidentales tienen un punto en común: los seres humanos fueron creados por Dios.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.