¿Entenderá la Corte Suprema de Estados Unidos los argumentos contra el antiguo dirigente del Partido Comunista Chino por genocidio y tortura?



COMUNICADO DE PRENSA PARA DIFUSIÓN INMEDIATA

A: Oficina Nacional
Contacto: Tao Wang, 202-422-8133

WASHINGTON, 18 de marzo / U.S. Noticias electrónicas / - La Corte Suprema de los Estados Unidos decidirá pronto si acepta la querella contra Jiang Zemin, antiguo jefe del Partido Comunista Chino por crímenes de genocidio y torturas.

En octubre de 2002, los practicantes de Falun Gong depositaron una querella contra Jiang Zemin, antiguo dirigente del Partido Comunista. El tribunal federal del distrito Norte de Illinois rechazó el asunto con una propuesta de «inmunidad de jefe de Estado», depositada por el departamento de Estado de los Estados Unidos. Esto, teniendo particularmente como base las características del defendido como dirigente legítimo de China. La Séptima Corte de Circuito aceptó la decisión de la Corte del Distrito a pesar del hecho de que Jiang Zemin jamás hubiera sido el dirigente legítimo de China o el representante legítimo chino, sin contar la pérdida de su estatus en el Partido poco tiempo después de que la querella fuera depositada ante el tribunal.

La política en la cual el departamento de Estado basó su oposición a este proceso se desmorona rápidamente en la sociedad americana. El despotismo, como subrayó Mark Palmer, antiguo embajador de Hungría, es un terreno predilecto para el género de terrorismo que los Estados Unidos experimentaron el 11 de septiembre de 2001. Es una receta para el desastre. La Declaración de Independencia nos recuerda que todas las personas «están dotadas por su creador de ciertos derechos inalienables». Estos derechos incluyen el de gobernarse a sí mismo, seguir su fe espiritual y practicarla libremente.

Según el abogado que presentó la denuncia: «El acusado pasará a la historia como un tirano sin escrúpulos, un hombre que torturó y asesinó a millares de practicantes de Falun Gong, una práctica basada en los principios morales y espirituales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Está en el interés esencial de los Estados Unidos demandar ante la justicia al acusado. La desestimación de este caso no sólo minaría el espíritu de Nuremberg, sino también los mismos principios sobre los cuales ha sido fundada nuestra nación. Por otra parte, la opinión del Séptimo Circuito es única entre estos que apoya que los crímenes (legítimos o ilegítimos) de genocidio y tortura del antiguo dirigente puedan ser considerados como protegidos e inmunizados».

Abogados de más de treinta naciones han depositado querellas judiciales contra el acusado por genocidio, tortura y otros crímenes en contra de la humanidad. El proceso en los Estados Unidos será llevado ahora ante la Corte Suprema.

Para más información, visite:
http://flgjustice.org/usa/jiang/

http://releases.usnewswire.com/GetRelease.asp?id=44575

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.