CIFD: Líderes de Hong Kong piden decretar el Artículo 23, un instrumento de persecución

(16/02/2003)


Los practicantes de Falun Gong realizaron una apelación pacífica frente al Consejo Legislativo de Hong Kong, declarando el Artículo 23 un instrumento de persecución.
HONG KONG (CIFD) - Por primera vez, después de cuatro meses de anunciar el decreto del Artículo 23, la controvertida ley que otorgaría al gobierno de Hong Kong amplios poderes para monitorear, arrestar y encarcelar a quienes sean una amenaza según consideraciones del gobierno de China Continental, los líderes de Hong Kong han expuesto el lenguaje legal del Artículo 23. (Noticias relacionadas)
Según un artículo del 13 de febrero del New York Times, los líderes de Hong Kong han entregado la propuesta de ley al Consejo Legislativo de Hong Kong y exigen al Consejo “aprobarla rápidamente.”

El 15 de febrero, alrededor de cien practicantes de Falun Gong apelaron pacíficamente afuera del Consejo Legislativo, llamando al Consejo y al Gobierno a detener el decreto de la malévola ley bajo el Artículo 23 de la Ley Básica.
En una declaración abierta emitida el mismo día, los practicantes de Hong Kong hicieron énfasis en que el Artículo 23 es una extensión de la política genocida que el régimen de Jiang Zemin ha asumido en contra de Falun Gong en China Continental.

A continuación está el texto completo de la Declaración Abierta:



Defendamos los derechos humanos básicos e impidamos que la ley malévola dañe a Hong Kong
Declaración Abierta - 15 de febrero, 2003

Los practicantes de Falun Gong de Hong Kong lamentan profundamente la decisión de la Administración de Tung de legislar el Artículo 23, a pesar de la fuerte objeción emanada de varios grupos. Estamos más entristecidos aún por la completa falta de sinceridad de la Administración y por la carencia de responsabilidad hacia el pueblo de Hong Kong y hacia el bienestar del territorio.

Durante el tal período de consulta, un tema tal como es el mecanismo de proscripción y de poderes de emergencia de la policía, las autoridades desatendieron preocupaciones legítimas o entregaron confirmaciones verbales casuales sólo para reprimir la insatisfacción pública. El Secretario de Seguridad incluso lanzó comentarios abiertos y discriminatorios a ciertos grupos de residentes de Hong Kong, aparentemente olvidando, que esas personas también eran parte de la comunidad que la Administración está bajo obligación de servir.

Aún más, una declaración emitida por la Asociación de Falun Gong de Hong Kong que condenando la legislación del Artículo 23, fue sorprendentemente clasificada de “no identificada” como ni a favor ni en contra de la legislación. Unos cuantos otros grupos que se oponen a la legislación tuvieron la misma experiencia perturbadora. Es suficientemente triste que la Administración no se preocupe de su gente, es aún peor cuando las autoridades distorsionan completamente las opiniones públicas.

Aunque la Administración hizo algunas concesiones menores, estamos de acuerdo con muchos observadores que esos cambios fueron hechos con la intención de separar y de desintegrar a los opositores de la legislación. La naturaleza siniestra de la legislación permanece incambiable como el borrador de la ley mantiene provisiones que eventualmente destruirían la norma legal y el “un país dos sistemas”.

Nosotros deseamos reiterar que decretar el Artículo 23 es un principio equivocado. El Artículo 23 fue agregado al proyecto de la Ley Básica bajo la insistencia de las autoridades en Beijing después de la Masacre en Tiananmen. Lo que apuntaba a conseguir era el control efectivo de Hong Kong por el régimen totalitario en la China Continental en vez de una genuina paz y armonía a la nación.

Las provisiones del proyecto de ley mantienen los mecanismos tan criticados de proscripción. Este mecanismo que conecta a Hong Kong con la definición de la China Continental de “Seguridad Nacional” en realidad va más allá de lo que el Artículo 23 desea. El mecanismo de proscripción ofrecerá una vía legal para el gobierno de China Continental de extender su control en Hong Kong sobre grupos no deseados por el régimen. Este mecanismo es semejante a proveer un control remoto a los líderes represivos en China Continental – con un apretón del botón el régimen será capaz de reprimir cuando quiera a aquellos grupos disidentes vía el Gobierno SAR.

Según la ley propuesta, uno de los criterios para la prohibición es que la organización de Hong Kong tiene que ser “subordinada” a la organización proscrita. Esto permite, esencialmente, que el Gobierno SAR investigue a los grupos – desde las finanzas hasta las operaciones incluso cuando los grupos locales no hayan hecho nada malo. La administración actual ya se comprometió, hace alrededor de un año, a monitorear de cerca a Falun Gong en Hong Kong. Este mecanismo de proscripción haría aún más conveniente para la administración esas investigaciones de naturaleza hostigadora.

Además, si se usaran los mecanismos de proscripción amparados por la ley para investigar a grupos locales de manera abierta y en relación con “la seguridad nacional”, el público se refrenará naturalmente de asociarse con el grupo por temor. Aunque este grupo sea finalmente librado de toda culpa y no sea necesario proscribirlo, el derecho de libre asociación ya habrá sido destruido. Lo también sería consistente con la declaración del Secretario de Seguridad hace un año sobre la limitación del crecimiento de Falun Gong en Hong Kong. De hecho, esto podría utilizarse para restringir el crecimiento de grupos disidentes al crear una separación con la comunidad.
Jiang Zemin, el líder del régimen represivo, fue demando en el extranjero por cometer genocidio en contra de practicantes de Falun Gong en China Continental. La legislación del Artículo 23 pavimentará el camino para la extensión del genocidio en Hong Kong. Definitivamente no deseamos ver al gobierno del SAR de Hong Kong convertirse en cómplice de tan horrendo crimen.

Sin embargo el borrador de las provisiones establece que el Ministerio de Seguridad obtendrá el poder de determinar si la proscripción es necesaria, y que el decreto abierto emitido por el régimen de China Continental será considerado sin falta de más evidencias. La administración actual ha demostrado repetidamente su interés de complacer a Beijing a costa del pueblo de Hong Kong. Esta es la misma administración que hizo los comentarios irresponsables y difamatorios relacionados con Falun Gong. Es obvio que una administración tan proclive es incapaz de hacer juicios válidos e independientes en temas relacionados con la China Continental.

Desde la entrega de mando, ha existido una significativa y constante erosión de las libertades civiles en Hong Kong. En el transcurso del tiempo, la Administración se ha reservado también más y más discreción para sí misma. Desde otra perspectiva, la introducción de la legislación del Artículo 23 también refleja los años de influencia que la dictadura ha conseguido extender a Hong Kong por diferentes vías. Si no detenemos en forma resuelta al gobierno a que no legisle la malévola ley del Artículo 23, la influencia de Beijing se apoderará por completo de la norma legal en Hong Kong. Entonces, la legislación del Artículo 23 será el verdadero comienzo del fin para Hong Kong y su libre sociedad normada por la ley.

Es nuestra ineludible e histórica responsabilidad levantarnos para defender nuestros derechos humanos innatos y detener la malévola ley antes que destruya a Hong Kong.
Practicantes de Falun Gong de Hong Kong.

Contactos: Sharon Xu +852-9263-4150, Sophie Xiao +852-9108-2057

# # #

PARA MÁS INFORMACIÓN, POR FAVOR COMUNÍQUESE CON EL CENTRO INFORMATIVO FALUN DAFA
Contactos: Adam Montanaro 001 917-405-4507, Erping Zhang 001 646-533-6147 o Feng Yuan 001 646-523-5676.
Correo electrónico : faluninfoctr@nycmail.com,
Página Web : http://www.faluninfo.net/sp/
Buzón de FalunInfo editores@faluninfo.net

# # #

NOTICIAS – 16 de Febrero, 2003
Centro Informativo Falun Dafa, www.faluninfo.net/sp/

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.