Las víctimas de los disparos en Sudáfrica regresaron a Australia y dan detalles sobre este crimen

Según el informe de Epoch Time, nueve practicantes de Falun Gong de Australia, que habían estado en Sudáfrica, regresaron sanos y salvos a Sydney el 5 de julio de 2004 y revelaron los detalles del tiroteo.

David Liang, el practicante herido es entrevistado en el aeropuerto de Sydney

Antes de que los nueve practicantes despegaran para Sudáfrica, ya habían decidido presentar una denuncia contra Zeng Qinghong y Bo Xilai por su directa implicación en la persecución de los practicantes de Falun Gong. Antes de su salida de Australia, el practicante Li, ya había recibido amenazas por teléfono.

Nos contaron que sobre las 6:00 de la tarde del día 28 de junio, los nueve practicantes llegaron al aeropuerto internacional de Johannesburgo en Sudáfrica y que tardaron aproximadamente dos horas en salir del aeropuerto. Alquilaron dos coches y salieron para Johannesburgo, la capital de Sudáfrica. Después de media hora de estar conduciendo a una velocidad aproximada de 120 kilómetros por hora, un coche de color claro los alcanzó, poniéndose a la altura del segundo coche y un pasajero comenzó a disparar.

Los pies del practicante David Liang, han sido gravemente heridos

Las balas del tirador reventaron los neumáticos y rompieron el radiador de refrigeración. El motor se calentó a causa de la pérdida de agua, por lo que fue perdiendo velocidad y finalmente se paró. El coche de los practicantes disminuyó su velocidad mientras que el coche de los tiradores aceleró alcanzando al de los practicantes y disparando cuando llegaron a su nivel. Las balas atravesaron los pies del conductor, el Sr. David Liang y rompieron los huesos de su pie izquierdo. En consecuencia no podía apretar el freno y el coche se salió de la carretera. El coche entró en un canal de agua de un pie y medio de altura y un pie de profundidad y atravesó la alta hierba siempre a gran velocidad. Llegó a parar a más de 100 metros más lejos. El gángster paró, detuvo su coche, observó al de los practicantes algunos segundos y luego huyó.

Más tarde, los practicantes vieron un hoyo enorme allí dónde el coche se había parado. Si el coche no hubiera llegado a detenerse, habría caído al hoyo y hubiera ocurrido un desastre.

El 28 de junio, hacia las 20h30 en Sudáfrica, un gángster con un coche blanco disparó sobre el coche de los practicantes. En la foto vemos el impacto de las balas y las ruedas pinchadas

Los practicantes que han sido entrevistados subrayaron tres puntos:

Según los expertos en balística, la fuerza de retroceso de un rifle AK47 utilizado por el gángster es tan fuerte que sería imposible ser utilizado por aficionados. Sobre una máquina automática, si la fuerza del disparo es ligeramente superior a la normal, las 30 balas en su conjunto hubieran formado una explosión. Sólo un tirador profesional puede usar un rifle AK47 y utilizar de 3 a 5 balas solamente. La foto tomada en el mismo lugar muestra el impacto de las cinco balas prácticamente sobre la misma línea. Esto no puede ser un trabajo de un tirador aficionado.

En segundo lugar, el tirador trató de forzar para que el coche de los practicantes se saliera fuera de la autopista en lugar de contentarse sólo con dispararles. Esto no se parece en absoluto a una simple tentativa de robo.

Por fin, el coche de los agresores se paró y el tirador observó a los practicantes durante algunos segundos antes de irse, sin salir de su coche. Esto demuestra una vez más, que el fin ciertamente no era el robo.

El practicante Sr. Wang que estaba presente dijo que el tirador era sin duda alguna un tirador profesional y que tenía un fin claro y preciso.

Este ataque de disparos es el incidente más serio de los cinco últimos años de persecución contra los practicantes de Falun Gong fuera de China. Los practicantes de Falun Gong de USA, Canadá, Japón, Australia, Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda, Dinamarca, Suiza, Hong Kong y otras regiones del mundo, se reunieron delante de los consulados y las embajadas chinas, para condenar firmemente el hecho de que el régimen de Jiang haya contratado en Sudáfrica a tiradores expertos para asesinar a practicantes de Falun Gong. Mucha gente, incluido los funcionarios del gobierno australiano, dijeron que condenaban este incidente, ofreciendo su ayuda a los practicantes de Falun Gong.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.