Bélgica: Los practicantes de Falun Gong escriben a todos los miembros del Parlamento explicándoles los preparativos para llevar a Jiang Zemin a la justicia

Gent, 13 de agosto de 2003

Re: Los practicantes belgas de Falun Gong preparan una denuncia contra Jiang Zemin, antiguo dirigente del partido comunista chino

Apreciado........

Falun Gong se practica en Bélgica desde 1996. Durante los siete últimos años, cada vez más belgas han descubierto los beneficios proporcionados por esta práctica. Falun Gong es una práctica de meditación, una vía para cultivarse, originaria de China y basada en Verdad, Benevolencia y Tolerancia. En varias grandes ciudades belgas, los practicantes voluntarios establecieron sitios de práctica donde todo el mundo puede venir a aprender los ejercicios e intercambiar ideas con otros, gratuitamente y sin ningún compromiso.

Sin embargo, en China, donde Falun Gong se hizo muy popular en un corto período de tiempo, Jiang Zemin, el anterior dirigente del partido comunista chino, decidió prohibirlo en 1999 y empezar una campaña destinada a destruirlo. El amplio renombre de Falun Gong, el hecho de que numerosos miembros del partido comunista y del ejército chino lo practicaran, los celos personales y la avidez de poder del único Jiang Zemin, le llevaron a declararlo como un enemigo del estado y a empezar una brutal campaña de persecución y destrucción contra Falun Gong y sus practicantes.

La noche del 20 de julio de 1999, decenas de miles de personas fueron arrestadas y detenidas en plena noche. Ahora, cuatro años más tarde, la persecución de los practicantes de Falun Gong se ha intensificado. Cientos de personas fueron asesinadas, miles fueron condenadas ilegalmente y cientos de miles fueron deportadas a campos de trabajo. Cuando se dieron cuenta que Falun Gong no podría ser destruido fácilmente y que sus practicantes en el mundo llamaron cada vez más la atención sobre la inhumana persecución en China, Jiang Zemin también empezó a emprenderla con los practicantes fuera de China. En Bélgica, al igual que en otros países europeos y en Estados Unidos, Canadá y Australia, la gente está acosada por el gobierno chino, sus nombres están inscritos en listas negras, intentan limitar su libertad de palabra y de asamblea y se orquestan algunas campañas masivas de difamación para atacar a los practicantes de Falun Gong. La persecución de los practicantes se convirtió en un asunto mundial y provocó víctimas en numerosos países.

Los practicantes de Falun Gong de más de 60 países, desde el principio de la persecución y cada vez más, organizaron actividades pacíficas y manifestaciones para poder pararla y salvar a sus compañeros de práctica en China de un destino aún más cruel. Se hizo un llamamiento en todo el mundo a los medios de comunicación, a los políticos, a las ONG y a todas las personas benevolentes para que ayuden a poner fin a esta persecución. Hemos viajado por todo el mundo, organizado desfiles y velatorios con velas, manifestaciones, peticiones, cartas, hemos distribuido folletos, llamadas telefónicas, enviado faxes e incluso tomado medidas legales.

Siguiendo a los practicantes de Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia y de numerosos otros países, los practicantes de Falun Gong belgas se preparan también para iniciar un proceso legal contra Jiang Zemin. Él es personalmente responsable de la persecución de los practicantes belgas y de las ofensas a su libertad. Como en el pleito contra Jiang Zemin en Illinois, Estados Unidos, las preparaciones comenzaron para que Jiang sea considerado como responsable de genocidio, de crímenes contra la humanidad y de tortura.

La nueva ley belga sobre el genocidio ofrece una plataforma para que cualquiera que persiga a la población belga sea imputado por sus acciones. En el marco de esta ley, los practicantes de Falun Gong belgas quieren considerar a Jiang Zemin como responsable de sus crímenes contra la humanidad.

Un pleito contra Jiang Zemin no es una declaración política. Es un pleito que corresponde a los objetivos originales de la ley belga sobre el genocidio: llevar a la justicia a aquellos que constituyan una amenaza para la humanidad y para los ciudadanos belgas. Un pleito contra Jiang Zemin no es el pleito de China. Ni China ni el gobierno chino son responsables de la persecución de cien millones de practicantes de Falun Gong en el mundo. Es Jiang quien intenta implicar a una nación entera y al Gobierno de esta nación en su venganza personal contra Falun Gong. Por último, un pleito contra Jiang Zemin no es un pleito para poner a Bélgica o al gobierno belga en una posición difícil. Se trata de proteger los intereses de los practicantes de Falun Gong belgas y de los practicantes de todo el mundo. De esta forma, la ley belga sobre el genocidio puede ser utilizada por las razones para las cuales fue creada por las autoridades belgas: proteger los derechos humanos y salvaguardar lo que es bueno en el mundo, para promover Verdad, Compasión y Tolerancia.

Les agradecemos la atención que prestarán a este asunto.

Atentamente,

En nombre de la Asociación Belga de Falun Gong,
[ firmado ]

Petición en línea: http://www.fldf.be/justice.html

Se autoriza la impresión y circulación de todos los artículos publicados en Clearharmony y su contenido, pero por favor cite la fuente.