CIFD: Ciudadano americano sometido diariamente a sesiones de lavado de cerebro en prisión china

“He visto lo peor que el hombre pueda hacer”: Comentario de James Ouyang, residente de Pekín, al Washington Post tras sufrir 20 días de sesiones de “lavado de cerebro”


La prometida del doctor Lee, la señorita Yeong-Ching Foo junto a otros, en una rueda de prensa ayer frente al consulado chino en San Francisco tras recibir noticias de que el doctor Lee está siendo forzado a recibir sesiones de lavado de cerebro a diario.
SAN FRANCISCO (CIFD) – Un oficial del consulado americano en Shanghai ha informado a la señorita Yeong-Ching Foo que las autoridades chinas, diariamente, han estado sometiendo a su prometido el doctor americano Charles Lee a sesiones de lavado de cerebro. Las sesiones son con el propósito de obligar al doctor Lee a renunciar a Falun Gong y se han llevado acabo a pesar de numerosas protestas provenientes del Ministerio del Interior de EE.UU.

Según lo reportado por el doctor Lee al oficial del consulado de los Estados Unidos, cada día él es visitado por un alto funcionario del Partido Comunista quien trata de “transformarlo”. Las autoridades de la prisión también lo presionan por medio de su familia y desde el mes pasado lo han estado llevando por la fuerza a clases de lavados de cerebro.

¿Qué son las clases de lavado de cerebro?

En el tiempo que ha permanecido en la cárcel, una cantidad de personas de todas partes del mundo han expresado su profunda preocupación por el bienestar del doctor Lee, temiendo que sea golpeado o físicamente torturado al igual que incontables practicantes de Falun Gong quienes permanecen detenidos en los campos de trabajos forzados chinos.

El verdadero horror de lo que el doctor Lee y los practicantes de China enfrentan, sin embargo, talvez no son solamente las golpizas y la tortura física sino la siniestra colección de técnicas y métodos diseñados para quebrantar la voluntad y destruir el espíritu de la persona. Dichos métodos son empleados hasta que la víctima pierda sus facultades mentales o acepte la ideología de sus opresores de tal modo que pueda servir para “transformar” o “reeducar” a otros.

Considerando el caso del señor James Ouyang, reportado por el Washington Post en el 2001:

En un cuartel de policía al norte de Pekín, Ouyang fue desnudado e interrogado por cinco horas. “Si yo daba una respuesta incorrecta, o sea, si no decía ‘Sí,’ me aplicaban electrochoques con un bastón,” dijo.
Entonces, él fue trasladado a un campo de trabajo forzado localizado en un area suburbana del oeste de Pekín. Allí, los guardias le ordenaron permanecer de pie de cara a la pared. Si él hacía algún movimiento caía de la fatiga, le aplicaban choques eléctricos.

Cada mañana, le daban cinco minutos para comer y hacer sus necesidades. “Si no estaba listo tenía que hacerme en los pantalones,” dijo. “Y por eso también me daban electrochoques”.

Para el sexto día, dijo Ouyang, él ya no podía ver derecho de tanto ver la pared a tres pulgadas de distancia. Sus rodillas se combaron, por lo cual le administraron más descargas eléctricas y golpizas. Entonces accedió a las exigencias de los guardias.

En los tres días siguientes, Ouyang denunció las enseñanzas [de Falun Gong], dando gritos hacia la pared. Los oficiales continuaron administrándole corriente eléctrica por todas partes del cuerpo, por lo que llegó a ensuciarse de excremento con regularidad. Finalmente, al décimo día, el repudio de Ouyang por el grupo fue considerado lo suficientemente sincero.

Fue llevado ante un grupo de prisioneros practicantes de Falun Gong donde rechazó al grupo nuevamente mientras era filmado en cámara. Ouyang salió de la cárcel y empezó a participar de las clases de lavado de cerebro. Diez días después de debatir sobre Falun Gong por 16 horas diarias, él se “graduó.”

“La presión sobre mí fue y sigue siendo increíble,” dijo. “En los últimos dos años he presenciado lo peor que de lo el hombre puede hacer. Nosotros verdaderamente somos los peores animales del planeta Tierra."

El caso del señor Ouyang es similar al de miles de otros reportados al Centro Informativo Falun Dafa en los últimos cuatro años sobre practicantes que han sido en enviados a clases de lavado de cerebro.

Un método siniestro

La idea de los lavados de cerebro puede ser difícil de entender para los lectores occidentales, pero este es un método que ha sido empleado y refinado repetidas veces durante las sucesivas y tumultosas compañas políticas que barrieron por China en los últimos cincuenta años desde que el Partido Comunista tomó el poder. Es un método que aniquila la voluntad de la persona y usurpa sus propios ideales por completo, reemplazádolos con la ideología del Partido.

Hoy día, los refinados métodos de destruir la voluntad y el espíritu son una de las principales formas en que el anterior líder chino Jiang Zemin insiste para “erradicar a Falun Gong.” Entre los métodos conocidos, aplicados a los practicantes de Falun Gong en las sesiones de lavados de cerebro, se encuentran:

  • La privación severa del sueño, el hambre y el poco o ningún acceso a los aseos durante días o semanas.
  • Colgar por las muñecas o las cuatro extremidades del techo y electrocutar por todo el cuerpo, incluyendo los órganos genitales y la cabeza por prolongados períodos de tiempo.
  • Clavar palos de bambú afilidos en las puntas de los dedos y luego removiéndoles las uñas.
  • Obligar a ver videos que vilifican las enseñanzas de Falun Gong y en los cuales se utilizan una variedad de trucos de lógica y retóricos para tratar de convencer de cuan “estúpidos” él o ella son al practicar Falun Gong, y que los principios “Verdad-Benevolencia-Tolerancia” son malignos. Si la persona aleja sus ojos de la pantalla, es severamente golpeada y sometida a choques eléctricos.
  • Obligar a familiares – frecuentemente asustados y llorando por las amenazas de las autoridades – rogar a los que son sometidos a las sesiones de lavados de cerebro para que abandonen sus creencias.
  • Despedir del empleo, ridiculizar en los diarios locales, y advertencias de que la única forma de salir de la prisión o del campo de trabajo, sin abandonar sus creencias, es si muere.
  • Dichas técnicas y sus variaciones han sido coroboradas por los testimonios de incontables testigos oculares recibidos por el Centro Informativo Falun Dafa durante los últimos cuatro años. En la actualidad, el doctor Charles Lee – un ciudadano de los Estados Unidos, con pasaporte americano – se encuentra solo en una cárcel China con todo el poder del gobierno chino sobre él para aniquilar su voluntad. Es posible que su ciudadanía estadonunidense le pueda permitir escapar de la severa tortura física, pero la intención de las severas clases de lavado de cerebro a las que se le sometió por la fuerza son iguales, y las técnicas que se emplean pueden ser igual de siniestras.

    Está claro que los captores quieren hacer del doctor Lee un ejemplo. En otras palabras, desean transformarlo en una herramienta que se preste para mayor vilificación de Falun Gong, y por consiguiente avanzar la causa de Jiang Zemin de “erradicar a Falun Gong.”

    La comunidad internacional no puede ni debe apoyar tal tratamiento, bajo el nombre de “lavado de cerebro” o cualquier otro eufemismo o excusa. Esa es una grotesca violación de los derechos humanos y es la antítesis de la libertad de credo.

    # # #

    NOTICIAS - 14 de noviembre, 2003
    Centro Informativo Falun Dafa, www.faluninfo.net/sp/


    Trasfondo

    Falun Gong, también conocido como Falun Dafa (acerca) , es una práctica de ejercicios y meditación que incluye las enseñanzas basadas en los principios universales de “Verdad-Compasión-Tolerancia.” Es una práctica que fue enseñada en privado durante miles de años antes de ser brindada al público en 1992 por el señor Li Hongzhi. Falun Gong está arraigado en la cultura China, pero es muy particular y distinta de otras prácticas en China, tales como el Budismo y el Taoísmo. Desde su introducción en 1992, rápidamente se divulgó de boca en boca por toda China y ahora se practica por el mundo entero en más de 50 países.
    Como resultado de una encuesta realizada por las autoridades gubernamentales, donde se determinó que más de 100 millones de personas estaban practicando Falun Gong en China, el presidente Jiang Zemin prohibió la pacífica práctica en julio de 1999 (reportaje). Temía que cualquier cosa que no fuera el Partido Comunista, les tocara el corazón y la mente a más ciudadanos. No pudiendo lograr desbandar el espíritu de los millones de personas cuya salud mejoraba y cuya vida cambiaba de manera positiva después de Falun Gong, el régimen de Jiang intensificó su campaña de propaganda para voltear la opinión pública en contra de la práctica, mientras se dedicó silenciosamente a encarcelar, torturar e incluso a asesinar a quienes lo practican.
    El Centro Informativo Falun Dafa ha verificado los detalles de 663 muertes (reportaje/fuentes) desde el inicio de la persecución de Falun Gong en China, en 1999. Sin embargo, funcionarios en China reportan que el número actual de muertes sobrepasa los 1.600, mientras que fuentes expertas creen que la real cantidad es mucho mayor. Cientos de miles han sido detenidos, mientras que otros 100,000 han sido sentenciados a campos de trabajos forzados sin derecho a proceso legal.


    PARA MÁS INFORMACIÓN, POR FAVOR COMUNÍQUESE
    CON EL CENTRO INFORMATIVO FALUN DAFA

    Contactos: Adam Montanaro 001 917-405-4507, Erping Zhang 001 646-533-6147 o Feng Yuan 001 646-523-5676.
    Correo electrónico : faluninfoctr@nycmail.com,
    Página Web : http://www.faluninfo.net/sp/
    Buzón de FalunInfo : editores@faluninfo.net

    Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.