Francia: Un abogado presenta una denuncia y pide una investigación por el hostigamiento a los practicantes de Falun Gong en la celebración del Nuevo Año chino 2004

La tarde del 11 de febrero de 2005, un abogado representante de los practicantes de Falun Gong, Sr. Fabrice Orlandi presentó una denuncia en el Juzgado de Primera Instancia de París y pidió una investigación completa y abierta sobre los hechos de enero de 2004. Aparentemente cediendo a la presión del régimen comunista chino que persigue a Falun Gong, la policía francesa hostigó a practicantes venidos de diferentes países democráticos.


A finales de enero de 2004, con motivo de la visita a Francia de líderes chinos, centenares de practicantes de Falun Gong venidos para participar en las fiestas culturales de París, con la esperanza de dar a conocer mejor Falun Gong y la cultura tradicional china además de poner término a la persecución, fueron detenidos, interrogados y encerrados por los servicios franceses de seguridad. Aparentemente cediendo a presiones comunistas chinas, las autoridades francesas se volvieron contra los valores fundamentales y violaron la libertad individual de los practicantes y lo que es aún más grave para que no pudieran denunciar la persecución inhumana, animando a los perseguidores.

Según estadísticas poco exhaustivas, más de noventa practicantes que venían de once países de Asia, América y Europa sufrieron hostigamientos en grados variables. En respuesta al acontecimiento, facilitaron más de sesenta testimonios escritos, contando lo que había sucedido. Prácticamente todos estos testimonios indican que la acción de la policía se refería directamente a los practicantes de Falun Gong. Una decena de testimonios indica que los policías recibieron órdenes de arriba; más de la mitad demostró que los policías tenían con respecto a los practicantes una desconfianza y una hostilidad poco corriente y no correspondía a una simple rutina de interrogación. Bastantes practicantes sufrieron tratos abusivos tales como la prohibición de ponerse en contacto con su embajada, prohibición de telefonear, prohibición de ir a los aseos, la detención provisional prolongada, etc. Ciertos practicantes incluso fueron tratados de modo humillante.

En respuesta al acontecimiento, todos los practicantes de Francia y otros países esclarecieron la verdad de los hechos a los gobiernos, a los medios de comunicación de masa, a la justicia de Francia y de los países concernientes, recibiendo el apoyo y la atención de varias decenas de políticos de cada país. Al mismo tiempo, los practicantes de Francia también buscaron justicia a través de gestiones judiciales.

Después de una preparación minuciosa y activa y de haber superado interferencias diversas, la tarde del 11 de febrero de 2005, los practicantes de Falun Gong encargaron al Sr. Orlandi presentar una denuncia en el Juzgado de Primera Instancia de París, pidiendo la abertura de una investigación completa sobre el hostigamiento de la policía en enero de 2004.

En su denuncia, el abogado escribió primero que Falun Gong enseñaba Verdad, Benevolencia y Tolerancia, que se practicaba en el mundo entero, que los celos de Jiang lo empujaban a perseguir cruelmente a Falun Gong y que las acciones de los practicantes contra la persecución tenían un fondo pacífico. El piensa que los policías detuvieron arbitrariamente a los practicantes porque practican Falun Gong, lo que constituye una violación de las libertades individuales.

El Sr. Orlandi también indicó que el Ministro del Interior decía en una carta que los documentos distribuidos por los practicantes eran hostiles hacia el Gobierno chino (NB: los practicantes de Falun Gong no se oponen a ningún Gobierno, pero sí a la persecución contra Falun Gong) y podían así perturbar el orden público y plantear un problema de seguridad para los personajes oficiales; sin embargo, otra carta de la oficina del ministro confirmaba el carácter pacífico de los practicantes. El abogado piensa que el Gobierno en París paró y reprimió a los practicantes de Falun Gong en el momento de la visita de los dirigentes chinos con motivo del Nuevo Año y mostrar a las autoridades chinas "una garantía de la cooperación amistosa entre ambos países".

Al final de la denuncia se dice que los practicantes y sus representantes, la asociación Falun Dafa de Francia, piensan que sus derechos fundamentales han sido perjudicados y deciden así presentar una querella contra x, por abuso de autoridad cometido contra un individuo por una persona que desempeña una función pública, hechos previstos y reprimidos por el artículo 432-4 del Código Penal.

También piensan invocar la violación del artículo 2 del protocolo número 4 del Convenio europeo de Salvaguardia de los derechos humanos y de las libertades fundamentales que garantizan la libertad de ir y venir, artículo 12-1 del Pacto internacional relativo a los derechos civiles y políticos de 1966.


El 12 de febrero, centenares de practicantes de Falun Gong organizaron un gran desfile de Nuevo Año en el barrio chino parisino de Belleville. Respondiendo a la invitación, el Sr. Orlandi asistió y públicamente declaró que: "En un país democrático como Francia, ser detenido solamente a causa de su filosofía y ser privado de la libertad de expresión a causa de la visita del Presidente chino es inaceptable. Los derechos deben ser defendidos, el camino será largo, pero llegaremos al final”.

En una entrevista concedida a los periodistas de Epoch Times y de NTDTV, el Sr. Orlandi dijo que ésta era sólo la primera parte porque están implicados sólo doce testigos y la asociación Falun Dafa de Francia. El resto de los noventa y siete testigos presentará sus denuncias sucesivamente. Tan pronto como el juez de instrucción sea nombrado, la investigación comenzará con el fin de saber porque estos practicantes fueron detenidos arbitrariamente únicamente porque llevaban una bufanda amarilla. El abogado también declaró que este año era el año del gallo. El gallo es el símbolo de Francia pero también del combate, así que esperaba que esto ayudara a que nuestro combate por el derecho atravesara las fronteras y alcanzara China.

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.