Artículo del periódico suizo "Noticias": Método chino para una vida sana

Noticias (periódico suizo)
 

La práctica de Falun Dafa, nacida de las tradiciones budista y taoísta, se refiere a un arte de vivir basado en movimientos parecidos al yoga. Permite, dicen los practicantes, disminuir el estrés y obtener un crecimiento de la energía interior. Para ser eficaz, su enseñanza debe ser gratuita y sin ninguna obligación. No es necesario inscribirse y cada uno debe sentirse libre de seguir su ritmo según sus posibilidades. Esta filosofía se apoya en los valores humanos de tres conceptos fundamentales: Verdad, Benevolencia, Tolerancia. Falun Dafa está considerado por sus practicantes como un camino que conduce hacia la sabiduría y la espiritualidad.

Cuerpo y espíritu

Antigua práctica de cuerpo y espíritu, Falun Dafa se hizo popular en China a principios de los años noventa. El gobierno comenzó apoyando el movimiento por ejercer efectos positivos no sólo a nivel de salud, sino también moralmente. La extensión de la práctica se volvió sin embargo rápidamente intolerable a los ojos del mismo gobierno que intentó erradicarla de la peor manera posible: la represión por tortura.

No podemos, aparentemente, reprochar nada de malo ni ilegal en Falun Dafa, cuyos valores son reconocidos actualmente en sesenta países. Una encuesta oficial de 1999 muestra que unos 70 millones de personas lo practican.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch denunciaron esta represión como un atentado a los derechos humanos. El 24 de octubre de 2002, el parlamento de Ginebra votó una resolución contra la persecución en China, particularmente a los practicantes de Falun Dafa. Una quincena de países emprendieron acciones jurídicas contra los líderes de lo que está considerado como una de las persecuciones más crueles desde 1945.

Una asociación en Suiza enseña Falun Dafa gratuitamente en diferentes lugares a personas de todas las edades y de todas las religiones que buscan la armonía con la vida. Jamás le aconsejan a nadie dejar de recurrir a las medicinas y a sus beneficios; la práctica se considera capaz de acercar al ser humano a una vida sana y equilibrada sin imponerle ninguna coacción.

En Ginebra, las clases de Falun Dafa pueden ser seguidas en el muelle Charles Page; en la escuela Marcelly, en Thônex; en la escuela Hugo de Senger y en el parque de los Bastiones.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.