Carta abierta de abogados de Europa, Asia y Norteamérica para el gobierno francés

El día 28 de enero de 2004, los 11 abogados que asistieron a la conferencia internacional sobre “el genocidio en la nueva era” supieron que los policías franceses arrestaron injustamente a practicantes de Falun Gong. Después de conocer detalladamente lo ocurrido, escribieron una carta abierta en nombre de todos para el gobierno de Francia. A continuación esta es la carta:

Carta abierta para el gobierno francés

Nosotros somos abogados venidos desde Estados Unidos, Alemania, Taiwán, Dinamarca, Suecia, Finlandia y España. Desafortunadamente conocimos la noticia de que varios practicantes de Falun Gong fueron injustamente arrestados por policías franceses. Está muy claro que los policías arrestaron a estas personas porque llevaban camisetas o bufandas amarillas representativas de Falun Gong. Falun Gong es una milenaria práctica de cultivación, actualmente prohibida por el gobierno chino. Supimos que las personas arrestadas no hicieron daño ni suponían una amenaza para nadie. El día del suceso coincidía con la visita oficial a Francia del presidente del gobierno chino, Hu Jintao. Sentimos desesperación por el gobierno francés por no haber apoyado los derechos humanos ni tampoco impulsado positivamente al gobierno chino en el respeto a las libertades de conciencia, expresión y reunión. Los actos perseguidores del gobierno francés transmitieron un mensaje equivocado al gobierno chino. Desgraciadamente, estos actos violaron claramente los principios de los derechos ciudadanos y humanos. Los actos inadecuados del gobierno francés llevan a la gente a pensar que los hicieron para lograr el reconocimiento del partido comunista chino a costa de las valiosísimas libertades.

Nosotros, participantes de la conferencia internacional sobre “el genocidio en la nueva era” que tuvo lugar en Estocolmo, Suecia, pedimos sinceramente al gobierno francés investigar sobre esta incidencia y garantizar su pleno respeto a los derechos humanos básicos como son la libertad de creencia y de reunión. Francia es un famoso país democrático, disfruta de prestigio por su defensa de la democracia y la libertad, sin embargo, la incidencia ocurrida ayer hace dudar al mundo de su intención de mantener este afamado prestigio.


Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.