Reino Unido: Una practicante china cuenta su experiencia personal de persecución en un campo de trabajo

Annie, una mujer de negocios en la cuarentena, ha pasado un año y medio en un "infierno" -un campo de trabajo chino- porque se negó a renunciar a su creencia en Falun Gong. Del 15 al 19 de octubre de 2007, prácticamente un año después de haber obtenido asilo en el Reino Unido, Annie se fue de gira al sur occidental de Inglaterra con el fin de dar una serie de conferencias respecto a lo que soportó y pedir a la gente ayuda para poner fin a la persecución de Falun Gong en China.

Annie se dirige al público en Launceston, Cornualles Un practicante local lee un extracto del informe de “Cosecha Sangrienta” como introducción a la intervención de Annie Annie y los estudiantes coordinadores del grupo Amnistía Internacional de la Universidad de Exeter

Con la ayuda de los practicantes de Falun Gong de la localidad, Annie pudo dirigirse a 350 personas de distintas ciudades rurales y grandes ciudades de la región, incluidos el grupo de Amnistía Internacional y escuelas secundarias y concedió una entrevista para un medio de comunicación local. El público se emocionó mucho cuando Annie narró su historia. Muchos entre el público derramaron lágrimas. Al final de cada intervención, numerosas personas hicieron preguntas con el fin de comprender las razones de la persecución y para saber de qué manera podían ayudar. Algunos también quisieron aprender Falun Gong después de haber visto la bonita demostración de los ejercicios de Falun Gong hecha por Annie.

Un artículo sobre Annie en el diario West Briton que se distribuye por todo Cornualles

Las intervenciones de Annie tuvieron un enorme éxito y prácticamente todo el mundo del público firmó las peticiones y tomó material informativo. Hubo también muchas solicitudes para que la declaración de Annie -que constituye la base de su intervención- se envíe a la gente por correo electrónico. Uno de los coordinadores de Amnistía Internacional declaró: "Pienso que la gente se invadió de admiración por ella y su historia les incitó a actuar". Eso se veía por el número de personas que al salir deseaban transmitir la información a otros y escribir a su Consejo municipal. Un estudiante que formaba parte del grupo universitario de Amnistía Internacional quiso enviar cartas a practicantes presos en los campos de trabajo cuando oyó a Annie decir cómo el apoyo de la gente del exterior de China ayudaba y aliviaba su sufrimiento.

Era la primera vez que Annie dejaba Londres con el fin de compartir su historia. Estaba profundamente emocionada por el número de personas que vinieron a escucharla y ayudarla. Hoy, ha decidido viajar a otras partes del Reino Unido con el fin de permitir a otras personas conocer Falun Gong y el cruel trato que sufren los practicantes en China.

Here is the article in English language:
http://en.clearharmony.net/articles/a41817-article.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.