CIFD: Caso de genocidio en China en manos de la Corte Suprema de los Estados Unidos

Víctimas de atrocidades instan a la Corte a defender los“Derechos inalienables” para todos
 


En un caso recientemente presentado a la Corte Suprema de los Estados Unidos, el ex líder del Partido Comunista Chino es acusado de genocidio, tortura y crímenes contra la humanidad por su participación en la campaña para “erradicar” a Falun Gong.
WASHINGTON DC (IFD) – Con las manos atadas tras su espalda, el Sr. Liu Yonglai de 36 años de edad quedó tendido desnudo y temblando en el suelo. El olor a carne quemada flotaba en el aire.

Después de rociar agua helada en el cuerpo de Liu para intensificar las corrientes eléctricas, muchos guardias de los campos de labores forzadas electrocutaron su cuerpo con bastones eléctricos – cada uno de los cuales emitía una carga de 36.000 voltios – apuntando a las partes sensibles del cuerpo como la boca, el cuello, el ano y los genitales.

En el pasadizo de afuera, otras víctimas yacían gimiendo y vomitando debido a similares torturas.

En el otro lado del campo de labores forzadas, la Sra. Fu Shuying de 60 años, la Sra. Chen Hui de 27 años y la Sra. Sun Yan de 30 años son atadas en posición de “águila con las alas abiertas” mientras que los torturadores introducen largos bastones dentro de sus vaginas causando severas inflamaciones y hemorragias. Otras mujeres sufren torturas similares con escobillas para limpiar baños y de zapatos.

Este es el campo de labores forzadas de Dalian en China, uno de los cientos donde la policía china y los guardias están bajo las órdenes de las más altas autoridades del Partido Comunista para utilizar “cualquier método necesario” para coaccionar a los practicantes de la meditación tradicional china, Falun Gong, para que renuncien a su fe y juren lealtad a la línea del Partido.

Para el Sr. Liu, la Sra. Fu y otras incontables personas, aunque sobrevivan a su “re-educación”, no habrá justicia para ellos bajo el sistema judicial chino. En efecto, para muchos de los 100 millones de personas en China que practican Falun Gong, el sistema judicial chino es uno de los muchos órganos estatales que han conducido esta persecución de 5 años, a la que muchos abogados de derechos humanos llaman genocidio.

Al otro lado del mundo, sin embargo, la esperanza – o al menos los comienzos de esperanza – puede hallarse en manos de la Corte Suprema de los Estados Unidos donde el destino de una querella contra del ex líder chino Jiang Zemin ahora espera.

Un caso que crea antecedente

En octubre del año 2002, practicantes de Falun Gong presentaron una querella contra del ex líder del Partido Comunista, Jiang Zemin, el hombre que “movilizó un movimiento masivo del tipo de la era de Mao en contra de [Falun Gong…]” de acuerdo al analista de China de la CNN, Willy Lam.

La Corte del Distrito norte de Illinois no consideró el caso, basándose en una sugerencia de inmunidad presentada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Esta sugerencia, sin embargo, se basaba en la categorización del ex líder del Partido como líder legítimo de la República Popular China, a pesar del hecho de que sus tácticas del tipo de la era de Mao rivalizan con aquellas de los nazis en la Segunda Guerra Mundial, de los bosnios en Bosnia-Herzegovina, y de los kemeres rojos en Camboya. El Séptimo Circuito confirmó por lo tanto la decisión de la Corte del Distrito – a pesar del hecho que el acusado se retiró del Partido Comunista y del puesto de gobierno poco tiempo después que se presentara el caso.

Sin embargo, la política sobre la cual el Departamento de Estado basó su oposición hacia esta querella está desapareciendo rápidamente del escenario americano. Tiranía – tal como indica recientemente Mark Palmer en “El real eje de la perversidad” da pie a la proliferación del tipo de terrorismo que hemos experimentado el 11 de septiembre de 2001, y es una fórmula para el desastre, si no se controla.

En su libro, Palmer – un ex embajador de los Estados Unidos y un experto por 26 años en el Departamento de Estado de los Estados Unidos– sacó un detallado manual de política exterior en el cual explica cómo librar al mundo de los últimos dictadores: Una colección de 45 líderes que el Sr. Palmer llama “los 45 indeseables del mundo.”

El Wall Street Journal consideró al libro del Sr. Palmer, “Uno de los mejores pero menos notados libros entre todos los tomos que señalan la búsqueda de la paz en la era post-11 de septiembre.”

Por su política de “erradicación” en contra de Falun Gong e implementación de otras atrocidades contra los derechos humanos, Palmer considera al ex líder Jiang Zemin entre los peores de todos.

La abogado demandante, la Dra. Terri Marsh, está de acuerdo. “El acusado quedará en la historia como uno de los hombres más inescrupulosos del siglo veinte, un hombre que torturó y asesinó a miles de miles de adherentes de Falun Gong, una práctica espiritual basada en la moral y los principios espirituales de verdad, benevolencia y tolerancia,” dice la Dra. Marsh. Aparte del hecho de que Jiang nunca fue legítimamente elegido, como es requerido en China por la Constitución, la Dra. Marsh argumenta que estos “indeseables” tales como Jiang Zemin, Saddam Hussein, Adolph Hitler y los kemeres rojos son de por sí ilegítimos líderes de Estado debido a la magnitud de sus crímenes contra la humanidad.

Abogados internacionales de derechos humanos coinciden y han, uno por uno, desatado una reacción en cadena a nivel mundial de querellas judiciales contra Jiang – en países como Bélgica, España, Francia, Irlanda, Canadá, Islandia, Suiza, Sudáfrica, Grecia, Corea y Taiwán.

De acuerdo a Theresa Chu, la abogado responsable de la presentación de muchos de estos casos contra Jiang Zemin, todos estos casos juntos forman el “mayor caso internacional de derechos humanos desde la Segunda Guerra Mundial.”

El 7 de febrero de 2005, el caso en los Estados Unidos contra Jiang fue presentado a la Corte Suprema

De acuerdo a la Dra. Marsh, es de vital interés para los Estados Unidos el llevar al acusado a la justicia. “Si este caso no es aceptado,” dice ella, “eso dañaría el marco de Nuremberg y los principios sobre los cuales nuestra nación fue fundada. Más aún, la opinión del Séptimo Circuito no tiene eco entre otros circuitos al sostener que los crímenes de genocidio y torturas de un ex líder (legítimo o ilegítimo) puedan ser consideradas protegidos e inmunes.”

Un testamento americano

Aún en los inicios de los Estados Unidos como nación, el rol del país en la protección del estado de derecho y los derechos humanos en el mundo fue bien entendido. En 1775, Alexander Hamilton escribió: “Los derechos sagrados de la humanidad…son escritos por la mano de la divinidad misma, y nunca pueden ser borrados o ensombrecidos por un poder mortal.” De acuerdo a la resolución de Massachussets de octubre de 1765, “hay ciertos derechos esenciales… los cuales están fundados en la ley de Dios y la naturaleza, y son los derechos comunes de la humanidad.” Así, en la Declaración de la Independencia, los padres fundadores afirmaron que todas las personas son “bendecidas por su Creador con ciertos derechos inalienables.” Estos derechos incluyen el derecho de gobernarse uno mismo y seguir su fe y práctica espiritual libremente.

Como lo indicaron los senadores Lieberman y McCain y los congresistas Wolf y Lantos en su propuesta pro-democracia recientemente introducida, la política extranjera de Estados Unidos debe estar basada en el apoyo de esos derechos y la reglamentación de las leyes en todas partes. De acuerdo al senador Lieberman, “durante los últimos treinta años… la autoridad política legítima, basada en el consentimiento de los gobernados ha tenido su merecido lugar. Pero la tiranía aún medra en muchos lugares del mundo.”

El derecho de reclamar protección de la ley

El Magistrado de Justicia Marshal afirmó en 1803 (en Marbury versus Madison) cuando los derechos humanos ya habían recibido la atención de nuestras cortes: “la principal esencia de libertad civil consiste en el derecho de cada individuo de exigir protección de la ley cuando recibe un agravio.” Nuevamente, en otro caso en la Corte Suprema, el abogado del barco Amistad alegó que las personas mantenidas como esclavas a bordo de navíos que después llegan a nuestras costas deben ser puestos en libertad, de otro modo los organismos judiciales y ejecutivos de los Estados Unidos se convertirían en cómplices de la privación de derechos humanos fundamentales. En repuesta, la Corte Suprema de los Estados Unidos ordenó que los cautivos fueran puestos en libertad, señalando que esto debe ser decidido bajo los principios eternos de justicia y ley internacional.

En 1980 el Organismo Ejecutivo aclaró que el Acta de Reclamos de Extranjeros, aprobada como ley en 1789, permite a extranjeros tomar una acción legal en las Cortes de los Estados Unidos por tortura y otros crímenes contra la humanidad. En 1992, el Acta de Protección a la Víctima fue aprobada como ley por el Congreso de los Estados Unidos para proteger a las víctimas de tortura alrededor del mundo. De acuerdo al Presidente Bush, quien firmó el acta como ley, a pesar de la preocupación de su administración de una posible interferencia con la política exterior de los Estados Unidos, “esta legislación es importante porque mantiene y fortalece nuestro compromiso para asegurar que los derechos humanos sean respetados en todas partes.”

Para el Sr. Liu, la Sra. Fu y otros yaciendo desnudos y sangrando en el piso del campo de labores forzadas de Dalian, el hecho de que los Estados Unidos se mantengan firmemente comprometidos con la causa de la libertad en todo el mundo puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. En efecto, millones en toda China están esperanzados en que la deliberación de la Corte sobre este caso esté basada en los principios fundamentales de nuestra nación. Thomas Jefferson sabía que la República que el ayudó a crear guiaría al mundo con su ejemplo. ¿Qué mejor ejemplo puede haber que realmente proteger los derechos de la gente en el mundo de ser libres de las cadenas de la tiranía y la tortura?


# # #

REPORTAJE – 1 de abril, 2005
Centro Informativo Falun Dafa, www.faluninfo.net/sp/


Trasfondo

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa ( Falun Dafa ) , es una práctica de ejercicios y meditación que incluye las enseñanzas basadas en los principios universales de “Verdad-Compasión-Tolerancia.” Es una práctica que fue enseñada en privado durante miles de años antes de ser brindada al público en 1992 por el señor Li Hongzhi. Falun Gong está arraigado en la cultura China, pero es muy particular y distinta de otras prácticas en China, tales como el Budismo y el Taoísmo. Desde su introducción en 1992, rápidamente se divulgó de boca en boca por toda China y ahora se practica por el mundo entero en más de 60 países.
Como resultado de una encuesta realizada por las autoridades gubernamentales, donde se determinó que más de 100 millones de personas estaban practicando Falun Gong en China, el presidente Jiang Zemin prohibió la pacífica práctica en julio de 1999 (reportaje). Temía que cualquier cosa que no fuera el Partido Comunista, les tocara el corazón y la mente a más ciudadanos. No pudiendo lograr desbandar el espíritu de los millones de personas cuya salud mejoraba y cuya vida cambiaba de manera positiva después de Falun Gong, el régimen de Jiang intensificó su campaña de propaganda para voltear la opinión pública en contra de la práctica, mientras se dedicó silenciosamente a encarcelar, torturar e incluso a asesinar a quienes lo practican.
El Centro Informativo Falun Dafa ha verificado los detalles de 1157 muertes (reportaje/fuentes) desde el inicio de la persecución de Falun Gong en China, en 1999. Sin embargo, funcionarios en China reportan que el número actual de muertes sobrepasa los 1.600, mientras que fuentes expertas creen que la real cantidad es mucho mayor. Cientos de miles han sido detenidos, mientras que otros 100,000 han sido sentenciados a campos de trabajos forzados sin derecho a proceso legal.


PARA MÁS INFORMACIÓN, POR FAVOR COMUNÍQUESE
CON EL CENTRO INFORMATIVO FALUN DAFA

Contactos: Adam Montanaro 001 917-405-4507, Erping Zhang 001 646-533-6147 o Feng Yuan 001 646-523-5676.
Correo electrónico : faluninfoctr@nycmail.com,
Página Web : http://www.faluninfo.net/sp/
Buzón de FalunInfo : editores@faluninfo.net

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.