Torturas bárbaras en la prisión para mujeres de Fuzhou: morder a una profesora de 60 años de edad y cubrir las heridas con guindilla, arrancar los pelos pubianos

El equipo 16 de la prisión de mujeres de Fuzhou en la provincia de Fujian, bajo las órdenes del comisario de prisión Li, utilizó a presas criminales para torturar viciosamente a las practicantes de Falun Dafa con el fin de forzarlas a renunciar a su creencia. El capataz, Lin Yan y el capataz delegado, Lin Tianhong, incitaron a las detenidas criminales, Su Jingxuan y Shi Suyuan así como a otras presas, a que torturaran de modo bárbaro a las practicantes de Dafa y como consecuencia de ello fueron elogiadas y reducidas en su condena. Sus métodos de tortura han sido detestablemente crueles.

La practicante de Falun Dafa Sra. Wang Lei, profesora de 60 años de edad, fue ilegalmente condenada a prisión por su práctica de Falun Gong. Desde su encarcelamiento, sufrió todo tipo de torturas inhumanas. Ha sido forzada a lavar los aseos y a trabajar cada noche. Ha sido forzada a estar todo el rato de pie durante varios días y noches consecutivas. Por este abuso, sus piernas siempre estaban hinchadas y el dolor fue muy difícil de aguantar. Las detenidas, intencionalmente no le dejaban tomar bastante alimento. A menudo, cuando estaba comiendo, golpeaban su cara, tirando su tazón y provocando hemorragias en su nariz y su boca. Hacían esto a lo largo del año para matar de hambre a la Sra. Wang Lei y al mismo tiempo le sobrecargaban con trabajos de esclavo. En consecuencia, la Sra. Wang Lei adelgazó peligrosamente.

Hay sin embargo todavía más salvajismo: las detenidas criminales no le permitían a la Sra. Wang utilizar los aseos. Las criminales la sacaban de los aseos, empujándola hasta la celda y pegándole de tal manera, que al final no podía ni subirse los pantalones. A menudo la pegaban hasta el punto que perdía el conocimiento. Luego, la alimentaban a la fuerza con drogas desconocidas y otras sustancias desastrosas. A veces, tan pronto como se dormía, le quitaban la ropa y le pegaban sin ningún tipo de escrúpulo. Le agarraban sus pezones con pinzas y le arrancaban sus pelos pubianos. Las criminales Su Jingxuan y Shi Suyuan hasta la mordían y cubrían las heridas con guindilla, provocándole gritos de extremo dolor.

Otra practicante de Falun Dafa, Sra. Wang Dongling, una joven estudiante, fue ilegalmente condenada a tres años de prisión. También sufrió las mismas torturas inhumanas. Todas las practicantes de Falun Dafa que se adhieren firmemente a su creencia, sufrieron todo tipo de torturas inhumanas provocadas por el equipo 16.

Versión en chino disponible en:
http://www.minghui.org/mh/articles/2004/7/6/78802.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.