En memoria del practicante de Falun Dafa Tang Jian, de la ciudad de Tianjin

Me considero afortunado por conocer Falun Dafa desde junio de 1997. En esa época, fui a una práctica matutina colectiva diaria. Con la ayuda de Tang Jian y otros practicantes, aprendí cómo cruzar mis piernas en posición de loto y a hacer el ejercicio de meditación sentada regularmente a las cinco de la mañana. El Sr. Tang Jian llegaba entonces al punto de práctica antes que los demás y ponía la música de meditación en su radio casete. Incluso vino el día en el que hubo un recién nacido en su familia. Corregía los movimientos de otros. Cuando comencé a aprender Dafa, tenía concepciones fuertes y adquiridas. Tang Jian pasaba el tiempo hablándome y me ayudaba a ver las cosas desde la perspectiva de Dafa, permitiéndome elevar mi xinxing.

Después del 20 de julio de 1999, perdimos nuestro punto de práctica colectiva de los ejercicios. El Sr. Tang Jian continuó en contacto con nosotros. Bajo el ambiente hostil refutaba cada mentira que calumniaba a Dafa y a nuestro Maestro.

Jamás volví a ver a Tang Jian. Supe que fue detenido en una reunión en un colegio de Jialing dao (la escuela donde Tang Jian enseñaba antes de su muerte). Cuando el director del colegio públicamente calumnió a Falun Dafa, Tan Jiang refutó severamente sus declaraciones. El Sr. Jian fue detenido y llevado a la comisaría de policía y lo condenaron a dos años de prisión. Fue torturado brutalmente por negarse a aceptar un lavado de cerebro. Los guardianes de prisión instruyeron a criminales detenidos a torturarlo. Todos ellos vieron a Tang Jian y dijeron que su cuerpo estaba cosido por cicatrices, sus ojos casi cerrados y su cara deformada. Los guardias de la prisión le dieron golpes con porras eléctricas en sus partes íntimas y sus órganos sexuales quedaron hinchados. Incluso cuando Tang Jian hizo una huelga de hambre como protesta, debía hacer tareas pesadas durante largas horas.

En julio de 2002, al término de su condena de dos años, las autoridades de la prisión se negaron a liberarlo. Su familia trató de razonar con las autoridades de la prisión. En este momento, Tian Jian llevaba en huelga de hambre diez meses.

Dos meses más tarde, Tang Jian fue liberado pero la oficina 610 le detuvo de nuevo porque no había sido transformado. Con una voluntad fuerte y una creencia inalterable, aguantó todo tipo de torturas: palizas, los choques eléctricos, el ventilador a fondo sobre él, las quemaduras con un hierro candente y la alimentación forzada con agua de una alta concentración salina y con harina de maíz. El maltrato físico le dejó los órganos internos seriamente afectados. En mayo de 2004, Tang Jian tenía una fiebre elevada persistente y su vida peligraba. Temiendo ser responsables de su muerte, la oficina 610 lo envió a su casa. Después de un largo período de detención y tortura, Tang Jian vivió sus últimos días con un corazón determinado a cultivar Falun Dafa.

Versión en chino disponible en:
http://www.minghui.org/mh/articles/2005/5/15/101846.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.